Las 500 en 2000

Año de contrastes para las grandes firmas nacionales.
Alejandro Castillo

Una vez más, Expansión pone a disposición de sus lectores el informe de Las 500 empresas más importantes de México.

- En esta ocasión, en línea con el renovado esfuerzo que lleva a cabo esta publicación por ampliar la información y el conocimiento acerca de la actividad empresarial, el listado incluye a las intermediarias del sector financiero y amplía la presencia de los proveedores de servicios profesionales que han visto buenos resultados en estos años de globalización.

- Las 500 que el lector tiene en sus manos son el resultado de ordenar, con respecto a las ventas, la información de casi 1,000 empresas que en diferentes grados participaron o fueron analizadas para ser incorporadas a este informe que, sin duda, incluye a las compañías más grandes del país. En él encontrarán empresas privadas, nacionales y extranjeras, así como entidades estatales.

- Entre las firmas que ocupan un lugar en Las 500 se hallan alrededor de 270 que tuvieron el interés y la disposición para participar en este ejercicio –justo es decir que muchas de ellas siempre han colaborado con su información– y respondieron el cuestionario correspondiente. También se incluyen los datos de empresas que por una u otra razón están obligadas a hacer pública su información, como es el caso de las firmas o instituciones de crédito que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores. Así, se tiene la información de cerca de 130 compañías y 60 financieras. Cabe apuntar que para hacer comparables los ingresos de éstas con las ventas del resto, se consideraron sólo los producidos por su propio desempeño, es decir, los que se obtienen de sumar las comisiones por servicios al resultado de la diferencia entre los intereses cobrados y pagados.

- Además se incluyeron las estimaciones –que fue posible calcular con relativa certeza– de las ventas de un grupo de empresas que han mostrado una gran resistencia para dar a conocer las cifras de sus operaciones en el país. En este grupo es posible localizar a Nissan, la automotriz que en 2000 logró excelentes resultados de sus actividades en México; también está el caso de Lucent, una de las firmas de alta tecnología que ha sido muy golpeada por la crisis en el sector; se ofrece un estimado de las ventas de IBM, que después de ser orgulloso gigante de la computación y una de las empresas más abiertas, optó por cerrarse como fuente de información; también hay que mencionar al Grupo IUSA, uno de los poyectos empresariales más antiguos e interesantes del país, pero que siempre ha mantenido un gran hermetismo al dar a conocer sus cifras.

- Así se integró esta lista de Las 500, todas con ingresos superiores a $200 millones de pesos.

- En Expansión existe el convencimiento de que hay muchas más firmas de las que aparecen en Las 500 cuyas operaciones que realizan o consolidan en el país –esto para el caso de las empresas mexicanas que tienen inversiones en el extranjero–, superan ese rango y por eso se reitera la decisión de buscarlas, invitarlas y convencerlas de participar en este tipo de esfuerzos.

- Por otra parte, conviene dejar claro que si bien este ejercicio en particular destaca la evolución de las gigantes, ya se prepara el correspondiente informe de otras empresas de menor calado pero que igual se arriesgan en la generación de empleos y riqueza.

- Es muy importante extender un reconocimiento a esos administradores y trabajadores comprometidos con México, que independientemente de los altibajos de la economía y muchas veces con grandes dificultades, logran mantener sus negocios a flote. Por supuesto, también es un ejercicio fundamental para conocer, por decirlo así, con nombre y apellido, qué firmas están atrás de los bienes y servicios que consumimos, y cómo evolucionan gracias a la lealtad o preferencia de los consumidores.

- Se deben superar muchas resistencias. Desde las políticas de incomunicación que mantienen las empresas que tienen una estructura familiar, hasta la negativa de las multinacionales a reconocer que México es un país importante para sus operaciones, en una actitud que resulta inconcebible en estos tiempos de globalización. Por lo pronto, consideramos que hoy se ha dado un paso importante.

- El entorno caprichoso
Hacía mucho que la economía nacional no registraba un crecimiento como el observado en 2000. Después de lograr un avance de 3.8% en 1999, durante el año pasado el PIB nacional creció 6.9%. Además, la inflación se colocó abajo de la meta oficial y quedó en 8.9%, en tanto que el tipo de cambio se apreció ligeramente y su cotización promedio pasó de $9.56 pesos por dólar a $9.46. Aunque se esperaba que la economía estadounidense se desacelerara, por la política restrictiva impulsada por la Reserva Federal (Fed), en realidad terminó creciendo 5%. Ante la posibilidad de una menor actividad en Estados Unidos, había el temor de una baja en los precios del petróleo, pero éstos reportaron un promedio de $24.8 dólares por barril, 55% arriba de la cifra estimada en el presupuesto ($16 dólares). De la misma manera, las exportaciones no se des- aceleraron, sino que crecieron a un ritmo de 22%, después de hacerlo a una tasa de 16% en 1999.

- A partir de ese contexto, en la primera parte de 2000 la economía vivió un relativo auge. La realización de las campañas por la Presidencia, junto con un presupuesto y una política monetaria manejadas con gran flexibilidad, dieron lugar a tasas de crecimiento de 7.7%, 7.6% y 7.3% en el primero, segundo y tercer trimestres, respectivamente. Apenas en el cuarto se observó algo de desaceleración, y la tasa bajó a 5.1%, en un comportamiento que puede ser atribuido a ajustes en las exportaciones de partes automotrices y a los altos precios del gas, que inhibieron la producción de las industrias siderúrgicas y del vidrio, por mencionar las más afectadas.

- Pero, fuera de esto, 2000 fue un buen año en el que el consumo privado creció 9.5%, las ventas en los autoservicios avanzaron cerca de 10% y las de coches casi aumentaron 30%.

- No está de más señalar que abajo de todas esas cifras positivas, poco a poco se comenzaban a acumular los efectos de la desaceleración y la sobrevaluación cambiaria, lo que no se evidenció en los datos macro, pero sí en los resultados particulares de las empresas.

- Últimas noticias
Siempre es importante destacar la magnitud de las empresas que participan en Las 500. En línea con los avances de la economía, este grupo logró aumentar sus ventas sustancialmente. De acuerdo con los resultados disponibles de 1999 y de 2000 se observa que, en términos reales, el crecimiento en ventas fue superior a 20%; sumó $2.7 billones de pesos. Vale señalar que en este total sólo se toman en cuenta las cifras que no se duplican, es decir las de los corporativos y firmas que no forman parte de ellos. Como referencia se puede mencionar que el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) informó que en el mismo periodo el PIB alcanzó un valor de $5.4 billones de pesos corrientes. Si bien no son datos comparables, ya que el PIB es el valor agregado en el ejercicio, en tanto que el concepto de ventas incluye también valor generado en ejercicios previos, se puede decir que las ventas de la muestra que se obtuvo en Las 500 representan la mitad del producto del país.

- Por lo que se refiere a la generación de empleos, el conjunto de las empresas del informe dio trabajo a 1.96 millones de personas, 3.9% más que en el año anterior. Como dato comparativo se tiene que en el censo levantado en 1998, el total de trabajadores del país sumó 16.5 millones de personas, por lo que se podría decir que Las 500 aportan 12% del total del empleo en México.

- Entre los otros indicadores del desempeño, se observa que el resultado operativo del conjunto reflejó el esfuerzo por mantener o incrementar su participación en el mercado, lo que tiende a expresarse en un crecimiento menor al de las ventas; y sí, el resultado de operación aumentó sólo 16%. Como el costo integral de financiamiento pasó de ser un ingreso a un costo, no fue posible incrementar la utilidad neta del conjunto y ésta se redujo en cerca de 24%.

- Siguiendo en este análisis, se puede ver que mientras los pasivos totales aumentan a un ritmo superior a 20%, los activos lo hacen sólo en 10%. Eso se reflejó en un mayor apalancamiento, que pasó de 60% en 1999, a una razón de 66% en 2000; es decir, los pasivos ganaron seis puntos porcentuales con respecto a los activos.

- Respecto del comercio exterior, se advierte que, como reflejo de la sobrevaluación, mientras sus importaciones avanzan a una tasa de 60%, las exportaciones lo hacen en 28%. A pesar de esa diferencia en crecimiento, el saldo del conjunto siguió siendo superavitario, ya que sus compras al exterior equivalen a una tercera parte de sus exportaciones.

- Finalmente, al comparar la suma de las ventas de las empresas que participaron en Las 500 con el PIB de cada sector, se puede concluir que algunas actividades se encuentran bien representadas. Las ramas con menor presencia fueron las de textiles, industria de la madera y construcción; las que tienen mayor representación son las de papel, maquinaria y equipo, así como siderurgia y productos metálicos.

- Lo invitamos a consultar este informe.

-

El informe de Las 500 es un producto del Grupo Editorial Expansión. Queda estrictamente prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio, sin autorización de esta casa editorial.

Ahora ve
En Venezuela se está rompiendo la estructura de poder: Carlos Alberto Montaner
No te pierdas
×