Las próximas burbujas

Los analistas creen que, sin llegar a ser como las &#39punto com&#39, hay varias burbujas latentes.

Con el beneficio de la retrospectiva, hoy todos coinciden en que la historia -de las ‘punto com’, a finales de los 90, fue una monumental burbuja -financiera. Dentro de cinco años, ¿qué es lo que la gente recordará en 2010 -como la gran burbuja de 2005? Tal vez no sólo se trata de una sola burbuja, -sino de varias.

- El mercado de la vivienda en Estados Unidos se ha transformado en un -candidato para la categoría de burbuja. Aunque a diferencia de 2000 cuando la -manía de las ‘punto com’ no tenía pares en el mercado, la vivienda tiene -ahora algunos competidores muy rígidos en el medidor financiero de negocios que -sorprenden. El mercado de activos, liderado por el petróleo, ha mostrado -señales de burbuja: el ascenso casi vertical en los precios son un excelente -indicio.

- La economía china, en auge, ha sido etiquetada como burbuja. El déficit -comercial de Estados Unidos (récord en su historia y, en parte, un efecto del boom -de China) también parece burbujeante, ya que los economistas dicen que no puede -seguir creciendo, aunque sí lo sigue haciendo.

- En Wall Street dicen que el mercado de hipotecas globales puede convertirse -en la burbuja más temible de todas, ya que los inversionistas y prestamistas -otorgaron créditos a compañías e individuos con tasas de interés -generosamente bajas. Los acreedores podrían arrepentirse de su dadivosidad si -la economía se desacelera y algunos solicitantes de créditos repentinamente no -pueden pagar sus cuentas.

- Un freno en la economía estadounidense dejó a algunos inversionistas -pensando si la Bolsa no merecía también formar parte del bando de las -burbujas, después de dos años de fuertes ganancias. Dado que cada uno de los -candidatos a ser una burbuja puede asociarse con uno igual, sería razonable -suponer que no se trata de burbujas individuales, sino más bien de una mega -burbuja que es ni más ni menos que todo del mundo económico y financiero en el -que vivimos hoy.

- Sin duda, ésta no es una teoría agradable, debido a que el denominador -común de todas las burbujas financieras es que crean inmensos desórdenes -cuando explotan. Basta recordar los miles de millones de dólares de pérdida -cuando explotó la burbuja tecnológica entre 2000 y 2002. Luego, imagine el -posible daño financiero si, al mismo tiempo, los valores de la vivienda -siguieran el mismo rumbo de las acciones de tecnología, China hiciera un alto -en su adquisición masiva de bonos del Tesoro de EU y los prestamistas -descubrieran que muchos de sus deudores realmente no merecían sus créditos, o -al menos no en términos tan benevolentes.

- El concepto de una mega burbuja podría ser una ficción albergada en la -tendencia natural de la gente a relacionar el presente con el pasado reciente, y -suponer que la historia se repetirá.

- Barry Ritholtz, estratega de Mercado de Maxim Group en Nueva York, afirma que -la seriedad del derrumbe de las acciones en tecnología dejó a muchos -inversionistas viendo fantasmas por todos lados. El resultado, dice, es que “tenemos -una burbuja dentro de las burbujas”: cualquier mercado al que se lo asocie con -cifras grandes es candidato a la “categoría de burbuja”.

- Sin embargo, señala Ritholtz que “no es lo mismo estar sobrevaluado que -ser una burbuja”. En este punto sería útil una definición de diccionario -acerca del término burbuja dentro de un contexto financiero: “cualquier idea -que en un comienzo parece verosímil, pero que rápidamente demuestra no tener -valor”. Puede que los precios de las viviendas en EU estén sobrevaluados, -pero cada casa tiene un valor. Lo mismo que un barril de petróleo que lo tiene -porque sirve para algo.

- Jeremy Grantham, presidente de Grantham, Mayo, Van Otterloo & Co. de -Boston, admite que un techo de madera sobre su cabeza tiene más valor que un -pedazo de cartulina con certificados de acciones de ‘punto com’. Se -considera más preocupado por una mega burbuja financiera que muchos de sus -pares de Wall Street. Grantham cree que la mayoría de las acciones y bonos, -así como muchos mercados de bienes raíces en zonas residenciales, están -sobrevaluados y deben bajar sus precios de manera sustancial a finales de esta -década.

- Eso sí, lo que sabemos sobre las burbujas es que mientras se está en medio -de ellas, a menudo, es difícil identificar los hechos. Quizá la gente tendrá -que hacer esa evaluación por nosotros en 2010.

Newsletter
Ahora ve
¿Has soñado con ser una sirena?, una escuela te enseña cómo
No te pierdas