La redefinición

Luego de cambiar de manos demasiadas veces en los últimos años, los socios actuales del Grupo Maev
Claudia Olguín

Después de pasar por diferentes administraciones una y otra vez en los últimos años, con el consiguiente viraje en sus estrategias, Grupo Maeva ha decidido concentrarse en los peleados destinos playeros, bajo la bandera del all inclusive (todo incluido).

- Sin embargo, aunque la devaluación del peso ha llenado de turistas las playas del país, la tarea de los inversionistas mexicanos que están al frente de esta cadena no es sencilla. De entrada, para continuar con sus planes de expansión, que incluyen la compra o construcción de más hoteles, requieren lo que más escaso está en este momento: capital fresco. No es cualquier cosa: el programa de crecimiento habla de por lo menos incorporar dos o tres inmuebles en este mismo año, lo cual significaría una inversión de $100 millones de dólares.

- Los destinos que ya estudia Raúl Sánchez, director general de Maeva, son Cancún, Los Cabos, Manzanillo, Ixtapa y Acapulco, en México; y Costa Rica, Cuba y República Dominicana, como buenas opciones fuera del país. "La meta concreta -dice el ejecutivo- es consolidarnos, al término de este siglo, como la cadena nacional más fuerte del mercado del todo incluido."

- Aunque todavía falta mucho para eso, el consorcio opera actualmente 1,377 cuartos, distribuidos en cuatro hoteles (Manzanillo, Huatulco, Puerto Vallarta y Cancún). Con esto, la cadena factura anualmente alrededor de $50 millones de dólares, pero el objetivo es bastante más ambicioso: $250 millones de dólares en el año 2000. "No existe ningún obstáculo económico", asegura Sánchez.

- No más cambio de dueños. Tantos cambios de manos en tan pocos años repercutieron en un crecimiento demasiado tímido para la cadena. En México, la historia se remonta a apenas hace década y media, cuando en 1980 Grupo Alfa adquirió de la firma francesa Club Med los derechos de uso del concepto Maeva (palabra que en polinesio significa "bienvenido").

- La concesión que se le otorgó al consorcio regiomontano fue de 50 años, pero en 1988 Alfa decidió olvidar el camino de la diversificación y vendió Maeva a los hermanos Pablo e Israel Brener Brener. Conformado ya como Real Turismo, el nuevo grupo le dio mayor dinamismo a la cadena -que sólo sumaba un Maeva en Manzanillo- y cerró contratos de operación en Huatulco, Puerto Vallarta y Cancún.

- Sin embargo, cuatro años después, el archifamoso pleito entre los socios de Real Turismo (los Brener vs. Antonio y Moisés Cosío Ariño) detuvo la expansión y concluyó con la venta, en 1993, al controvertido Álvaro, López Castro. Sin embargo, luego de hacer su transacción apalancada estilo fast track, el empresario leonés puso a la venta algunos activos de Real Turismo; entre ellos, los hoteles de Maeva. Quien entró al quite, finalmente, fue un nutrido grupo de inversionistas, encabezado por Lorenzo Salsamendi. Y muy a tiempo: unos meses después, Camino Real fue intervenido por los acreedores.

- En manos de Salsamendi, Maeva ha vivido un proceso de redefinición, lo cual ha incluido el diseño, de nuevos contratos de operación y franquicias, todo dentro de un abanico completo de opciones alrededor del all inclusive, en el afán de cubrir los distintos nichos de mercado: masivo, comercial y selectivo. Aunque los dos últimos ya tienen una marca que los define (Club y Royal, respectivamente), para el mercado masivo todavía se estudia el uso de un sufijo distintivo como Inn, utilizado ya por varias cadenas.

- "Queremos que nuestra marca sea mucho más fuerte que un concepto que aplicaba, para los inversionistas, para hoteles quebrados", señala Sánchez.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Curiosamente, su competencia más importante en el país viene de la empresa madre: Club Med. La firma gala tiene los planes más ambiciosos en México en el rubro del todo incluido, con un programa de inversión de $49 millones de dólares anuales en diversos destinos de la república. Además, con su infraestructura de operación y reservaciones, Club Med moviliza hacia sus hoteles nacionales mas de 200,000 turistas extranjeros al año, flujo que representa 90% de su capacidad de hospedaje.

- Lo cierto es que las reglas son fijadas por el propio mercado. Y Maeva, parece que ahora si, deja atrás los bostezos y busca la cima del creciente nicho del todo incluido. A fin de cuentas, a que turista no le gusta saber exactamente cuánto va a gastar en sus vacaciones?

Ahora ve
Este robot se desplaza por los pasillos para limpiar los pisos de Walmart
No te pierdas
×