Las 500, al umbral del nuevo siglo

-
Gerardo Mendiola

La actividad de las empresas reunidas en Las 500 es un indicador privilegiado de la marcha de la economía. Si se considera que en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se listan poco más de 200 emisoras –150 si se consideran sólo las empresas comerciales, industriales y de servicios no financieros–, el listado adquiere mayor relevancia, ya que México es todavía un país sin información del desempeño de las empresas. “Las 500” constituyen así, no sólo el termómetro de la actividad empresarial nacional, sino el espejo, compañía por compañía, de las estrategias para enfrentar la competencia internacional. En 1999, estas firmas registraron un comportamiento muy positivo, aunque con algunas problemas, derivados principalmente de la escasez de financiamiento.

- 1999: un año no tan bueno
No obstante que el desempeño de la economía fue positivo en 1999, es innegable que la economía mostró un menor dinamismo y no logró recuperar del todo los estragos de 1994. Según cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INGEI) y del Banco de México (BM), el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) fue de 3.7% en términos reales. El desempeño de la economía estadounidense, el aumento en los precios del petróleo y la recuperación de las economías asiáticas fueron factores clave en la mejoría de la economía nacional. Pero el crecimiento del PIB fue menor que en 1998 (cuando avanzó 4.8%). También desaceleró el PIB manufacturero (creció 4.1% contra 7.4% un año antes). Así, pese a que se crearon 706,000 nuevos empleos, estos se ubicaron por abajo del millón anual que es necesario crear para elevar el nivel de ocupación. Adicionalmente, los niveles de concentración del ingreso siguen siendo muy dispares. Según la encuesta Ingreso Gasto de los Hogares (EIGH) realizada por el INEGI, 95% de los trabajadores asalariados perciben un máximo de $6,000 pesos mensuales. En esta perspectiva, la recuperación y la buena marcha de la economía no fue igual para todos.

- Una ojeada a las tasas de crecimiento experimentadas por las empresas, por rama de actividad, muestra que aquellas actividades ligadas a la exportación fueron las más dinámicas: automotriz, autopartes y electrónica. Coincidentemente, fueron estos tres sectores en donde las operaciones de producción compartida –maquila, sobre todo–, tuvieron una mayor incidencia. Las ramas de la construcción y la minería, la primera, más dependiente del mercado interno y de la inversión pública en infraestructura, y la segunda, de los precios internacionales de los metales, mostraron un crecimiento poco dinámico.

- La inversión extranjera, uno de los ejes medulares de la reforma económica, ha marcado el ritmo de expansión de la economía. Los flujos de capital especulativo crecieron más que la inversión extranjera directa: en 1999, México recibió $22,360 millones de dólares de capital foráneo, del cual 48% fue estrictamente financiero. Otra característica es que la inversión estuvo acompañada de un crecimiento de las importaciones: el encadenamiento con la producción local sigue siendo pobre.

- Las 500, de compras
Las crisis del sudeste asiático, Rusia, Brasil, Colombia y Argentina influyeron en las percepciones de riesgo que los inversionistas tuvieron en cada región. La debilidad de capital y la competencia más intensa han sido los motores que han mantenido el dinamismo del proceso de fusiones y adquisiciones. Los sectores abiertos por el gobierno (aeropuertos, ferrocarriles, minería, petroquímica y telecomunicaciones) requirieron montos considerables de inversión que, en varios casos, no pudieron asumir los inversionistas locales.

- A partir de la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio (TLC) norteamericano, un grupo de empresas de México capitalizó a sus compañías mediante un intenso proceso de fusiones y adquisiciones, que alcanzó alrededor de $28,000 millones de dólares.

- En 1999, el intenso proceso de fusiones y adquisiciones continuó su marcha, aunque a un ritmo más lento. Algunas de las adquisiciones tuvieron un carácter “hostil” y otras más no pudieron demostrar su viabilidad. Según cifras de Thompson Financial, el monto combinado de las operaciones de venta de 1998 y 1999 sumaron $10,721 millones de dólares, de los cuales $3,516 correspondieron a 1999. Entre las 10 operaciones más importantes estuvieron: Empresas Frisco (posición 134 en el listado), de Grupo Carso, adquirió Ferrosur por $330 millones de pesos. Grupo Aeroportuario del Norte fue adquirida por Aeropuertos Mexicanos del Pacífico, empresa de capital español, por $263.5 millones de pesos. Grupo Salinas y Rocha (106) fue adquirido por Grupo Elektra (43) por $132 millones de pesos. Industrias Lajat fue adquirida por Cía Industrial de Parras (132). Grupo Aeroportuario del Sureste fue adquirida por ITA por $119.1 millones de pesos. Aluprint, filial de Savia, fue adquirida por Investor Group por $102.5 millones de pesos. El World Trade Center Ciudad de México fue comprado por el Banco Nacional de Comercio Exterior por $102 millones de pesos. La fábrica textil Unidisclosed Denim Mill en Puebla fue adquirida por Tarta Apparel Group por $88 millones de pesos. Ferrocarril Mexicano fue adquirido por Unión Pacific por $87.5 millones de pesos.

- El brío de Las 500
Las 500 recobraron el brío y lograron un desempeño combinado positivo. Las ventas netas crecieron 6.7%: de $1.4 a $1.5 billones de pesos. El principal motor fue la expansión de las exportaciones, que crecieron 8.3%, con la que su participación en las ventas se situó en 22.1%, mientras que las ventas al mercado interno crecieron en términos reales en 6.2%. Esto coincide con el comportamiento de la demanda agregada nacional (exportaciones más inversión), que en los últimos cinco años ha crecido a una tasa de 4%, mientras que el consumo privado lo ha hecho en 1.4%.

- En cuanto a costos y gastos, estos crecieron en 5.4 y 5.9% respectivamente, con lo que los márgenes bruto y de operación se ubicaron en 39.9 y 27.8%. El comportamiento positivo de los principales precios de la economía hizo que el Costo Integral de Financiamiento (CIF) cayera notablemente: 81.3%, al pasar de $44,536 a  $8,348 millones de pesos. Estos movimientos hicieron que el resultado neto creciera en 54.4%, ubicándose en $76,774 millones de pesos.

- Los recursos movilizados por “Las 500” sumaron $2.16 billones de pesos, monto 4.4% superior al de 1998. El mantenimiento de una política monetaria restrictiva propinó una línea de expansión de los activos totales, a través del crecimiento de los pasivos totales en 7.6%, que sumaron $1.1 billones. Cabe destacar la contracción de la inversión en inmuebles, maquinaria, planta y equipo en 1.9%, luego de una notable expansión en 1998, con lo que su importancia dentro de los activos totales pasó de 60.2 a 56.6%. Así, por segundo año consecutivo el endeudamiento global de las empresas fue el eje de crecimiento de los recursos movilizados. Los accionistas aportaron recursos por poco más de $1 billón de pesos, haciendo crecer el capital contable combinado en 1.2%.

- El análisis de la estructura de los pasivos muestra que en 63.8% de las empresas participantes sus pasivos en moneda nacional se ubicaron en rangos de 50 a 100%. Sólo 22.2% de la muestra no tuvo pasivos en moneda extranjera.  La deuda a corto plazo creció 20.4%, en tanto que a largo plazo se contrajo 1.6%. Mientras tanto, los activos circulantes crecieron 14%, empujando al capital de trabajo a disminuir 12.7%. Estos movimientos afectaron la capacidad de pago a corto plazo y mantuvieron la tendencia de caída en liquidez registrada desde 1997.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- La rentabilidad de Las 500 se incrementó notablemente: de 4.8 a 7.4%. ¿Será que las grandes empresas mexicanas ingresan con el pie derecho al siglo XXI? Parece que sí.

- El informe de Las 500 empresas más importantes de México es un producto del Departamento de Investigación y Desarrollo del Grupo Editorial Expansión. Se prohibe la reproducción total o parcial sin la autorización de los editores.

Ahora ve
El último partido del estadio Vicente Calderón, la casa del Atlético de Madrid
No te pierdas
×