La hora de pactar

-
Alfonso Zárate

Toda transición digna de ese nombre requiere concluir con una nueva institucionalidad que, como ha escrito Jaime Cárdenas, "separe simbólicamente lo viejo de lo nuevo". Por eso en los últimos tiempos, sobre todo a partir de 1994 ––año del alzamiento zapatista y de los grandes crímenes políticos–– distintas voces se han pronunciado por un nuevo acuerdo social que permita construir el andamiaje jurídico para el nuevo siglo.

- -

El 2 de julio, el presidente Fox lanzó la convocatoria para concluir la transición democrática a través de una reforma de Estado a la que concurran los principales actores políticos. Tan urgente como complejo, el pacto político que reclama el nuevo tiempo mexicano ha generado una intensa discusión que nos deja varias certezas:

- - -

Que la alternancia en la Presidencia no se traduce, por sí misma, en transición del régimen político. Estos meses del nuevo gobierno han mostrado que la mera variación en el poder no nos alcanza para construir el país que queremos.

- -

Se requiere una reforma que ponga al día nuestras leyes e instituciones, que haga gobernable la democracia que estamos construyendo: la relación entre los Poderes de la Unión –en particular entre Legislativo y Ejecutivo–, entre los estados y la federación, entre los legisladores y los ciudadanos, entre los partidos políticos y la sociedad.

- -

Si México no es más el país de un solo hombre, se necesita del concurso o de la voluntad política de muchas fuerzas políticas para salir de este atorón político que (junto al económico) pone en riesgo el rumbo del país.

- -

El gobierno de negocios está obligado a negociar: con su partido, con el Congreso, con los actores del mundo productivo –no sólo los dueños del capital–, con la oposición y la crítica (el círculo rojo).

- -

El desencuentro entre poderes, el autismo de los actores políticos, el fracaso en la negociación de los asuntos cotidianos de la agenda nacional, acercaría el riesgo de que sean los poderes fácticos quienes impongan las reglas.

- -

Darle viabilidad a este pacto reclama que los participantes renuncien a la lógica de suma-cero (lo que gana uno lo pierde el otro) y que entiendan que en la negociación no importa tanto lo que se obtuvo sino lo que cada uno está dispuesto a ceder para alcanzar objetivos que trascienden la conveniencia de partido o camarilla.

- -

Propiciar que surja el acuerdo social del México del nuevo siglo reclama inteligencia política, sensibilidad, visión de futuro y patriotismo. Para su instrumentación será preciso definir los actores, identificar los temas, establecer los tiempos y diseñar un método que incentive la concreción de los acuerdos. Llegó la hora de pactar. Millones de mexicanos aún esperamos que la alternancia se traduzca en seguridad, desarrollo, gobernabilidad.

- -

–El autor es director de Grupo Consultor Interdisciplinario

-

Ahora ve
No te pierdas