La tempestad de TMM

Deudas y leyes estadounidenses presionan a la naviera
Lucía Pérez Moreno

Transportación Marítima Mexicana (TMM) vive la peor de sus travesías y no se sabe cuándo llegará a puerto. Desde hace meses, trata de evitar ser objeto de eventuales sanciones comerciales por parte de Estados Unidos. La naviera hizo un intenso cabildeo en el Congreso del poderoso país vecino, a finales del año pasado, con dicho fin. TMM teme ser sancionada por el Departamento del Tesoro, como resultado de la aplicación de la ley IEEPA –International Emergency Economic Powers Act– que a partir de junio penalizará a las empresas bajo sospecha de narcotráfico.

- A mediados de 1999, un reporte de inteligencia estadounidense vinculó a TMM con el transporte de cocaína colombiana a Estados Unidos. La compañía cuestionó la veracidad del informe señalando que jamás se había probado algo. “La información es totalmente falaz”, dijo entonces Luis Carlos Calvillo Capri, vocero de la empresa.

- Bajo dicha ley, la Casa Blanca está obligada a entregar al Congreso una lista de extranjeros –y de sus intereses de negocios– con sospecha de vínculos con el narcotráfico.

- “Nos llamó gente para decirnos que estábamos en la lista”, dice un alto ejecutivo de TMM. Los nombres de las compañías que serían sancionadas se mantienen en secreto. Mediante su lobbying en Washington, TMM intentó promover cláusulas de salvaguardas en la ley, a fin de que las empresas injustamente acusadas pudieran defenderse.

- Otras compañías mexicanas apoyaron sus gestiones, aunque ninguna lo hizo de manera pública, dice la fuente. En defensa de la compañía se puede argumentar que la ley internacional no responsabiliza a las empresas transportistas del contenido de los contenedores. La única autoridad facultada para abrirlos es la aduana. TMM dice tener “excelentes relaciones” con el Servicio de Aduanas de Estados Unidos, y estas se pondrán a prueba muy pronto.

- TMM ha tenido que deshacerse de algunos activos. En diciembre pasado, vendió su participación de 50% del negocio de transporte de contenedores a su socio canadiense CP Ships. La alianza, que operó en 1999 con cerca de 40 barcos, no estuvo a la altura de sus expectativas. TMM también se deshizo de cuatro terminales de líquidos, ubicadas en distintos puertos del país. A muchos sorprendió la velocidad con que se produjeron estas ventas. “Fue una decisión de negocios”, explica el directivo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Hoy, la compañía de José Serrano está en una carrera contra el reloj para juntar fondos, pues en octubre enfrentará un vencimiento por $150 millones de dólares. “La venta de activos es positiva respecto a su posición de liquidez”, dice José Coballasi, analista de la calificadora Standard & Poor’s. El transporte marítimo de contenedores pasa por momentos difíciles pues la sobreoferta mundial del servicio ha presionado a la baja las tarifas. Mientras que el negocio del ferrocarril –que TMM opera en alianza con Kansas City Southern Industries– creció en más de 40% durante 1999, el de transporte marítimo, que fue su mayor fuente de ingresos, cayó casi 9%. Además del ferrocarril, TMM quiere seguir explotando la carga marítima de fluidos, graneles y de automóviles. Conforme la compañía define su nuevo rumbo, una cosa está clara: José Serrano está dispuesto a usar todos los recursos necesarios para evitar que “las especulaciones” hundan su negocio. Si bien TMM no logró que se incluyeran salvaguardas en la ley estadounidense, los funcionarios de la compañía dicen estar convencidos de que su nombre no figurará en la polémica lista. “Meto mis manos al fuego por ello”, dice la fuente.

- ¿Y en el caso de que sí apareciera TMM? Entonces, dice el ejecutivo, también tendrían que figurar los bancos involucrados en el caso Casablanca, varios transportistas y muchas otras empresas que tienen negocios en Estados Unidos. Entretanto, en México otras acusaciones pesan contra TMM. En el medio naviero se recrimina a José Serrano por haber abandonado la actividad marítima y de provocar con ello una fuga de divisas. Los ataques llegan por todos lados. La compañía se encuentra en medio de una tormenta.

Ahora ve
Desde 1950, el mundo ha producido 9,000 millones de toneladas de plástico
No te pierdas
×