La revuelta de los periódicos

Varios coinciden: en el siguiente lustro habrá sólo cinco o seis diarios, de los cerca de 30 que c
Javier Peñalosa

La falta de lectores y la consecuente reducción del gasto publicitario –privado y del gobierno– está provocando fuertes sacudidas en algunos rotativos mexicanos. La batalla por la supervivencia ha dejado hasta ahora un saldo trágico: dos muertos (Novedades y The News), un herido de gravedad (unomásuno), un paciente en estado vegetativo que hoy recibe terapia intensiva (Excélsior), y uno más (El Universal) que paradójicamente se sometió a una dosis de vitaminas para enfrentar con mayor fuerza a Reforma, su gran rival, y tuvo complicaciones inesperadas.

-

En opinión de los expertos en publicidad y compra de espacios, hay demasiados periódicos en el Distrito Federal. A ello atribuye Isidro Lacayo, gerente general de la central de medios Zenith Media México –una de las más importantes planificadoras y compradoras de medios en el país–, que tantos estén en quiebra. Y añade que “todos han sufrido desde la llegada a la Presidencia de [Vicente] Fox, pues anteriormente el gobierno solía invertir millones de pesos en publicidad”.

-

El entrevistado estima que Reforma y El Universal reciben mucho más de 50% de la inversión publicitaria en periódicos. Otras fuentes sitúan la cifra hasta en 80% del total.

-

En cuanto a las elecciones locales de 2003 y su efecto en los ingresos de los diarios, el especialista señala que éstas “no representan muchas entradas, [pues] el dinero importante se invierte en las elecciones presidenciales”.

-

Leopoldo Garza, presidente en México de las operaciones de Ogilvy, proveedor de servicios de comunicaciones en mercadotecnia, calcula que dentro de cinco años existirán sólo cinco o seis periódicos en el Distrito Federal. Dice que “en ciudades como Nueva York, donde la gente lee mucho más, sólo hay dos o tres periódicos”, por lo que resulta increíble que aquí haya 30 títulos.

-

Garza coincide con Lacayo en que ni los periódicos ni las revistas se beneficiarán de las elecciones locales de este año.

-

Y aunque algunos empresarios –como Rómulo O’Farril, quien el 31 de diciembre de 2002 cerró Novedades y The News– parecen estar de acuerdo con las estimaciones de Lacayo y Garza, aparentemente hay quienes siguen creyendo que los diarios pueden ser negocio, como Miguel Aldana, que adquirió el alicaído Excélsior en $150 millones de dólares y Naim Libien, que se hizo del unomásuno por $5 millones de pesos, más los cuantiosos pasivos que ese rotativo tenía.

-

Sin Novedades
El último día de 2002, en una escueta nota de primera plana, Novedades Editores comunica que, con sus ediciones del día da por terminada la publicación del periódico Novedades, de la ciudad de México, después de 65 años de vida, y de The News, con 53, aduciendo “imperativos económicos derivados de la situación que ha vivido y vive el país”.

The News era el único diario capitalino que se publicaba en inglés, y tenía un importante número de lectores entre los angloparlantes de la ciudad y los visitantes de negocios.

-

Reacomodos en El Universal
El martes 17 de diciembre de 2002 fue despedido de este periódico Ramón Alberto Garza, quien había llegado para ocupar la vicepresidencia editorial en julio del mismo año.

-

Juan Francisco Ealy Ortiz, accionista único, presidente del Consejo de Administración y director general del diario, anunció que se haría cargo personalmente del manejo editorial, y así lo ha dejado sentir en los hechos. El 8 de enero recorrió las instalaciones del rotativo y saludó a cada uno de los trabajadores de la empresa.

-

Aunque nunca se hizo oficial el motivo de la separación del efímero vicepresidente, ésta fue atribuida por personal de la publicación –que habló a condición de mantenerse en el anonimato– a sus diferencias con Ealy en el manejo de la línea editorial, a los altos costos de su gestión –a su llegada el personal aumentó 10% y la nómina creció más de 50%– y a que, aun cuando el motivo principal de su contratación fue el rediseño del periódico y la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio (con una cláusula en el contrato que le garantizaba 10% de comisión en caso de que éste cambiara de manos), Garza se dedicó a promover la venta entre inversionistas regiomontanos y estadounidenses, ostentándose como socio de Ealy y copropietario del periódico, lo cual provocó molestia por parte de quien lo contratara, y se desentendió de la operación de El Universal, dejándola en manos de sus lugartenientes, Óscar Argüelles en lo administrativo y Daniel Moreno en lo editorial.

-

Ealy ha declinado hablar sobre el tema; Garza aceptó hacerlo, pero lo condicionó a consultarlo con sus abogados, pues su finiquito está en proceso de negociación.

-

Durante su corta estancia en el cotidiano, el periodista modificó el diseño del rotativo más antiguo de la capital mexicana, lo cual ya se había intentado años atrás, como reacción a la llegada de Reforma. Sin embargo, durante su gestión no llegó a apuntalar la diversificación de la empresa ni su fortalecimiento financiero.

-

Trascendió que uno de los asesores más cercanos a Ealy le dijo que su periódico estaba en la cama con Los Pinos, pues Marta Sahagún tenía en él una influencia tremenda.

-

Un colaborador destacado del diario refiere que la parte central del problema fue un mal manejo interno, y que Garza se metió de manera atropellada en áreas como Publicidad y Circulación, que estaban bajo la responsabilidad de Pablo Suinaga, encargado de entrenar a Juan Francisco Ealy junior para hacerse cargo de la empresa. Comenta que Ramón Alberto empezó a hacer intercambios de publicidad sin ingresos, descabezó la estructura anterior y llamó a mucha gente de fuera, por lo que los anticuerpos de El Universal reaccionaron.

-

El periodista añade que Garza viajaba mucho y sus subalternos no sabían tratar a la gente, por lo que las quejas internas empezaron a menudear.

-

Otra de las cosas que –se dice– molestó mucho a Ealy, fue ver notas tan frívolas como una sobre la india María y otra relativa a la boda del hijo de uno de los miembros de Los Tigres del Norte en la primera plana del diario.

-

Ciertas voces aseguran que Ramón Alberto ya se sentía dueño del periódico y lo quería  vender, y que en medio de la confusión por su salida hizo circular la versión de que El Universal sería vendido a Olegario Vázquez Raña. Sin embargo, esta versión fue desmentida por el presunto comprador y por Ealy, quien en un comunicado difundido a través de la edición on line del cotidiano, además de informar la salida de Garza y que él mismo se haría cargo del manejo editorial, reiteró un señalamiento hecho en octubre de 2002 con motivo del aniversario de el rotativo: “Lo único que está en venta aquí son los ejemplares diarios, nada más; aquí nadie se retira ni se cansa ni deja el puesto de mando. En esta nave sólo hay un capitán que tiene el timón firmemente sostenido y conoce con claridad el rumbo.”

-

La extraña y cara adquisición de Excélsior
En este mismo tono habla Miguel Aldana, un viejo lobo de mar, que se refiere a Excélsior, la nueva aventura que pretende capitanear, como a un barco. Reconoce que, además de pagar los derechos de puerto por el tiempo que ha estado surto en el muelle de los medios de información mexicanos, habrá que calafatear el buque, reabastecer el combustible y hacerle algunas reparaciones mayores en el cuarto de máquinas, pero dice que tiene una tripulación de primera y que con ella piensa iniciar una travesía que conduzca a la nave al top ten del ranking mundial, al que alguna vez perteneció.

-

Con lenguaje y actitudes que recuerdan a los priístas de viejo cuño –a un gesto suyo, uno de sus múltiples asistentes le entrega cigarros y encendedor–, el ex policía que acaba de adquirir en $150 millones de dólares esa casa editorial rememora su paso por la Interpol y las direcciones Federal de Seguridad, de Migración y de Investigaciones Políticas. También evoca los cuatro años ocho meses que pasó en prisión: dice que fue injusta su reclusión, pero señala que el sistema nunca lo traicionó, “sino algunos de sus hombres”.

-

Al llegar al punto de la venta de Excélsior, expone que ésta no se dio de la noche a la mañana, sino como resultado de una gestación que duró nueve meses, y explica que conocía perfectamente la situación del periódico, pues durante varios años fungió en calidad de asesor legal y como tal buscó socios para la cooperativa, hasta que finalmente decidió adquirir, a título personal, un periódico con 85 años de historia y muchos problemas acumulados.

-

En diciembre dio el primer pago: $20 millones de dólares; el 31 de enero cubrirá $90 millones más y el 15 de marzo el resto.

-

¿De dónde? Al cuestionarlo sobre los rumores que atribuyen los fondos para la compra del diario al lavado de dinero y al narcotráfico, Miguel Aldana dice que “son intrigas”. Y sale al paso asegurando que sus socios en este proyecto son el mexicano Arnulfo Ortiz Villanueva y los norteamericanos John J. Doherty y Richard Lane. Precisa que recibió de estas tres personas un préstamo hipotecario con los activos de Excélsior como garantía y con derecho a voz, pero sin voto, en la administración del diario. Sin embargo, aunque parece que un grupo dispuesto a arriesgar $150 millones de dólares debería ser notorio, no existen referencias de estas personas en los principales buscadores de internet.

-

Excélsior fue uno de los mejores periódicos del mundo y vamos a retomar la posición”, señala Aldana, y añade que “es importante ir curando las heridas que tuvieron tan dividido al periódico”. Fueron éstas, a decir del entrevistado, las que en un principio ahuyentaron a sus socios.

-

“Al 29 de noviembre pasado había cuatro grupos empresariales que estaban en la puja, uno de ellos el Corporativo Aldana, que ya se había presentado a la comunidad; los otros tres, de acuerdo con las bases de licitación, se habían apegado a un convenio de confidencialidad. En esos días un grupo desistió, otro hizo una oferta muy baja y el tercero no presentó nada”, explica Jaime Contreras, presidente del Consejo de Administración y de la Comisión de Venta, y explica que se dieron cuenta de que la cifra solicitada “estaba arriba de las condiciones del mercado”.

-

Por los $150 millones de dólares que finalmente se aceptaron, Aldana recibirá el inmueble ubicado en la esquina de Reforma y Bucareli, que tiene la preparación y los cimientos para la construcción de un edificio de 32 pisos, los bienes muebles, la maquinaria y las marcas Excélsior, Plural, Jueves de Excélsior, Últimas Noticias y Revista de Revistas.

-Contreras señala que con el dinero de la venta pagarán los adeudos fiscales, al Seguro Social y al Infonavit, así como los pasivos con los cooperativistas y empleados. “Después de las obligaciones pensamos que quedará un remanente que será distribuido entre todos los miembros de la cooperativa, así como los activos no productivos que no están en el paquete vendido, concretamente el edificio de Reforma 18, un inmueble en la calle de Donato Guerra, el archivo histórico y otras construcciones.”

-

Para poder alcanzar sus ambiciosas metas, que prevén elevar la utilidad neta de $3 millones de pesos en 2002, a $195 millones en 2005 y a $252 millones en 2010, Miguel Aldana se basará en un programa que contempla mejorar los procesos productivos, reforzar el enfoque comercial, desarrollar la plataforma de sistemas informáticos y líneas de acción estratégica en el mercado.

-

Comenta que los inversionistas le extienden el crédito a 10 y 20 años, pero dice estar programado para cubrirlo en cinco. Anticipa su intención de tener un periódico en cada estado y llegar a los 25 millones de hispanos que viven en Estados Unidos. “El que es buen gallo dondequiera canta y yo lo he demostrado en todas mis actividades, en la vida profesional, en la oficial y en la no oficial, que fue la cárcel”, presume.

-

El barco no virará a la derecha ni a la izquierda, “la única línea es hacia arriba, en todos los términos: empresarial, industrial, de equipo; no hay partidos políticos, ni religiones”, asevera optimista el ex policía.

-

El largo atardecer de unomásuno
Desde hace más de un mes este periódico, fundado en 1976 tras la salida de Julio Scherer y su equipo de Excélsior, se encuentra en huelga, se edita en instalaciones distintas de su sede original y con información de agencias y de otros medios propiedad de su nuevo dueño, Naim Libien, un empresario de ascendencia libanesa.

-En noviembre, éste compró a la familia Alonso el periódico en $5 millones de pesos y asumió deudas por unos $90 millones. La compañía se encontraba en concurso mercantil, una figura legal por la que las firmas altamente endeudadas pueden seguir sus operaciones sin romper con los acreedores. No obstante, el proceso quedó interrumpido con la asunción de Libien como propietario y administrador.

-El nuevo dueño –quien edita Diario Amanecer y El Demócrata en Toluca, y Diario Atardecer en la ciudad de México, y a quien los huelguistas acusan de corruptelas y vínculos con el priísmo de la entidad– no aceptó hablar con Expansión para dar a conocer sus intenciones, pero los trabajadores dan por sentado que busca deshacerse de los compromisos con los proveedores.

-Manuel Alonso Coratella, vicepresidente y director de unomásuno de enero de 1998 a noviembre de 2002, opinó que lo que más afectó al diario fue la decisión del gobierno de dedicar más recursos publicitarios a la televisión a expensas de los medios impresos. “En Europa la publicidad del sector público en periódicos se considera un bien social y siempre había sido visto así en México.” Sin publicidad estatal, el diario se vino abajo. Y no se ve claro cómo lo sacará adelante su nuevo propietario.

-

A la caza de presupuestos
Los especialistas coinciden en que el próximo lustro será el marco de una lucha por la supervivencia entre los periódicos mexicanos, que ya no podrán apelar al compadrazgo ni al capricho personal para mantenerse a flote.

-

La publicidad oficial, que llegó a representar hasta 90% de los ingresos de diarios como unomásuno, según reconoce Alonso Coratella, ha cambiado las reglas del juego. A partir de este año, los rotativos tendrán que certificar su circulación para vender espacios al gobierno. Algo similar ocurre ya con los anunciantes privados, que han abandonado las campañas masivas; cada vez son más selectivos de su público objetivo y racionan más su gasto.

-

Ante este panorama, los periódicos nacionales que quieran sobrevivir tendrán que apelar a todas sus armas para cautivar a lectores y anunciantes. Deberán ser cada vez más independientes en su línea editorial, tener una oferta de contenidos y suplementos más atractiva y ser más eficientes en su administración. Ello deberá traducirse en volúmenes de circulación más proporcionados con los que debe tener un país de 100 millones de habitantes.

-

–Con información de Adriana Reyes, Stephen Downer, Gabriela Ruiz, Zacarías Ramírez y Lolbé Corona.

Newsletter
Ahora ve
¿Por qué los precios del petróleo siguen en caída libre?
No te pierdas