La útil reelección

Cada tres años 500 nuevos diputados entran a la Cámara por primera vez. ¿Sería mejor que repitie
Louise Guénette

En septiembre, San Lázaro recibirá a los nuevos legisladores. Buena parte se ha formado en una variedad de carreras que no les exige saber cómo elaborar leyes. Salvo los pocos que hayan ocupado una diputación federal en la Legislatura anterior, los nuevos se asoman por primera vez al mosaico de temas que constituyen la vida nacional: desde la cultura y la problemática indígena hasta la regulación en telecomunicaciones e imposición fiscal.

-

Aprender cómo moverse en ese ambiente toma un mínimo de seis meses, dice el diputado panista José Carlos Luna. Pero hacerlo con cierta eficacia requiere hasta dos años, según Francisco Javier Sánchez Campusano, diputado priísta, y Demitrio Sodi, senador perredista. A Luna, ingeniero agrónomo, le tomó dos meses redactar su primera ley. Aunque tiene una década militando con su partido en Zacatecas, le sorprendieron las negociaciones entre los grupos parlamentarios. “Los coordinadores [de partidos] son grupitos que determinan cuándo y cómo hay que modificar les leyes”, afirma.

-

No es precisamente el inmovilismo total lo que impera en el Congreso: aprobó 220 leyes y reformas, según Creel, secretario de Gobernación. Pero sus miembros dejaron pendientes más que significativos, como los cambios estructurales reclamados por el sector privado y la mejora en el funcionamiento del Poder Legislativo.

-

Reelegir a los buenos
La principal falla del Congreso es que cada tres años debe iniciar el proceso de consensos desde cero, porque la Constitución prohibe la reelección legislativa. El gobierno, el sector privado y las organizaciones civiles tendrán que volver a empezar en septiembre. No sólo para convencer a los nuevos diputados con sus argumentos, también para explicarles los aspectos técnicos de cada tema.

-

México y Costa Rica son los únicos países del mundo que proscriben la reelección. Su admisión permitiría al menos tres cambios relevantes. Primero: que los legisladores que sí satisfacen a los electores desarrollen una  carrera profesional. Ellos servirían de guías para los nuevos que se integran. Segundo: que los diputados estuvieran más pendientes de los electores de su distrito. Tercero: que la carrera del legislador no dependa tanto de su partido y de los intereses electorales de corto plazo.

-

“La reelección será un tema toral en la próxima legislatura”, advierte Alejandro Zapata, que dejará de ser coordinador del PAN el 1 de septiembre. El 10 de abril el senador Sodi presentó con sus pares del PRI y PRD una iniciativa para permitirla. Aunque existen otras, promovidas por distintos partidos, ésta cuenta con mayor apoyo en la Cámara de Senadores. Pero su aprobación en la de Diputados no está asegurada.

-

La oposición a la idea nace de la opinión pública. “La mayoría de la gente se rehusa porque no quiere reelegir un Congreso mediocre como el anterior”, afirma Luis Carlos Ugalde, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

-

El académico forma parte de la Red Mexicana por un Congreso Profesional, un grupo que promueve los beneficios de la reelección. El trabajo de su organización será crucial para la aprobación de la iniciativa, puesto que los partidos políticos evitan medidas impopulares, más cuando se acerca una elección presidencial.

-

La medida también representa cierta amenaza a éstos. Perderían parte de la disciplina que ejercen sobre los diputados de su línea y una fuente importante de dinamismo interno: la posibilidad de ofrecer a sus miembros 500 nuevos puestos cada tres años. Además, las luchas por las candidaturas se intensificarían.

-

“La reelección por sí misma no es suficiente; el cambio debe venir acompañado de mecanismos de participación ciudadana más fuertes”, dice Gustavo López, director del programa de ciencias políticas en el Tecnológico de Monterrey de la ciudad de México.

-

El tiempo apremia
Aunque sea el más crucial, el capítulo constitucional que prohibe la reelección no es la única norma que requiere revisión para mejorar el desempeño de los legisladores. La Comisión de Reglas y Prácticas Parlamentarias integró unas 60 de ellas en un dictamen general aprobado el 30 de abril pasado. Pretende, por ejemplo, establecer un plazo más realista para los dictámenes que toman las comisiones (que nunca se ha respetado), aumentando de cinco a 30 días el tiempo límite.

-

Por falta de acuerdo en la Junta de Coordinación Política, ese dictamen general nunca llegó al pleno. También quedó pendiente la discusión sobre la conveniencia de alargar los períodos de sesiones del Congreso, que ahora suman cinco meses.

-

Algunos piensan que los recursos de la Cámara de Diputados son escasos y corresponden más a su categoría anterior de anexo del Ejecutivo que a su papel actual. “Imagínese un diputado que representa a 200,000 personas con una sola extensión telefónica”, dice Sánchez Campuzano.

-

Los que se van ni siquiera aprobaron el cambio constitucional de la reconducción presupuestal. Eso evitaría que se paralice el país en caso de que los diputados no aprueben el presupuesto anual antes de fin de año.

-

Pero la lentitud gubernamental no radica exclusivamente en el Congreso. La falta madurez en la cultura política de los partidos es una de las tantas causas. “La administración de Vicente Fox peca de la inhabilidad de establecer prioridades entre los 70 programas desde el 2000”, afirma Ugalde, del CIDE.

-

Como él, un número creciente de actores y observadores políticos creen que la reelección es un punto clave que debe resolverse en la próxima Legislatura. Pero sólo existen dos oportunidades para su aprobación: los próximos dos períodos de sesiones de septiembre 2003 y abril 2004.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Mientras el sector privado se desespera, los diputados estarán distraídos por las campañas para ganar las candidaturas de las elecciones presidenciales. El PRI, en particular, mantendrá con dificultad su disciplina interna. Sin duda, los cabilderos tendrán trabajo acumulado.

Ahora ve
Instalaciones de ministerios brasileños fueron dañadas en protesta contra Temer
No te pierdas
×