La que sigue

-
Alba Leal

A los 20 años, Javier de Lope Francés ya ha arrancado tres negocios. El más reciente, en el que contrata a personal sordomudo, tiene exportaciones a 12 países. Todavía debe esperar dos años para recibir su título de ingeniero industrial en el TEC de Monterrey, pero al ritmo que va, este joven poblano no tendrá que solicitar empleo.

-

Su aventura empresarial inició cuando estudiaba bachillerato en California. Ahí vendía pins del Hard Rock Café México por internet. Cuando regresó a Puebla, cerró su tienda virtual después de ganar alrededor de $25,000 dólares en un semestre. Con $15,000 dólares, en 1998 abrió un taller de verificación vehicular que facturó $350,000 pesos en unos meses. Traspasó el negocio para ir a estudiar a Monterrey.

-

En 1999 abrió Comercializadora Lofran, productora de portarretratos hechos con madera y flores naturales. Sus 12 empleados –nueve de ellos mujeres– son sordomudos de entre 25 y 30 años de edad, pues De Lope cree que los negocios que generan utilidades sin beneficiar a la comunidad se quedan a la mitad del camino. Señala que en Puebla hay 5,000 sordomudos que pueden trabajar, por eso le interesa que se conozca su experiencia.

-

Además de las exportaciones, este esfuerzo le ha dejado reconocimientos. Hasta ahora lleva cuatro en Estados Unidos y cuatro en México. El más reciente es el North America Collegiate Entrepreneur Award, de la Universidad de San Luis Missouri.

-

–Alba Leal/Monterrey

-

Newsletter
Ahora ve
El auto perfecto para evitar el tráfico
No te pierdas