Lejana deducibilidad

-

La propuesta va y viene. Empieza como una sugerencia, se convierte en rumor y luego en esperanza, pero invariablemente termina en una negativa. La idea de hacer deducibles los seguros de vida y de gastos médicos no deja de ser una ensoñación en los desvelos de las compañías aseguradoras.

-

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) ha incluido ese renglón como una propuesta permanente en las mesas de negociación sostenidas con las autoridades pertinentes. Sin embargo, hasta el momento las pláticas no han fructificado, ni siquiera ante argumentos como el efecto benéfico que la medida ha causado en las economías europeas donde se ha implantado. Tampoco han pesado las necesidades del sector y, sobre todo, las de los asegurados.

-

Y en esta constante negativa, el razonamiento más reciente de los directivos de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) plantea que gravar los seguros es un mecanismo que permite al beneficiario recibir la suma contratada sin que tenga que pagar impuestos sobre esa cantidad. Es decir, si alguien contrata un seguro de vida por $100,000 pesos tiene la certeza de que sus beneficiarios recibirán exactamente esa suma.

-

Por otra parte, en el contexto actual en el que las autoridades fiscales buscan mecanismos para ampliar las percepciones por impuestos, la pregunta más que a propuesta suena a impertinencia. La demanda –dicen categóricos– está fuera de lugar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Las aseguradoras consuelan a sus clientes con un detalle pocas veces expuesto: los seguros de vida son inembargables. O sea, en caso de embargo, es el único bien que no puede arrebatársele al afectado. Ante tal “consuelo”, al cliente no le queda más que sonreír con sarcasmo y cambiar de tema. Lejana está, pues, la deducibilidad.

Ahora ve
Pese al tiempo, Salvador Dalí conserva su rasgo más distintivo
No te pierdas
×