Lección de chinos

Feng shui

El milenario arte de crear ambientes armoniosos, por medio de la localización de diferentes tipos de energía, se está adecuando plenamente al mundo dominado por las computadoras y la informática, y se ha convertido en el dogma de moda entre los snobs de Beverly Hills. El nombre: feng shui, la traducción: viento y agua.

- Es una mezcla de estilo de vida y arquitectura, que busca armonizar el Qi, o energía vital, dentro de un espacio físico.

- Aun cuando el feng shui vive su máximo esplendor en Hong Kong, Taiwan y Singapur, donde un racional uso del suelo y los espacios urbanísticos son vitales (en Hong Kong, desde un humilde pescador hasta un magnate consultan a un especialista antes de cambiar una mesa), ya tiene fuertes adeptos en Occidente. En Londres, por ejemplo, la British Airways diseñó su oficina central en Parkland, cerca del aeropuerto de Heathrow, según estos principios.

- Hoy día, muchos ven en el feng shui –dígase fong shuei– una llave para el bienestar, la salud y el progreso. Y sí, se vale consultar sus principios antes de comprar, construir o distribuir espacios, pero hay que tener cuidado con los charlatanes, porque tras la muerte de Thomas Lin Yun, el monje budista que introdujo el feng shui en América a comienzos de los 70, han proliferado todo tipo de sectas en Estados Unidos que sólo quieren vender amuletos y talismanes.

- Rediseñe y armonice
Todo espacio debe tener objetos que simbolicen los cinco elementos: agua, tierra, fuego, madera y metales, dispuestos de tal manera que no bloqueen el libre flujo de energías. Prohibido ubicar sillas o sofás de espaldas a puertas, tener espejos demasiado grandes o colocar la cabecera de la cama orientada hacia baños o depósitos de basura.

- Las plantas vivas, el agua en movimiento, las formas redondas o semicirculares y los acuarios con peces multicolores son excelentes conductores de energía.

- Al dormir, se debe colocar la cabeza hacia el sur, así que revise hacia dónde apunta la cama o su sofá de descanso.

- Las puertas y ventanas por donde ingresan las mayores masas de energía, deben mirar hacia un río o un parque y no hacia un cerro o una mole de edificios; si es posible, se debe procurar un área verde y despejada.

- Debe buscarse el equilibrio entre los diversos objetos existentes, tanto de uso como de decoración, pues según el feng shui, cualquier objeto irradia energía.

Las claves del feng shui
Para ordenar un espacio, se debe tomar en cuenta que esta disciplina tiene como referencia a los cuatro puntos cardinales. - Al centro le corresponde el color amarillo. En él se juega con la luz y los demás colores.
Al sur, el rojo, que alimenta la fecundidad y la sabiduría.
Al norte, el negro, que representa el declive y la somnolencia.
Al este, el verde, que irradia fuerza y simboliza la familia.
Del oeste proviene el blanco, que evoca la muerte.

Ahora ve
El fin del acuerdo nuclear con Irán es una posibilidad real, sostiene Trump
No te pierdas
×