Lo que enseñan <i>Las 500</i>

-

Cuando hablar de cambio se ha vuelto lugar común, vale la pena referirse a lo inmutable. La pieza más remachada en la conocida lista Las empresas más importantes de México se llama Pemex. Desde finales de los años 80 hasta la fecha, los conglomerados estatales prácticamente han desaparecido y fueron desplazados de los primeros lugares por las multinacionales. Las firmas de servicios han escalado a mejores posiciones y algunos nombres de resonancia hace dos décadas se extinguieron definitivamente. La compañía petrolera, en cambio, sigue ahí.

-

El listado, que Expansión publica desde hace casi un cuarto de siglo, es más que un cúmulo de datos o conclusiones curiosas. Sus lecturas son tan amplias como numerosos los análisis que pueden derivarse del hecho de que Conasupo, por ejemplo, apareciera como la número dos en 1979; hoy esa posición se antoja extravagante. El segundo casillero ha sido el más revelador. Alguna vez lo ocupó Grupo Sidermex, un consorcio tapatío ya occiso. Hoy el banquillo pertenece a las empresas de Carlos Slim.

A partir de la segunda mitad de los años 90, en los primeros escalones predomina la industria automotriz y, por país de origen, las firmas de capital local y estadounidense.

No se ve por dónde aparecerá el valiente capaz de cambiar eso.
Ahora ve
No te pierdas