Lactosa. Azúcar intolerable

-

Una nueva generación de leche que no causa indigestión está llegando a los anaqueles del supermercado. Se trata de las marcas deslactosadas cuyo precio ($12 pesos) dobla al de la leche común, pero que garantizan a los estómagos más delicados que no sufrirán molestias. En México se encuentran fácilmente las marcas Parmalat y Desly, en presentaciones light, semidescremada y entera.

-

Las grandes empresas de lácteos afirman que el consumo de este producto se extenderá pues, dicen, la intolerancia a la lactosa –un azúcar presente en la leche– afecta a una de cada dos personas, es decir, a 50% de la población mundial. Sin embargo, Jorge Luis Rosado, especialista del Instituto Nacional de Nutrición, considera que se ha exagerado la importancia de los males vinculados a la lactosa. Según sus cálculos, esta intolerancia afecta a menos de 10% de la población y casi siempre a adultos.

-

De acuerdo con una de las creencias más extendidas sobre el problema, la única manera de controlar la intolerancia a la lactosa es evitando los lácteos, pero Rosado recalca que las personas que no soportan la leche no tienen por qué tener problemas ni con el yogur –el cual tiene un bacilo que ayuda a digerir la lactosa– ni con el queso –cuyo nivel de lactosa es muy bajo–. Quizá por eso todo el esfuerzo de producir deslactosados se concentra, por ahora, exclusivamente en la leche.

-

Newsletter
Ahora ve
Una ‘casa de espejos’ irrumpe en el paisaje infinito del desierto de California
No te pierdas