La manzana

-

Tan deliciosa como noble, la manzana carga con una mala reputación del todo inmerecida, ya que pese a la maledicencia, jamás pasó por manos de Eva, no llegó a la boca de Adán, y por ende, no fue el factor que desencadenara los problemas laborales que hoy se enfrentan. Más aún, el Génesis del Antiguo Testamento no desenmascara la identidad de la fruta culpable de tantos descalabros, incluyendo el exilio de la primera pareja. En el Corán se acusa al plátano como el causante directo de la pérdida del Paraíso. Pero los orígenes de esta fruta, al igual que los de muchas otras, son difíciles de rastrear.

-

La inocente manzana no es excepción, aunque se sabe que ya en el siglo XIII AC, el faraón Ramsés II cultivaba manzanos en sus huertos a lo largo del delta del Nilo y que, para obtener mejores cosechas, los jardineros colocaban los árboles jóvenes en hoyos rodeados de pequeños canales de irrigación.

-

Llamada la “fruta dorada” entre los griegos, la manzana fue el regalo que ofrecieron las Hespérides a Hera en sus nupcias con el influyente Zeus, y se sabe que su cultivo inició en esas regiones hacia el siglo VII AC. Conforme a Catón el Viejo, los romanos del siglo II DC conocían al menos seis especies diferentes y ya en los primeros años de la presente era, Plinio catalogó 36 tipos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

En la actualidad, todos los estudios absuelven a tan rica fruta de los cambios económicos en el Paraíso, pero lo que resulta irrefutable es su papel en el desarrollo de la ley de gravedad newtoniana, ya que don Isaac mismo se encargó de difundir la anécdota sucedida en 1666.

Ahora ve
Las dudas sobre el futuro del bitcoin crecen
No te pierdas
×