La pesadilla

Ni se le ocurra chocar, cobrar el seguro puede tardar cinco meses.
Juliana Fregoso

El 8 de julio, el Ciudadano K tuvo la suerte de salir ileso de un accidente. Ése fue el principio del fin. Cuando se juntan la burocracia, las aseguradoras y las financieras automotrices son capaces de convertir la vida de cualquiera en una mezcla de la Divina Comedia y una película de terror. El accidente y la pérdida total de la unidad se convierten en la parte menos dolorosa. Después del accidente acudió a la oficina de su aseguradora, pero el trámite no procedía porque su baja de placas y tres tenencias tenían el número de serie equivocado, un 9 ocupaba el lugar de una “S”. Entre idas y vueltas a la Tesorería del DF y la Dirección de Licencias y Control Vehicular del gobierno capitalino pasaron los meses. A principios de diciembre su trámite continuaba detenido.

- Otra sorpresa se llevó al enterarse de que el seguro le daría sólo $39,000 pesos por un automóvil cuyo precio de compra fue de $79,990, aparte había que restar los $5,000 pesos del deducible.

- Esta historia es común, admite el director de Información y Estadística de Condusef, Héctor Carreón, pues esta instancia recibe diariamente un promedio de 10 quejas en contra de las aseguradoras de autos.

Newsletter
Ahora ve
Grupo AB Inbev convierte la sustentabilidad en eficiencia
No te pierdas