Las 200 empresas más importantes del se

Ingresos más especializados y carteras vencidas que están a la baja. Aunque el negocio no se expan
Leopoldo Eggers y Gabriel Gómez

Los cimientos ya están establecidos. En 12 años el proceso de reformas legales al sector financiero ha quedado prácticamente concluido: no falta ya ninguno de los grandes temas y demandas sectoriales por legislar. Ahora sólo se necesita que fluya el crédito. Con la aprobación de la Ley de Sistemas de Pagos (2002) y las leyes de Organizaciones Auxiliares de Crédito y de Concursos Mercantiles (2004), parece que concluye un capítulo.

- Desde la reprivatización, pasando por el efecto tequila de 1995 y la venta de las últimas migajas del sistema bancario, ha corrido mucha agua. La normatividad en materia de reservas, solvencia financiera, calidad de cartera crediticia, administración de riesgos, criterios de contabilidad y transparencia de las instituciones se acercó cada vez más a la que rige en los países avanzados.

- Pero uno de los cambios que modificó el cariz del sector fue la creación de los sistemas de ahorro para el retiro (SAR) y su corte de Afores y Siefores, las sociedades financieras de objeto limitado (Sofoles) y la formalización de negocios no tradicionales, como las cajas y sociedades de ahorro y préstamo popular y las microfinancieras.

- Éxito relativo
Los cambios en los mecanismos de supervisión y las reformas legales contribuyeron a sanear y fortalecer a la gran mayoría de las entidades financieras. Eso se percibe en buena parte de las 200 empresas participantes del ranking de Expansión. El margen de utilidad neta de ese total promedió 8.5% en 2003, mientras que la rentabilidad sobre activos y patrimonio fue de 2.6% y 12.1%. Nada mal, considerando el volumen de los activos de reserva y operación movilizados en los negocios financieros.

- Uno de los sectores más golpeados en 1995, la banca comercial, se ha fortalecido notablemente. Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el Índice de Capitalización sobre Riesgos de Crédito fue de 22% y mantiene una tendencia ascendente en los últimos cinco años. Además, la proporción de su cartera vencida sobre la cartera total ha descendido a 3.2% durante 20003.

- Pero la solidez de los principales bancos va más allá de sus estados financieros. La mejora institucional provino también de la profesionalización ejecutiva, la experiencia aportada por los nuevos dueños o socios extranjeros y de la modernización tecnológica.

- Todo eso suena muy bien, pero el precio de la reestructuración ha sido alto. Aún quedan las secuelas del rescate bancario de 1995 y la socialización de la deuda asumida por el Fobaproa, además de la desnacionalización de los principales bancos y grupos financieros del país.

- La insoportable levedad
Con todo, la mayor sombra en el horizonte mexicano es la baja penetración de los instrumentos financieros y el nulo crecimiento de la función crediticia de los bancos y de las instituciones auxiliares de crédito.

- Aunque con las reformas financieras se pretendía crear mayor competencia y detonar el crecimiento económico, la realidad ha operado justo en el sentido contrario: el crecimiento del sistema financiero es más dependiente del crecimiento económico que éste del crecimiento del sector financiero.

- La concentración y consolidación de los recursos financieros han conformado un oligopolio con una lógica de rentabilidad que no se sustenta necesariamente en la competencia por costos de captación, servicios o expansión geográfica o social de las ofertas.

- El proceso de bancarización de la economía mexicana se ha estancado. Pese al buen momento por el que atraviesa el sistema financiero, el número de sucursales bancarias tiende a disminuir o a tener incrementos anuales marginales. Según la CNBV las principales agrupaciones bancarias del país como BBVA-Bancomer, Banamex, HSBC, y Banorte, cerraron 2003 con un total de 99 sucursales menos que en 2002.

- En cuanto a fomento del ahorro la situación es similar. Las bajas tasas de interés pasivas hacen poco por estimular la captación de dinero y propician la concentración de los ahorradores en cuentas a la vista o de exigibilidad inmediata.

- El año pasado los 32 bancos participantes en el ranking de Expansión acumularon 32.1 millones de cuentas personales y empresariales, un incremento de dos millones anuales. El aumento no es despreciable, pero 89% del total y 100% del crecimiento en el número de cuentas fueron cuentas a la vista, en tanto que las cuentas de inversión a plazo cayeron de 3.9 millones en 2002 a 3.7 millones en 2003.

- Otra luz amarilla en el horizonte financiero es la reducción pequeña pero constante en los recursos canalizados hacia actividades crediticias. Según Banco de México (Banxico), en el periodo 2000-2003 el valor de los créditos otorgados por la banca comercial descendió de $1.1 billones a $900,000 millones de pesos, lo que significa una baja acumulada de 13.1% en términos relativos.

- La composición por destino de los recursos asignados a las actividades crediticias también da que pensar. En el mismo lapso 2000-2003, el crédito otorgado por los bancos al sector privado (personas físicas, empresas y corporativos) bajó de 79.2% a 72.1% del total.

- Los sectores económicos más castigados por las restricciones crediticias fueron las actividades industrial y manufacturera (ambas bajaron en promedio de 27.8% a 26.5% el valor de los créditos asignados en el lapso mencionado) y la edificación de vivienda social, media y residencial (que cayó de 28% a 21.7%).

- En realidad, el único beneficiario de la consolidación y el fortalecimiento del sistema financiero ha sido el crédito al consumo, principalmente en su modalidad de crédito a la adquisición de bienes de consumo duradero, y también por el uso de tarjetas de crédito.

- En el periodo 2000-2003, los recursos asignados a esos destinos ascendieron de $51 a $118,000 millones de pesos, lo que significa un crecimiento medio anual de 32.4%. Con ese incremento, el valor de los créditos al consumo aumentó su participación en la cartera de crédito total de 5% a 17%. La mayor participación del crédito al consumo, el más caro, ha contribuido a mejorar los flujos de ingreso y la rentabilidad de las instituciones crediticias.

- Algo similar ocurre con el resto de las actividades financieras. La ampliación del mercado provino de la mayor diversidad de productos y servicios de valor agregado para los sectores medios y altos y para las empresas y corporativos.

- Por ello es que, pese a una disminución de 4% en el valor de la cartera total de los bancos y grupos financieros, los márgenes de rentabilidad promedio crecieron 1.5% en promedio, debido a la creciente participación de los ingresos por comisiones, servicios e intermediación en los ingresos totales de estas empresas.

- El ranking
Como en ediciones anteriores, la selección de las 200 empresas más importantes del sector financiero se realizó considerando el valor de los activos institucionales reportados al cierre del 2003.
La representatividad de la muestra actual se evidencia en el valor de éstos, que suman $3.7 billones de pesos y representan 99.8% de los activos totales de las 297 empresas que conforma el sistema financiero mexicano.

- La estructura del informe continúa sin cambios pero se buscó fortalecer la imagen de rentabilidad absoluta y relativa de las empresas, incorporando variables relativas al margen de utilidad neta (margen neto). También se incluyeron indicadores de calidad de cartera y captación dentro del breve listado de grupos financieros.

- Respecto de la medición de ingresos, en la edición actual se calcula su valor incorporando los principales conceptos de ingreso bruto de las empresas y grupos financieros en función de su core business, o del grupo de actividades más representativas.

Ahora ve
El secretario de prensa de Trump, Sean Spicer, renunció
No te pierdas
×