Lobos de mar

La Armada de México quiere incursionar en la actividad empresarial.
Alfonso Méndez de Vigo y Valentín Fuentes

"Tenemos la necesidad de renovar nuestros buques de alta mar", expresa preocupado el secretario de Marina, almirante Marco Antonio Peyrot, a la hora que se le pregunta la situación que atraviesa la escuadra a su mando. Recuerda con nostalgia cuando en 1976 la marina mercante del país se situaba dentro de las mas competitivas de América Latina: "Teníamos líneas navieras, comercio con el mundo, importantes flotas de dragado y de Pemex."

- -

Explica que ahora lo importante es el desarrollo marítimo del país y plantea la posibilidad de que la Armada construya los barcos que actualmente renta la paraestatal petrolera en sus operaciones, y que arrojan gastos por $5 millones de dólares anuales la unidad. De acuerdo con el funcionario ellos pueden ofrecerlos a $25 millones de dólares. "Anualmente, el costo del buque, amortizando su inversión, su operación y mantenimiento, saldría en alrededor de $4 millones de dólares."

- -

Los astilleros de la armada tienen toda la capacidad y la tecnología para construir naves como las que alquila la empresa de hidrocarburos. Una sustitución de buques rentados por los construidos en el país para el comercio petrolero haría necesarias 50 embarcaciones sólo para cabotaje (en un periodo de 10 años), lo que da una idea del potencial. "Así que hablamos de un mercado cautivo de construcción a partir del momento en que la nación lo decida", expresa el titular de la dependencia.

- -

Agrega que sus instalaciones están clasificadas de tecnología media, pero que se encuentran en camino de adquirir la categoría "de punta". Por lo pronto se concentran en el diseño de varios barcos entre los que destaca el "buque ideal" que, una vez terminado, podrá construirse en serie a una capacidad de seis por año.

- -

Eso no es todo: en sus astilleros la fabricación de un barco sale entre 35 y 40% más barata que en el extranjero, por lo que sería buena idea que se los encargaran. "Es un ahorro de divisas enorme, aparte que damos trabajo, y utilizamos insumos nacionales", afirma el almirante.

- -

Con la intención de crear tecnología propia, la Armada puso en marcha la dirección de Ciencia y Desarrollo, y estableció acuerdos con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y el Instituto Nacional de Astrofísica Óptica y Electrónica (INAOE). "Hemos desarrollado un director de tiro, radares y sistemas de detección, entre otras cosas", asegura el secretario.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Además de la construcción de barcos, la institución también se ha dedicado a los aviones fabricados con fibra de carbono. El almirante Peyrot narra: "La tecnología la compramos a Estados Unidos y estamos evolucionando con nuestros propios desarrollos; además estudiamos la posibilidad de incursionar en la construcción de dirigibles."

-

Ahora ve
La Cumbre de la OMC terminó prácticamente sin acuerdos en Buenos Aires
No te pierdas
×