La guerra de las marcas

Sin discurso de por medio, los artífices de la alta relojería han establecido una contienda por sa
Carlos Gutiérrez Bracho

Rudos contra técnicos o clásicos versus vanguardistas. Así parece ser el postulado de las firmas de alta relojería para este 2011. Si bien, desde finales del siglo XX ya era posible encontrar personajes relojeros que estaban indagando no sólo sobre la conformación de nuevas aleaciones y la incorporación de nuevos materiales, mientras la crisis del cuarzo se había borrado, casi definitivamente, del imaginario colectivo, no es sino hasta esta nueva década cuando podemos ver que hay quienes han decidido romper con los paradigmas horarios que habían inundado el mercado desde el siglo XIX.

- Aunque muchas marcas han incursionado en la introducción de materiales novedosos (como el silicio y algunas aleaciones de reciente creación), pareciera que no creen que la evolución relojera vaya hacia donde dicen los nuevos genios ‘guerrilleros’, como Urwerk o Cabestan. De esa manera, casas como Breguet, IWC o Jaeger-LeCoultre han cerrado filas para decirnos que el valor de la alta relojería está en la herencia centenaria. ¿Cuál de ellos ganará la contienda? Paradójicamente, sólo el paso del tiempo lo dirá.

- Un clásico a la italiana
Portofino es una de las colecciones más emblemáticas de IWC. La versión de este año tiene un calibre de manufactura 59210, con grandes puentes y platinas, espiral Breguet, decoración Côtes de Genève y, en el centro, el grabado Probus Scafusia. Como la finalidad de la pieza es combinar el estilo de vida italiano y la elegancia de los años 50 y 60, la correa ha sido diseñada por la casa Santoni.

- Regreso al origen
Si hay una firma que ha influido en la consolidación de los cánones tradicionales relojeros, ésa es Breguet. No sólo por los sólidos dictados de Abraham-Louis Breguet, su fundador, sino también por la fuerza simbólica que ha cosechado a lo largo de los siglos. Y eso es lo que demuestra esta pieza. Es una reinterpretación de su modelo Classique 7337. Tiene el calibre 502.3 QSE1, con rueda de balance de silicio y masa oscilante de oro. La hora está indicada en una subcarátula descentrada con números romanos a las 6 horas y pequeño segundero a las 5 horas.

- Clase con sencillez
El acento de esta pieza está puesto, principalmente, en su carátula esmaltada Grand Feu, una técnica que muy pocos maestros relojeros conocen en la actualidad y que durante siglos ha sido sinónimo de alta alcurnia horaria. Y ésa es la intención de Girard-Perregaux con este modelo: traer al presente la estética y la calidad técnica de los relojes de bolsillo del siglo XIX, a los cuales rinde homenaje en este 2011. El calibre 3300 oscila a una frecuencia de 28,800 alternancias por hora y ha sido manufacturado en los talleres de GP.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Pionero sustentable
Este modelo inaugura la era solar en alta relojería. Fue diseñado por Jean-François Ruchonnet, en colaboración con Marc Alfieri, y utiliza dos paneles solares fabricados con cristales de silicio. Su calibre CAB EC 101 (de 21,600 alternancias por hora) cuenta con escape de áncora, espiral Breguet, dos micromotores que normalmente se utilizan en la industria médica y un barrilete con simbología del sol creada por antiguas civilizaciones. Las horas, minutos y segundos pueden leerse gracias a tres tambores rotadores. Su precio está cercano a los 6 millones de pesos.

- No más ortodoxia
Nada más rebelde que cambiar de muñeca el reloj. De izquierda a derecha. Cuando menos así lo piensan Maximiliam Büsser y sus colaboradores. Por eso llamaron Rebel a este modelo: R por right y B por black. Y es que la apuesta de esta pieza es por la época de los años 60. Por eso su caja es de oro blanco con tratamiento PVD, y también los puentes y la platina del movimiento han sido oscurecidos. El anarquismo horario no sólo es en la forma estética, sino en la profundidad técnica: es una propuesta diferente de ver el paso del indomable tiempo.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×