Las cuentas de 2012

Ernesto Cordero dice que su deseo de ser el candidato panista a la presidencia no afectará el presupuesto 2012 que debe negociar con el Congreso. No sabe, afirma, si el presidente lo apoya.
Adolfo Ortega Juárez

El secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, anda apurado. No sólo por los efectos que pueda traer a la economía mexicana la situación financiera global, sino porque el senador con licencia Santiago Creel, en una jugada política, adelantó la lucha interna en el PAN para decidir quién será el candidato a la elección presidencial de 2012.

Si sigue a la cabeza de Hacienda, Cordero puede mantener una popularidad que luego capitalice en la elección interna. El riesgo es que sus aspiraciones políticas afecten negativamente la negociación del presupuesto 2012 con los representantes de los otros partidos en el Congreso. La otra opción es renunciar a su puesto para buscar la candidatura, aunque eso implique, por las nuevas reglas electorales, entrar a una veda de micrófonos por varios meses.

El actuario de 43 años explicó en entrevista con Expansión por qué cree que él sería el mejor panista para la contienda de 2012 y qué aprendió de sus declaraciones, las cuales lo hicieron ver como insensible antes ciertos problemas como la pobreza.

¿Cómo hacer que la economía pueda mantener un crecimiento permanente?

Hay que tener estabilidad económica. La estabilidad económica por sí misma no es un objetivo, pero permite que se tomen las decisiones de inversión que generan empleos, que haya estabilidad en precios y en tasas de interés, lo que permite que haya una expansión natural y sana del crédito hipotecario, crédito a empresas, crédito al consumo.

La estabilidad económica implica finanzas públicas sanas, es decir, que tengamos los recursos suficientes para enfrentar los retos del país: construcción de infraestructura, mejoramiento en los servicios de salud, una mejor cobertura educativa, apoyo a las familias que están en condiciones de pobreza extrema. Y todo eso genera una dinámica económica interna y social muy positiva que contribuye a la prosperidad y el crecimiento económico.

Considero que en un entorno tan complicado como el que se está viendo, el que el pronóstico de la economía mexicana esté entre 4 y 5% para este año, resulta una muy buena noticia. Esto denota el trabajo y el esfuerzo de muchos mexicanos, de toda la sociedad, y hay que seguir por ese camino.

¿Cree usted que este año será diferente la negociación del presupuesto por el hecho de que usted es un aspirante claro a la presidencia?

No, yo creo que no. Todas las negociaciones presupuestales son complicadas, como sucede en todos lados. Esta lógica de supuestas posibilidades para 2012 están reflejadas en el Congreso desde hace algunos años. Siempre se ha buscado tener el mejor presupuesto posible para el país, que responda a las necesidades de todos los mexicanos, y nos hemos podido poner de acuerdo. Yo creo que este año no va a ser la excepción.

¿Dejará el cargo con el presupuesto 2012 ya negociado, o se irá antes?

Seré muy respetuoso de los tiempos que establezca la ley y que establezca la norma que emita el PAN.

¿Qué tipo de presupuesto veremos en 2012, al menos en la propuesta de la SHCP?

Creo que va a ser un presupuesto como han sido los anteriores: muy enfocado a la construcción de infraestructura. Por ejemplo, hay datos que son importantes: en México estamos invirtiendo 5 puntos del PIB en la construcción de infraestructura. Seguramente será un presupuesto robusto en educación, en salud, en cuestiones de seguridad, y en programas de apoyo (combate) a la pobreza.

¿Su precandidatura cuenta con el apoyo del presidente Felipe Calderón?

En caso de que este proyecto se concrete, en caso de que yo sea una posibilidad para 2012, para mí sería un honor tener el voto del presidente Calderón, pero eso nunca lo sabremos; eso sólo él lo va a saber.

¿Qué lectura le da a los resultados de las elecciones en Coahuila, Nayarit y el Estado de México?

Yo creo que eso habla de la democracia en nuestro país. Creo que hay que aprender de lo que sucedió, pero creo que hay que ponerlo en una perspectiva de que a veces se gana y a veces se pierde. El Partido Acción Nacional ganó en Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Puebla, y ganó en Oaxaca, y bueno, ahora tocó que el PRI mantuviera el Estado de México, Coahuila y Nayarit. Así es esto; así es la democracia.

Creo que quienes auguran que se viene el regreso del PRI a la Presidencia de la República se equivocan; todavía falta mucho por acontecer. Y quienes quieren minimizar este hecho diciendo que "no pasa nada", también se equivocan.

¿Qué opina de las alianzas PRD-PAN, no sólo de la que no ocurrió en el Estado de México, sino de las que podrían darse de aquí en adelante?

Creo que cada posibilidad de alianza responde a coyunturas muy particulares en el tiempo, en la región donde se lleva a cabo, y el tipo de elección que se lleva a cabo. Considero que pueden ser una buena idea, hay escenarios donde son justificables, pero no es una receta ni debe aplicarse siempre.

¿Para 2012 sería una buena idea?

Habrá que ver cuáles son las condiciones. Creo que en el Partido Acción Nacional hay buenos candidatos, hay buenas alternativas. Tenemos 11 años de buen gobierno que nos avalan. Saldremos a defendernos, a convencer a la ciudadanía.

Si fuera elegido presidente, ¿cuáles serían sus prioridades para los primeros 100 días de gobierno?

Lo que te diría es que la agenda del PAN debe continuar consolidando hacia lo que el país está demandando. Hemos avanzado mucho en estos años. Hemos mejorado las condiciones de vida de los mexicanos que más lo necesitan. Lamentablemente todavía hay muchos millones de familias en condiciones de pobreza, a las cuales nos debemos, y debemos seguir avanzando más rápido.

Hemos logrado consolidar poco a poco una clase media que, si bien con ingresos muy modestos, se ha ido recuperando y reconstituyendo, después de que quedó devastada en las décadas de los 80 y los 90.

¿Por qué cree que usted sería mejor presidente que el resto de los precandidatos del PAN?

Necesitamos tener muy claro el rumbo y hacia dónde queremos ir. En mi trayectoria como servidor público, creo que me he preparado para esto; tengo una trayectoria de resultados que avalan las que, en su momento, puedan ser mis intenciones y ahí están los resultados.

¿Qué está haciendo el gobierno para insertar en la economía formal a las personas que atrapa y que forman parte del crimen organizado?

Hay programas de política pública muy amplios en esta materia. El campo en México tiene un presupuesto de 300,000 millones de pesos. Parte de este presupuesto va a fortalecer las posibilidades y las opciones productivas de los agricultores para que puedan establecerse en la economía formal con cultivos lícitos y generando prosperidad en sus regiones. Los programas ahí están para que, poco a poco, aquellos que decidan emigrar hacia la economía formal, hacia la economía legal, salir de la criminalidad, lo puedan hacer y tengan una alternativa productiva.

Hay programas de prevención muy importantes, programas de capacitación de jóvenes, de rescate de espacios públicos, educativos, de lucha contra las adicciones. La plataforma está ahí para, poco a poco, ir evolucionando y más personas que se dedican al cultivo de drogas en México tengan una alternativa legal sobre la cual soportarse. En este tema de la lucha contra el narcotráfico hay que ir evolucionando.

De la estrategia contra el crimen organizado que se ha desarrollado en este sexenio, de ser usted presidente de México, ¿qué mantendría y qué cambiaría?

Como lo mencioné, es algo que va evolucionando. Se está cumpliendo una etapa de tener fuerzas federales listas, confiables, seguras, que estén apoyando a las fuerzas estatales a enfrentar a la delincuencia.

Lo que sigue es tener fuerzas estatales confiables que respondan a la sociedad en los crímenes y en los delitos que más agravien a la sociedad que más nos preocupan, que en 90% de los casos es responsabilidad de las instancias locales combatirlos y enfrentarlos.

El gobierno federal debe apoyar en todo en cuanto está a su alcance en términos de capacitación, de recursos, de tecnología, de inteligencia, a la conformación de estas fuerzas policiacas estatales, que permitan enfrentar y poner un cerco a la delincuencia y proteger a la sociedad, como debe ser su función.

Ojalá fuera como Petrobras

¿Tenemos ya un régimen legal y regulatorio con el que nos sintamos cómodos en Pemex? ¿Hay algo por hacer en este sentido según la visión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público?

El presupuesto de inversión de Pemex en los últimos nueve años se ha fortalecido de manera muy muy importante. Y gracias a esos presupuestos, que son como nunca antes en la historia, es que hemos podido compensar la caída de Cantarel, nuestro principal manto petrolífico que teníamos que compensarlo con nuevos descubrimientos y nueva ejecución de proyectos. Ahorita la producción de Pemex digamos que está estable y con pronósticos, en el mediano plazo, de que volvamos a repuntar. Si bien, poco a poco, el escenario es de crecimiento en el mediano plazo, 18 o 19 meses.

¿Qué es lo que queda por hacer en Pemex?

Quedan reformas muy importantes. Ojalá pudiéramos tener un Pemex más parecido a Petrobras. Ojalá. Ha habido reformas que han hecho que Petróleos Mexicanos se vea mejor. Están los contratos incentivados, la posibilidad de que la empresa contrate con proveedores, con prestadores de servicios privados, la ejecución de ciertos proyectos, y tenga una remuneración basada en los resultados que obtenga.

Creo que esto le está dando a Pemex una ganancia en capacidad de gestión, en eficiencia, que antes no tenía. Tenemos un gobierno corporativo que empieza a dar resultados, con consejeros profesionales, y la cartera de proyectos que se autorizan en Pemex, son decididos por ellos; ellos deciden qué proyectos son los más rentables para la empresa. Y en criterios profesionales, en criterios de rentabilidad, deciden en qué proyectos hay que invertir recursos.

Se empieza a sentir una dinámica distinta. Creo que también hay que reconocer a los trabajadores de Petróleos Mexicanos que siempre han sido muy solidarios.

En el pasado, un par de declaraciones suyas le dieron una imagen de insensibilidad, ¿qué lecciones le dejaron esos episodios?

A mí me apena mucho, me sigue apenando mucho, que pueda percibirse públicamente que no conozco la realidad del país, que no comparto el gran esfuerzo que hacen muchas familias mexicanas por salir adelante. Mis declaraciones siempre fueron en el sentido de reconocer que familias con ingresos muy modestos hacen un gran esfuerzo por salir adelante.

Como servidor público tuve la fortuna y el orgullo de ser secretario de Desarrollo Social. Conozco, he convivido con las familias más pobres de nuestro país. Sé lo difícil que es la vida en sus casas. Sé lo que es despertar en una vivienda que tiene un piso de tierra, que cuando llueve se convierte en lodo, donde conviven con animales, donde muchas veces no tienen qué desayunar, no tienen qué comer. Me agravia y me duele que siga habiendo millones de familias mexicanas en esas condiciones y por eso hay que seguir avanzando.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿Hay alguna moraleja en todo esto?

Todo en la vida son experiencias y a todo hay que aprenderle. La lección es que habrá que tener más cuidado en cómo se dicen las cosas.

PREVISIÓN OPTIMISTA
Proyectan un 2012 con leve mejoría.
Rubro 2011 2012
PIB 4% 4.2%
Inflación 3% 3%
Tipo de cambio 12.1* 12.4*
Petróleo 73.3** 74.5**
*Pesos mexicanos. **Dólares por barril.
FUENTE: SHCP, Propuesta de presupuesto de ingresos y egresos entregada a la Cámara de Diputados del 1 de abril de 2011.
Ahora ve
Rebecca Burger, una estrella de Instagram, murió preparando crema chantilly
No te pierdas
ç
×