La responsabilidad de educar

Educación y capacitación para el trabajo
Luis Hernández

Sin duda, el gobierno tiene grandes responsabilidades en materia de educación, pero la empresa necesita hacer más para capacitar y formar a su personal. De lo contrario, el único perdedor será México, pues su capital intelectual resultará insuficiente para enfrentar los retos que la globalización le impone.

-

“Con base en mi experiencia, hay dos aspectos que considero importantes en este terreno: la capacitación técnica [uso de programas de computación e internet] y la enseñanza de otros idiomas –comenta Gabriela Salgado-Gómez, asistente legal en la Corte de Apelaciones del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, entrevistada por correo electrónico–. La educación es responsabilidad del gobierno. Sin embargo, una vez que se entra al mercado de trabajo, también lo es de la iniciativa privada. Las autoridades podrían invertir más para mejorar los salarios de los maestros y así elevar la calidad de la educación básica, con el fin de que el trabajador cuente en el camino laboral con más armas. Por otro lado, si las compañías continúan con la capacitación de sus empleados, éstos se sentirían partícipes de los objetivos de la firma”, agrega.

“No debemos olvidarnos de la investigación y desarrollo, porque también son aspectos esenciales para salir adelante como país, interviene Ricardo Carreón. Es  increíble que aún seamos tercer mundo. Y más cuando observo que tenemos capital intelectual muy valioso. Para crecer tenemos que sincronizar la oferta educativa con la demanda laboral.”

Lo cual es urgente, dice Diego Elizarrarás, porque “estamos llenos de gente a la que sólo le importa ser licenciada, exitosa y con dinero. Son personas que no tienen una real idea de por qué eligieron esa carrera y si su trabajo servirá para satisfacer las necesidades nacionales. No existe un compromiso social para formarse y educarse en las áreas que necesita el país.”

-

También Guillermo González, director general de Grupo Pangea, opina que se debe educar a la gente: “Si no lo hacen otros porque no quieren o no pueden, entonces la iniciativa privada debe hacerlo. También tenemos que educar al cliente, porque todos los días hay cambios. Es preciso entenderlo así. Sobre todo en un sector como el turismo, al que la gente llega por necesidad la mayoría de las veces y no por un interés real de ser mejor y crecer profesionalmente. Falta mucho en materia de vocación.”

-

También existe otro reto, acota Emilio Díaz, director de Desarrollo de Negocios en Mancera Ernst & Young: “La formación integral. Me refiero a los valores y cambio de cultura. De nada sirve un país con desarrollo tecnológico si los aspectos fundamentales de convivencia o valores universalmente aceptados de su población están en decadencia. Tenemos que trabajar, entonces, en una formación que anteponga conductas éticas y socialmente responsables.”

-

EMILIO DÍAZ ROMERO
Edad: 36 años.
Empresa: Mancera Ernst & Young.
Cargo: socio director del área de Desarrollo de Negocios.
Formación profesional: ingeniero en cibernética (La Salle); diplomado en mercadotecnia (Babson College).

-

GUILLERMO GONZÁLEZ BERISTÁIN
Edad:
33 años.
Empresa: Grupo Pangea (restaurantes, tienda de vinos y escuela de cocina).
Cargo: socio/chef corporativo.
Formación profesional: San Diego Mesa College Hotel & Restaurant Management; Culinary Institute of America.

-

DIEGO ELIZARRARÁS
Edad: 33 años.
Empresa: Todo de Cartón.
Cargo: director comercial y operador del sistema de franquicias.
Formación profesional: químico (UNAM); diplomado en mercadotecnia y alta dirección (WTC México).

RICARDO CARREÓN
Edad:
33 años.
Empresa: Intel de México.
Cargo: director general.
Formación profesional: ingeniero en sistemas computacionales por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).
Ahora ve
No te pierdas