Las mujeres más influyentes de México

Estas son las empresarias y ejecutivas que han llegado más alto en el mundo de los negocios. ¿En v
Louise Guénette

“La mujer no ha logrado permear el mundo corporativo”, afirma María Asunción Aramburuzabala, dueña –junto con su familia– de una participación significativa en los  grupos Modelo y Televisa.

-

El hecho de que sólo en 12 de las 500 empresas más importantes de México haya mujeres a la cabeza, da muestra de la escasa presencia de su liderazgo en el mundo corporativo nacional. Las siguen unas 784 mujeres encargadas de áreas como gerentes o directoras, un 10% del total de los ejecutivos. Más de 65% de ellas están concentradas en recursos humanos, mercadotecnia, compras y administración, áreas más tradicionalmente asociadas con las mujeres.

-

Para subrayar el tabú que todavía representa para una mujer llegar a encabezar una firma, Expansión presenta a las 20 directoras generales más importantes del país. Aparecen en dos listados, uno de empresarias y otro de ejecutivas, y en el orden de importancia según el dinero que muevan. Algunas de ellas dirigen negocios que si bien pertenecen a un grupo más grande son el equivalente de una compañía a la cual se le pueden atribuir ventas. El rango de las organizaciones del listado oscila entre $9,298 millones de pesos de Grupo Continental, presidido por Cynthia Grossman, y $50 millones, de Industrial de Especialidades Químicas, que encabeza Marisol Benavides.

-

Cinco de las 11 mujeres heredaron los negocios que les pertenecen mayoritariamente o en parte. Es el caso de Aramburuzabala, Grossman, Angélica Fuentes de Grupo Imperial, Amy Camacho de Africam y Benavides. Gloria Albarrán de Gasoplus, Blanca Treviño de Softtek, Cecilia Durán de Duxy Autotiendas, Elda Cota Miranda de Grupo Venta Internacional y Carmen Cobarrubias crearon sus negocios mientras que Shauna Doyle compró lo que hoy es Pliana Holdings.

-

Entre las ejecutivas predominan las que subieron la escalera corporativa de una multinacional de origen extranjero: Micha Jacobson en GE Polymerland, Lizbeth Hasfield en Mastercard International, Bárbara Mair en Hewlett-Packard, Amelia Quelas en Detroit Diesel-Allison, Simona Visztova en Sam’s Club de Wal-Mart México y María Teresa Arnal, cuya empresa, el portal T1msn, pertenece en parte a Microsoft Corporation. Sandra Sosa y Carmen Lira hicieron carrera, respectivamente, en Grupo Financiero Inbursa y Desarrollo de Medios, empresas de capital mexicano. Isabel Álvarez de la Torre se desarrolló en la banca mexicana y hoy su empresa forma parte del Grupo Financiero Santander Serfin.

-

¿Será más fácil llegar a la cumbre en una multinacional, por el terreno que las mujeres han conquistado en Estados Unidos y Europa y por las políticas de promoción que estas agrupaciones han adoptado? Bárbara Mair afirma que sí. “Hay en México compañías muy importantes que todavía, cuando una mujer se casa o se embaraza, las obliga a salir. Ellos dirán ‘por el bien de la familia, permitimos que se retire y se vaya a su hogar donde tiene que estar’.”

-

Por supuesto, la facción tradicional del mundo corporativo tiene su opuesto. A Sandra Sosa le ofrecieron la dirección general de Afore Inbursa un mes antes de que naciera su hija. “Regularmente las corporaciones esperan a que tengas tu hijo para ver si vas a continuar o no. El hecho de que me nombraron un mes antes me comprometió todavía más con esta agrupación”, explica.

-

Casi todas las directoras entrevistadas pueden recordar algún incidente de discriminación, y no sólo en México. Cuando Gloria Albarrán buscaba nuevo capital para su empresa, Gasoplus, sus representantes en Nueva York le reportaron que algunos inversionistas potenciales demostraron escepticismo al enterarse que la firma era dirigida por una mujer.

-

Las directoras se acuerdan muy bien del momento en que penetraron por primera vez el mundo profesional masculino. Jacobson se sintió cohibida al entrar, recién egresada de la escuela, en la sala de control de una planta de silicio en Estados Unidos y ver un mar de hombres. Otras rememoran el momento de sorpresa cuando llegaron a sentarse con sus pares en la reunión de su gremio: Sosa en la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro, Quelas en la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones, y Fuentes en la Asociación Mexicana de Gas Natural, agrupaciones que vieron su ambiente viril alterarse y los tonos de discusión modificarse, aunque fuera de manera sutil, cuando las damas llegaron a la mesa.

-

La impresión muchas veces es grata desde el principio, y si no, después, cuando las mentes se ajustan al cambio. Así fue para Angélica Fuentes. “Yo sé que cuando pasé a la Presidencia de la Asociación hubo alguna resistencia de las personas que votaron, porque era joven, de 33 años, mujer, en México. Fue mi trabajo el que cambió esa visión que tenían de mí y me reeligieron para un segundo término”, narra.

-

Los obstáculos son superables, concuerdan todas las mujeres entrevistadas.

-

–Con la colaboración de Marina Delaunay

Ahora ve
Manifestantes contra Temer se enfrentan con policías en Río de Janeiro
No te pierdas
×