Las aventuras de <i>Supereuro</i> en tie

¿Es un ave? No. ¿Es un avión? No. ¡Es el euro!

El alza en la cotización de la moneda europea durante el último año da la impresión de que tiene superpoderes que nadie puede detener.  Sin embargo, el comportamiento de esta divisa es un asunto de vital importancia para todos, ya que determinará la fuerza de la recuperación económica que estamos esperando.

-

Sin kriptonita: ¿por qué tanta fuerza?
La gran demanda de euros (que es lo que eleva su precio) no refleja la fortaleza económica de Europa (que es poca), sino la debilidad inercial en Estados Unidos.

-

El que durante años fuera “el destino seguro para el capital” enfrenta tres crisis simultáneas: primero, su falta de contundencia como líder político mundial; segundo, por las preocupaciones que existen en torno a su solidez económica (y el efecto que tendrá la guerra en Irak); y por último, el cuestionamiento sobre la ética y rentabilidad financiera de sus empresas.

-

¿Superhéroe o villano?
La clave para que la economía internacional retome un proceso sostenible de recuperación es que no sea totalmente dependiente de Estados Unidos, sino que existan otros países que compartan la “responsabilidad”.

-

Las exportaciones de la Unión Europea pierden competitividad ante la fuerza del euro, limitando el crecimiento económico y el papel que este grupo de naciones puede jugar como motor de desarrollo.

-

Si la debilidad de la comunidad del viejo continente se exacerba puede, inclusive, llegar a sabotear el resarcimiento  mundial.

-

Para México, el movimiento del euro tiene un doble impacto, ya que no sólo afecta las perspectivas de crecimiento –por la interrelación que existe con la economía mundial–, sino que también es un fuerte determinante para el valor de nuestra moneda –la debilidad del dólar se refleja y magnifica en el peso mexicano–, lo que pone en riesgo el panorama macroeconómico, y particularmente el control de la inflación.

-

Ahora ¿quién podrá ayudarnos?, ¿cómo detenerlo?
Frenar el ascenso del euro no es tarea fácil. No depende de los gobiernos ni de los bancos centrales (cuyas acciones hasta ahora han sido poco contundentes e ineficaces), sino de los deseos de los mercados.

-

Sólo cuando éstos se convenzan de que los problemas y cuestionamientos en la unión americana se empiezan a resolver, los flujos de capital empezarán a buscar dólares.

-

Pero esto tomará tiempo, y aun así, cierta parte de la fortaleza que la divisa comunitaria ha logrado nunca la perderá.
¿Caerá el euro víctima de su propio peso o será vencido por el superdólar? Para saberlo, no se pierda el próximo episodio: Las aventuras de Supereuro después de la guerra.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Comentarios a: adinach@infosel.net.mx

Ahora ve
Los bomberos rescatan a un perro atrapado en un arroyo congelado
No te pierdas
×