La pobreza

-
Sergio Sarmiento

No deja de ser paradójico que México haya sido el anfitrión de la cumbre de Monterrey sobre la financiación de la pobreza. El país, después de todo, ha fracasado en la lucha contra este mal.

- -

A pesar de contar con una de las 14 economías más grandes del mundo y una producción total de $600,000 millones de dólares al año, 40% de la población vive en la pobreza o sumida en la miseria absoluta. Un siglo de gobiernos revolucionarios no pudo modificar este hecho.

- -

Por otra parte, quizá la selección de México como escenario de la reunión haya sido correcta. Muchos de los dignatarios que se dieron cita en la capital regiomontana recurrieron a las mismas fórmulas retóricas que han sido moneda corriente en nuestro país.

- -

La mayoría cerró los ojos a las medidas tomadas por las naciones que han derrotado a la escasez en los últimos 50 años. Nadie citó a Hong Kong, Singapur, Taiwán, Corea del Sur, España, Irlanda y Chile, que en la década de 1950 tenían serios problemas de pobreza pero que ahora han prosperado. Nadie recordó que las finanzas públicas sanas, la apertura de los mercados al comercio, la promoción de la inversión privada y la inversión pública en educación son las únicas medidas que permiten salir de la miseria.

- -

Los líderes acordaron elevar el monto de ayuda externa de 0.3 % a 0.7 % del producto interno bruto de las naciones prósperas. Nadie se atrevió a mencionar siquiera que ningún país del mundo ha salido de la pobreza con base en ayuda exterior.

- -

No deja de ser significativo que la mayor parte de las discusiones se opacaran por las declaraciones demagógicas del Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y del sempiterno gobernante de Cuba, Fidel Castro. En los medios las declaraciones de estos dos políticos populistas desplazaron a las demás propuestas.

- -

Si algo nos demuestra Monterrey es que los líderes del mundo están más interesados en fortalecer su imagen personal que en tomar medidas contra la pobreza. George Bush, Jacques Chirac, José María Aznar y los demás decían lo que querían escuchar sus compatriotas.

- -

Es fácil presentar al mundo soluciones mágicas en las que la caridad internacional, que descarga las culpas de los países ricos, elimina en breve la pobreza. Nadie quiere hablar del trabajo intenso, de la capacidad de ahorro, del mantenimiento de políticas públicas razonables. Todos quieren hablar de la pobreza, nadie quiere que los países pobres salgan de ella.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

–El autor es experto en temas políticos y económicos.

-

Ahora ve
Corea del Norte realiza su segunda prueba de misil en una semana
No te pierdas
×