Llega la era de la soledad

La futura política exterior estadounidense será de aislamiento. Se acabaron los tiempos de protago

Independientemente de quién gane la elección presidencial en Estados Unidos, la era de su política exterior idealista e intervencionista ha llegado a su fin. En asuntos internacionales, el país optará por el aislamiento antes que por el multilateralismo. De hecho, la asociación con Europa será historia.

- La causa más inmediata es la guerra en Irak y, en menor grado, la guerra en Afganistán. Sin tener en cuenta el resultado final de estos esfuerzos, el costo que han demandado, las  dificultades sorteadas y el controvertido origen de ambos conflictos, erosionarán severamente el deseo estadounidense de tener un rol internacional activo.

- Pero existen también otras causas que afectan las actitudes de Estados Unidos (EU), como  la lección cada vez más clara de que algunos de sus puntos vista con respecto al mundo no son compartidos por muchos de los aliados del país.

- Independientemente de los méritos de la invasión a Irak, algunas naciones europeas han intentado debilitar los esfuerzos de EU.

- A partir de las objeciones a su política, la crítica generalizada hacia Estados Unidos  ha devenido en desprecio por los valores estadounidenses y su sociedad. Son a menudo estereotipados, aun por la prensa europea más influyente, como fanáticos beligerantes y materialistas que menosprecian al resto de la humanidad. Las banderas estadounidenses de idealismo son vistas con sarcasmo y cinismo.

- Y esto va más allá del “anti-bushismo”, es el reflejo de una profunda divergencia cultural. En EU también se han sentido desilusionados de los bastiones del sistema internacional, como  las Naciones Unidas y la OTAN.

- Desde el punto de vista de muchos estadounidenses, las Naciones Unidas nunca tuvieron la legitimidad que le otorgan los europeos; se la considera una organización no sólo débil sino también corrupta y hostil a los intereses de Estados Unidos.

- La alianza de la OTAN también ha sufrido, mostrándose poco preparada para contribuir con fuerzas de presencia a los esfuerzos liderados por los estadounidenses en Irak o para llevar a cabo las garantías de brindar más seguridad en Afganistán. Sólo accedió bajo protesta a ayudar en el entrenamiento del personal de seguridad de Irak.

- Solitario cowboy
El aislamiento y su retirada no van a proclamarse a lo cuatro vientos como tal, pero de hecho ya se está poniendo en práctica.

- Bajo su plan de transformación de fuerzas, el Pentágono va a retirar sus unidades de Corea del Sur y de Europa, dos símbolos sacrosantos del compromiso con su política exterior. Ya no más. La retirada es un camino sin retorno. Una vez que se retiren, las tropas estadounidenses no van a desplegarse nuevamente en Europa o en Asia a menos que haya un conflicto grande y quizás ni siquiera en esa situación.

- Entonces, ¿cómo será la política de seguridad nacional después de Irak? Debe asumirse que el terrorismo internacional seguirá siendo una amenaza seria; la posibilidad de la proliferación nuclear es otra de las principales preocupaciones.

- Es probable que EU se vuelva hacia adentro o que actúe unilateralmente con respecto a estos temas; que se concentre en la seguridad interna para proteger a sus ciudadanos y que intente desplegar un sistema de defensa de misiles para contrarrestar posibles ataques nucleares.

- Sólo trabajará con el resto del mundo cuando se lo soliciten. Porque tiene que hacerlo, trabajará con los servicios internacionales de inteligencia para evitar ataques terroristas del extranjero. El país se reconfigurará para operaciones antiterroristas no convencionales y como fuerzas de ataque que se despliegan rápidamente.

- La fuerza aérea y la naval (ambas altamente sofisticadas) patrullarán las rutas marinas y ayudarán a defender los intereses de EU en todo el mundo. Pero el poder estadounidense no estará en guardia  para defender los valores del mundo occidental, como sucedía en el pasado.

- Un solo interés
A partir de ahora, los estadounidenses actuarán más como europeos en lo que respecta a su comportamiento: serán menos altruistas y más centrados en sus propios intereses.

- En la medida en que Estados Unidos se desentienda de los asuntos internacionales, las tendencias demográficas y económicas llevarán a aún mayores disparidades con el poder internacional. En unas décadas, la población y la riqueza del país serán sustancialmente mayores que las europeas. Gracias a la tasa de natalidad y a la inmigración latina, su población será cada vez más joven y menos europea.

- En el aspecto económico, Estados Unidos habrá establecido una brecha aún más profunda con sus principales competidores, con excepción de China.

- Las economías europeas estancadas y poco competitivas serán mucho menos relevantes para los intereses comerciales de EU.

- Probablemente el país se transformará en un coloso todavía más grande, pero sin el sentido de comunidad con sus socios tradicionales.

- ¿Esto es  lo mejor para los intereses europeos? ¿El mundo estará más a salvo y en mejores condiciones con un Estados Unidos cada vez más poderoso pero menos idealista y menos orientado hacia Europa, además de descreído en las instituciones internacionales?

- Aquellos que quieren ver una disminución del poder estadounidense, deberían reflexionar unos instantes sobre las consecuencias más profundas de ello.

Ahora ve
No te pierdas