La insoportable levedad de la ley

Historia sin fin: PRI y pan se acusan mutuamente de lavar dinero durante la campaña presidencial de
Javier Peñalosa y Raúl Castro Lebrija

A medida que se aproxima la fecha de las elecciones intermedias previstas para el primer domingo de julio, en los medios impresos mexicanos corren caudalosos ríos de tinta sobre el presunto financiamiento ilícito, proveniente del extranjero, a la asociación Amigos de Fox, para la campaña del actual Presidente, y sobre el Pemexgate, caso iniciado por el gobierno panista de Vicente Fox en contra de funcionarios y dirigentes sindicales de la paraestatal, por haber desviado $160 millones de dólares para el financiamiento de la campaña de Francisco Labastida.

-

Hasta ahora, el lado priísta reporta las siguientes bajas: el arraigo del ex director de Pemex, Rogelio Montemayor –a quien se le sigue un proceso de extradición en Estados Unidos–; el del ex presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Eduardo Fernández; y la solicitud de desafuero de los dirigentes del sindicato petrolero Carlos Romero Deschamps –diputado– y Ricardo Aldana –senador–.

-

En el bando panista hasta el momento no hay bajas.

-

Los dimes y diretes que han poblado las páginas de la prensa mexicana a partir de los últimos días de febrero resultan emocionantes para muchos, y hay quienes ya saborean un gran desenlace. Sin embargo, por la falta de precisión de las leyes nacionales en materia de lavado de dinero, es muy poco probable que se llegue a encontrar culpable de delito grave a alguno de estos personajes. El artículo 400 bis del Código Penal de la Federación establece que para que este crimen sea punible, los fondos blanqueados deben provenir de una fuente ilegítima.

-

La pregunta es: ¿para qué un circo de tanto tiempo? Por supuesto, la verdadera razón de la renovada intensidad de las agresiones tiene que ver con el mero deseo de ganar curules en San Lázaro este verano. Mientras la verborrea de las acusaciones corre de un lado hacia otro, el país espera un escenario de mayor certidumbre, propicio para atraer inversión (¿alguien en este gobierno ha escuchado hablar de China o de Costa Rica?), destrabar reformas y apuntar un rumbo claro.

Newsletter
Ahora ve
Con López Obrador no habrá aumento de impuestos: Alfonso Romo
No te pierdas