Las ideas y propuestas de Mundell

La recomendación a México para que dolarice su economía por parte del premio Nobel contradice uno
René Villarreal

Robert Mundell, economista canadiense –67 años– de la Universidad de Columbia, ha sido distinguido con el Premio Nobel de Economía 1999. Sus principales aportaciones se han concentrado en la macroeconomía internacional, campo en el cual ha recomendado a México la creación de un Consejo monetario para lograr la estabilidad con desarrollo.

-

Las contribuciones de Mundell a la ciencia económica en el área de la macroeconomía internacional se han dado en dos vertientes fundamentales:

-

1. El papel de las políticas fiscal y monetaria, en un contexto de movilidad del capital y bajo diferentes regímenes cambiarios (tipo de cambio fijo y flexible). Este marco teórico y sus desarrollos subsecuentes han permitido un enfoque integral para analizar las políticas de estabilización en una macroeconomía abierta.

-

2. El desarrollo de la teoría de las Áreas Monetarias Óptimas, que en su momento sirvió como marco teórico para la Unión Monetaria Europea y el surgimiento del propio euro.

-

En el artículo clásico de Mundell, escrito en 1963, Movilidad de capital y política de estabilización bajo tipo de cambio fijo y flexible (Canadian journal of economics) fue un trabajo pionero en este campo, y Fleming por su cuenta también desarrolló un planteamiento similar que dio lugar al Modelo Mundell-Fleming, que se presenta prácticamente en todos los libros de texto de macroeconomía moderna.

-

Las implicaciones prácticas de las ideas de Mundell y sus efectos en la política de estabilización son muy poderosas, pues concluyen que en el marco de la movilidad de capitales internacionales y bajo un régimen de tipo de cambio flexible, la política monetaria es de alta efectividad y la política fiscal es inefectiva; mientras que en un tipo de cambio fijo se presenta la situación opuesta.

-

El modelo de Mundell plantea que cuando existe alta y perfecta movilidad de capitales (la tasa de interés doméstica es igual a la internacional) y bajo un régimen de tipo de cambio fijo, la política monetaria es inefectiva ante la actividad económica o el ingreso nacional, mientras que la política fiscal es poderosa. ¿Cómo se explica esto? Mantener el tipo de cambio fijo no se hace por decreto, el banco central tiene que intervenir en el mercado de divisas para comprar y vender cuando hay excesos de oferta o demanda respectivamente y mantener fijo el precio de la divisa (en nuestro caso el dólar).

-

Para comprar dólares, el banco central tiene que dar pesos e incrementar por lo tanto la oferta monetaria; cuando vende dólares recoge pesos y restringe la oferta monetaria y la liquidez en la economía. Esto implica que el propio banco central no puede controlar la oferta monetaria ni dirigirla al objetivo del equilibrio interno (el crecimiento económico y la estabilidad de precios), pues se orienta el objetivo de mantener fijo el tipo de cambio. Sin embargo, la política fiscal, a través del incremento del gasto público o de incentivar la inversión privada (reduciendo impuestos a los que reinvierten utilidades), puede promover el crecimiento de la actividad económica y elevar el ingreso nacional.

-

Bajo un régimen de tipo de cambio flexible como el que hoy día tiene México, es el propio mecanismo de precios (la flotación cambiaria) el encargado de equilibrar el mercado de divisas: cuando aumenta la demanda de dólares, tenderá a depreciarse el tipo de cambio y cuando aumenta la oferta de dólares se apreciará el tipo de cambio. Esto implica que la política monetaria se libera del objetivo de mantener fijo el tipo de cambio y se puede orientar a una política monetaria activa para influenciar el nivel de la actividad económica y el ingreso nacional.

-

El planteamiento de Mundell es visionario, pues en los años 60 el sistema monetario internacional estaba regido por Bretton Woods (un régimen de tipo de cambio fijo y control de movimientos de capital); es desde los 70 y hasta los 90 cuando se ha presentado la alta movilidad de capitales y regímenes de tipos de cambio flexibles que hoy día incluyen a más de 100 países.

-

Desde otra perspectiva, Mundell planteó el marco teórico de las Áreas Monetarias Óptimas que, como ha sido reconocido, impulsó la unificación monetaria de Europa y el desarrollo de su moneda común, el euro.

-

En el presente se ha establecido en México un régimen de tipo de cambio flexible y libertad total a los movimientos de capital. Esto en teoría significa que el tipo de cambio fluctúa en el mercado de divisas de acuerdo a la demanda y oferta, lo cual no significa en la práctica que no puede apreciarse el tipo de cambio real, como ha sucedido en el último año, en donde la entrada de capitales financieros ha provocado hasta una baja en el tipo de cambio nominal (de $10.60 a $9.60 en lo que va de 1999), independiente del efecto del diferencial de inflación entre México y Estados Unidos. Por otra parte, la libertad o autonomía para dirigir la política monetaria al objetivo de equilibrio interno, tanto de estabilidad de precios como de crecimiento, no implica que sea independiente del propio equilibrio externo; pues una política monetaria contraccionista como la de 1999 y la anunciada para el 2000 por el banco central implicará altas tasas de interés reales y, por lo tanto, entrada de capitales, aumento de la oferta de divisas y presiones a la apreciación cambiaria, que a su vez implica un subsidio implícito a las importaciones y un impuesto implícito a las exportaciones, presionando al déficit comercial.

-

En este contexto, en un trabajo reciente, Richard -Cooper1 argumenta que en un país pequeño como México, un régimen cambiario flexible y libertad total en los movimientos de capital son incompatibles; no sólo por la tendencia a la apreciación cambiaria, sino también por la debilidad de un mercado financiero que no podrá desarrollarse al no ofrecer activos financieros con valores estables (dado que continuamente serán afectados por las fluctuaciones cambiarias) y finalmente los agentes económicos preferirán activos financieros internacionales, frenando el desarrollo del sistema financiero nacional.

-

Adicionalmente, plantea que en una economía pequeña, un solo jugador puede afectar, con su intervención, el mercado de divisas, y dado el nivel de apertura en las áreas económica y financiera, repercutir directamente en el nivel de precios e inflación interna; y puede obtener un poder mucho mayor que el de una empresa monopólica para aumentar el precio de su producto, pues en este caso afectaría el nivel general de precios de la economía. Pero desafortunadamente, como menciona Richard Cooper, no existe una legislación internacional ni financiera semejante a la legislación antimonopolio.

-

En este contexto, y a raíz de su nominación como Premio Nobel, Robert Mundell declaró que México debe encaminarse no a una Unión monetaria o Sistema de dolarización de la economía, sino al establecimiento de un consejo monetario o caja de convertibilidad. El argumento fundamental de Mundell es que esto le permitirá a México la estabilidad de precios y contar con tasas de interés bajas por dos o tres décadas con su efecto consecuente, al menos en teoría, en el crecimiento económico.

-

Es importante recordar que el sistema de la caja de convertibilidad implica fijar la paridad del tipo de cambio (ejemplo argentino, 1 peso igual a $1 dólar) y la cantidad de pesos en circulación esta respaldada 100% en dólares (así como toda nueva emisión monetaria) en el Banco Central.

-

El planteamiento reciente de Mundell no es compatible con lo que él mismo planteara sobre la situación de otros países de América Latina y el propio México cuando se utilizó el tipo de cambio como ancla antiinflacionaria. Entonces Mundell establecía que: “El enfoque de los tipos de cambio para la desinflación comienza en condiciones iniciales de inflación y depreciación de la moneda. Una condición sine qua non es un presupuesto balanceado para que la política monetaria pueda ser dirigida a la balanza de pagos. Si se fija el tipo de cambio, los precios de los bienes internacionales dejan de aumentar, en tanto que los bienes domésticos continúan subiendo, desviando la demanda a bienes no domésticos y creando un déficit en la balanza de pagos. Una objeción al uso del tipo de cambio como instrumento desinflacionario es que puede conducir a la sobrevaluación… La historia está repleta de ejemplos de países que, en el proceso de introducir políticas de liberalización y estabilización, han terminado con sus monedas sobrevaluadas… México (1987-1992); Argentina (1990-1992). La estabilización del tipo de cambio y la contracción monetaria parece que conducen a la sobrevaluación del tipo de cambio real y, eventualmente, al fracaso del plan de estabilización”2.

-

Por otro lado, resulta ilógico que hoy día que Argentina está viviendo una presión similar a la de México en 1994 y Brasil en 1998 y tiene serias dificultades para mantener el tipo de cambio fijo, se recomiende que México entre a utilizar el mismo sistema argentino de la Caja de convertibilidad. Dicho sistema ha mostrado ya sus limitaciones porque en los últimos años ha frenado su crecimiento, elevado su déficit externo y evidenciado que ante los shocks externos, como ha sido la devaluación del real brasileño, el único camino de ajuste que tiene es la recesión (-3% del PIB, en 1999), el desempleo y la baja en los salarios reales. No es gratuito que Argentina tenga una de las mayores tasas de desempleo abierto en América Latina (16%) y adicionalmente la política fiscal se vea limitada como instrumento anticíclico y de defensa ante los shocks externos, pues paradójicamente la recesión lleva al desequilibrio fiscal por la pérdida de ingresos tributarios.

-

Por otra parte, Robert Mundell desarrolló el concepto del principio de clasificación efectiva del mercado como marco de evaluación y la eficiencia de los instrumentos de política fiscal, cambiaria y monetaria para lograr los equilibrios interno y externo. En este contexto, J. Tinbergen, el primer Premio Nobel de economía, desarrolló el principio fundamental conocido como Principio de Tinbergen, que establece que para alcanzar un determinado número de objetivos de política económica (crecimiento, estabilidad de precios y equilibrio externo), se requiere al menos el mismo número de instrumentos de política eficaces e independientes.

-

La recomendación de Mundell de que México entre a un régimen de tipo de cambio fijo con un sistema de Caja de convertibilidad significa que, como fue planteado por él mismo en su análisis, se anulen como instrumentos de política económica, tanto la política monetaria, como la política fiscal (por buscar un equilibrio de presupuesto), y la cambiaria, al fijar el tipo de cambio. Así, surge la pregunta:  ¿cuáles son los instrumentos para alcanzar los tres objetivos macroeconómicos de crecimiento con estabilidad de precios y equilibrio externo? Simplemente no podría observarse el principio de Tinbergen (tres objetivos sin instrumentos): la única salida ante un shock externo sería la recesión y la baja en los salarios reales, como es la experiencia reciente de Argentina. Así como he planteado recientemente en mi libro Industrialización, Deuda y Desequilibrio Externo: “El desequilibrio externo del modelo macroeconómico, que violó el principio Tinbergen-Mundell y llevó a la sobrevaluación del tipo de cambio real (TCR), acentuó el déficit en la balanza en cuenta corriente y, por el uso y abuso del capital extranjero, se apalancó en éste de manera excesiva: $100,000 millones de dólares de 1988 a 1994, monto superior a la duda externa total de 1989. Por lo tanto, la sobrevaluación del tcr y el abuso del capital externo volátil y de corto plazo como capital yatrogénico (la medicina acentúa la enfermedad) se convirtieron  en las causas macroeconómicas fundamentales del desequilibrio externo de 1994, el cual, al ser insostenible, propició el colapso del peso, la maxidevaluación de 1995, el retorno de la inflación y finalmente el fracaso del programa de estabilización.”3 Hay que recordar que la inflación de 1988 era de 52% y en 1995, paradójicamente, se volvió al mismo nivel de inflación de 52%.

-

Si el desarrollo económico de México en los próximos 20 años es integral y sostenido y logra articular los procesos productivos con competitividad internacional, podrá entrar para el año 2020 a un esquema de Unión Monetaria para América del Norte, como lo ha sido en la Unión Europea con el euro. Sin embargo, en el corto y mediano plazos, México requiere continuar con un tipo de cambio flexible, pero no de libre flotación, que permite la apreciación cambiaria e incertidumbre y frena el desarrollo no solamente de nuestras exportaciones sino del propio sistema financiero mexicano. México debe avanzar hacia un régimen de tipo de cambio flexible administrado, que tenga como objetivo mantener un tipo de cambio real competitivo de manera permanente a través de un management de “sintonía fina“ en su manejo de la política monetaria, fiscal y cambiaria.

-

Finalmente, hay que reconocer que en el caso de Robert Mundell su visión e influencia en el mundo de hoy es sin duda fundamental, pues como se ha dicho “no hay nada más práctico que una buena teoría”. Sin embargo, no hay que olvidar que las ideas, cuando son correctas o equivocadas, ejercen gran influencia, para bien o para mal. Como decía Jon Maynard Keynes, cuando escribió la Teoría General en 1936: “Las ideas de los economistas y los filósofos políticos, tanto cuando son correctas como cuando están equivocadas, son más poderosas de lo que comúnmente se cree. En realidad, el mundo está gobernado por poco más que esto. Los hombres prácticos, que se creen exentos por completo de cualquier influencia intelectual son generalmente esclavos de algún economista difunto. Pero, tarde o temprano, son las ideas y no los intereses creados las que presentan peligros”.4

-

El autor es economista egresado de la Universidad de Nuevo León, con maestría en economía en el Colegio de México y Doctorado en la Universidad de Yale con la tesis El modelo industrialización sustitutiva: la experiencia mexicana: 1929-1975, -con la cual obtuvo el premio nacional de economía 1976.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- -

1. Richard N. Cooper. -Exchange Rate Choice . Harvard University, junio de 1999.
-2. René Villarreal, Industrialización, deuda y desequilibrio externo en México: Un enfoque Neoestructuralista (1929-1997) , FCE, pág. 634.
-3. Robert Mundell, “Stabilization and Liberalization Policies in Semi open Economies” en Edwards Sebastián, Capital Controls Exchange Rates and Monetary Policy in the World of Economy, pp. 21-30.
-4. J.M. Keynes, Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero , FCE, México, 1977.

Ahora ve
Pequeña guatemalteca envía un mensaje de amor para los mexicanos
No te pierdas
×