Líderes tecnológicos: a escena

Los especialistas en sistemas tienen que olvidarse un poco del hardware y el software. Hoy la priori
Alejandro Ángeles / Orlando, Florida

Para Gartner Group (GG) no hay vuelta de hoja: en las empresas, los directivos del área técnica tienen que desempeñar un papel estratégico. Los Chief Information Officers (CIO, el genérico en la nueva nomenclatura de negocios con que se conoce a los jefes de sistemas, gerentes de tecnología, directores de tecnologías de información o encargados de los recursos informáticos) deben asumir su misión y encabezar los esfuerzos de sus firmas en un mundo que premiará a quien use mejor sus recursos en este terreno y se proteja eficientemente de ataques terroristas (virtuales y reales).

- -

"El CIO debe llevar su presencia más allá del departamento de sistemas y convertirse en una de las bases del equipo ejecutivo de las corporaciones", afirmó Ellen Kitzis, una de las analistas de GG, durante el Symposium/ITxpo 2001.

- -

Ésta es una compañía que estudia el mercado tecnológico y aconseja a sus clientes, generalmente organizaciones esparcidas por todo el mundo, sobre compras e integración de sistemas informáticos.

- -

La consejería de la organización durante el foro (en los días en que comenzó el bombardeo de Estados Unidos sobre Afganistán y en plena psicosis por los primeros casos de carbunclo descubiertos en el estado de Florida) se enmarca en una coyuntura importante, toda vez que gran parte de las ofertas del mercado de tecnología reiteran las posibilidades de seguridad y alto rendimiento que las ti proporcionan.

- -

Lección aprendida

- -

Un vistazo a lo ocurrido recientemente en algunos casos, como los de Merrill Lynch y American Express, subraya lo que las ti pueden hacer por las empresas. Enormes porciones de las oficinas de ambas asociaciones resultaron devastadas por los ataques terroristas al World Trade Center (WTC) de Nueva York. Sin embargo, a pesar del daño material y humano, graves en sí mismos, los sistemas y los acervos de información resultaron ilesos y en cuestión de días pudieron reactivarse 100% (aunque a un costo muy alto en términos de aspectos operativos y logísticos).

- -

Sin embargo, no todas las firmas afectadas el 11 de septiembre pudieron preservar sus recursos de ti, razón por la cual se reactivó un viejo debate: ¿vale la pena gastar dinero en tecnología, generalmente muy cara y que no brinda garantías plenas en cuanto a la recuperación de la inversión?

- -

Los analistas de GG no quitan el dedo del renglón: afirman que no sólo se debe desechar la idea de "ya no invertir para mejorar los sistemas existentes", sino que las plataformas tecnológicas tienen que actualizarse y probarse varias veces y cambiar lo que no funciona. Esto será causal de más gastos y de amargas disputas con los administradores y los encargados del dinero de las compañías, pero es un "mal necesario", toda vez que estar listo para enfrentar una crisis amplía en el fondo los caminos que permiten lograr la eficiencia.

- -

"El estado de seguridad total debe ser una regla irrompible, no hay que confiarse para nada", afirma Donna Scott, una de las expertas en seguridad de GG.

- -

Aunque cada avance técnico es saludado como un paso más hacia la eficacia en todas las líneas que conforman una corporación, la verdad es que también trae consigo un caudal de asuntos que atender. Es decir, abrir las puertas a nuevas soluciones tecnológicas equivale a destapar una especie de caja de Pandora de la cual pueden brotar virus, fugas de información, problemas de integración, rechazo de actualizaciones, etcétera.

- -

"Cada oleada de sistemas innovadores que irrumpe en el cosmos de información de las empresas, rebasa las medidas de protección existentes e introduce sus propias condiciones de vulnerabilidad", comenta William Malik, gerente de Estrategias de Seguridad en GG.

- -

Como lo demuestran los más furibundos ataques de terror informático, las aplicaciones que se montan en internet son las más expuestas; por ello el directivo recomienda a los CIOs tomar las riendas de los procesos de defensa de los sistemas corporativos y servir de pivote para las nuevas estrategias de negocios.

- -

El analista expone una serie de medidas con las que los jefes de ti pueden persuadir a los mandos ejecutivos de las firmas para usar mejor las herramientas tecnológicas y, al mismo tiempo, proteger sus valores tecnológicos. Entre otras acciones, recomienda adentrarse en el conocimiento de los activos de las agrupaciones –incluyendo los bancos de información sobre clientes, empleados y proveedores– con el fin de establecer políticas de privacidad.

- -

Por otro lado, el ejecutivo observa una dicotomía en el mercado de la protección de datos: las herramientas son baratas, pero la operación y el mantenimiento no lo son; por ello sugiere que las compañías recurran a casas de subcontratación (outsourcing) especializadas en soluciones de seguridad.

- -

Este tema es casi tabú en muchas instituciones (sobre todo latinoamericanas), donde aferrarse a la propiedad de los sistemas es parte del "catecismo" de los negocios. Para ciertos empresarios, no hay ninguna bondad en el hecho de delegar la gestión de las plataformas tecnológicas en entes privados ajenos a la empresa.

- -

Según asegura Malik, de cualquier forma el nicho de la protección de datos crecerá, pues hechos como los del martes negro validan todas las recomendaciones sobre resguardo de acervos informáticos.

- -

GG exhorta a los CIOs a constituirse como un eje estratégico que integra los planes de negocio y el desarrollo de los sistemas (tanto administrativos como informáticos) necesarios para lograr los objetivos de la agrupación.

- -

Convivir con el riesgo

- -

Para los analistas de GG, las acciones derivadas de las agresiones de septiembre y el contraataque lanzado por Estados Unidos y sus aliados, no deben ser utilizados como pretexto para detener las inversiones en tecnología, pues eso contribuiría a aumentar el descontrol que ya se gestaba a raíz de la crisis económica previa.

- -

De hecho, Michael Fleisher –director ejecutivo (CEO) de GG– llama a identificar los porqués del cierre de operaciones en algunas plantas globales. Según él, esta situación se presentará en áreas insospechadas y dañará a muchos mercados; por tal motivo, se deben reforzar los esfuerzos para lograr eficiencia en todas las líneas productivas.

- -

"El entorno obliga a emprender cambios fundamentales en las estrategias de cadenas de abastecimiento –comenta–. El fin último debe ser asegurar la operación continua en caso de interrupciones graves o acontecimientos no previstos."

- -

Algunas situaciones inesperadas se manifiestan, por ejemplo, en problemas como parálisis en los sistemas de transporte de carga, lo cual afecta la logística de compañías que dependen de esa función tecnológica. Este tipo de falla, asegura el directivo, ya infligieron daños en las cadenas de producción de firmas como Toyota y Ford.

- -

"Estas organizaciones tuvieron que cerrar algunas plantas pocos días después del 11 de septiembre y no porque se presentaran reducciones en la demanda, sino a causa de que sus procesos just-in-time, muy eficientes, simplemente dejaron de funcionar al enfrentarse con detenciones en el sistema global de transportación."

- -

Las empresas que encaren un reto similar deberán elegir entre aceptar esos riesgos o apostar por alternativas que implican gastos adicionales. Es decir, en lugar de extender las cadenas de valor y buscar mayor eficacia a menor costo, muchas de ellas se inclinarán por otra opción.

- -

"El resultado será que habrán menos socios estratégicos, pero con vínculos más profundos y contratos más extendidos a un precio, irónicamente, mayor", dice Fleisher.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Esto subraya la importancia que GG otorga al papel de los CIOs, toda vez que ellos serán llamados a apoyar los cambios en los nuevos procesos de negocios.

-

Ahora ve
Estos son los hechos que prueban que el cambio climático es una realidad
No te pierdas
×