Las flores del bien

Esta empresa entendió que más que cultivar plantitas, debía desarrollar una estrategia integral.
Yolanda Ruiz

La carretera hacia Ixtapan de la Sal, en el Estado de México, está flanqueada por decenas de naves cubiertas con plásticos blancos. Han invadido todo y han traído prosperidad a la región. Debajo de esos techos hay millones de coloridas flores listas para lucir en cualquier parte del planeta. Los invernaderos, que empezaron a aflorar en los 80, han abierto la posibilidad de exportar para muchos productores que han mejorado sus especies y creado plantas de envidia. El Grupo Visaflor es la empresa más grande en esta región, y Gilberto Rendón, su presidente, no duda al decir que es la  tercera en el mundo.

- Su negocio, abierto desde 1981, ha bregado mucho hasta colocarse entre los primeros. Su estrategia le dio resultados. Compró o se fusionó  con pequeñas empresas hasta formar una controladora, con casi 200 hectáreas de invernaderos en el país (Estado de México, Jalisco, Querétaro y Puebla). Su producto principal son las flores finas y su clave de éxito, la organización vertical y horizontal de la empresa, que le permite controlar toda la cadena, desde la producción hasta la distribución.

- Rendón hace hincapié en la logística, pues sin ella, la probabilidad de quiebra es muy alta, asegura. “Siempre hay alguien que controla todos los embarques en tránsito, para que la flor no espere más de seis horas o para que se refrigere cuando llegue a su destino –explica–. Estamos conectados en línea con nuestras 22 oficinas en la república y las que tenemos en Estados Unidos. Puedo enviar un pedido a un cliente en Alaska en menos de 24 horas y las flores estarán frescas”. Visaflor tiene una red de 50 camiones refrigeradores y bodegas a altas temperaturas en puntos estratégicos para distribuir flores a supermercados y florerías. La empresa ofrece 25 tipos de flores, con 150 variedades por cada una, y 5,000 productos diferentes. “Nuestra ventaja competitiva es el valor agregado. No sólo vendemos la flor, sino que hacemos arreglos, les colocamos los códigos de barra y los enviamos listos para consumir hasta en supermercados. Aquí, Ecuador y Colombia no hacen daño. Ellos sólo exportan flores”.

- En Estados Unidos, algunos supermercados ingresan 2% de sus ventas brutas gracias al departamento de flores, cuenta Rendón. En México, estos establecimientos empezaron a explorar este nicho de mercado hace tres años, con Wal-Mart y, a decir del presidente de Visaflor, el mercado crece día a día.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Los números de la empresa suben como la espuma. Ha invertido entre $500,000 y $1 millón de dólares por hectárea cultivada, su participación de mercado es de más de 50% en México y de 3% en Estados Unidos, y vende por hectárea entre $200,000 y $500,000 dólares anuales. En total, produce un promedio de 300 millones de tallos de flores, vende unos $40 millones de dólares y emplea a 2,600 personas, 80% mujeres.

- La tecnología y el pago de patentes por nuevas especies (entre $0.50 centavos y $10 dólares por planta) convierten al sector en un mercado muy especializado y caro (las empresas importan tecnología por valor de $20 millones de dólares al año). Pero el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá abrió las puertas a la exportación y el crecimiento. Ahora, todos los empresarios, incluido Rendón, ponen los ojos en Europa, “para diversificar riesgos”, advierte. A partir de julio, las flores tendrán cero arancel. Por lo pronto ya piensan en establecerse en España e Inglaterra en octubre. Con esta decisión quieren llegar a vender a esta región $20 millones de dólares y crecer cada año 40%. Y sus planes siguen: ya están en pláticas para comprar el sitio de internet www.floresflowernet.com.mx. El mercado global en sus manos, pero sin descuidar el nacional.

Ahora ve
AMLO fue agredido después de un mitin en Huatusco, Veracruz
No te pierdas
×