Lolita Ayala

-

Después del terremoto de 1985 esta periodista decidió dejar de hacer labor social como aficionada y fundó, junto con su grupo de amigas de la infancia, la asociación Sólo por Ayudar, por medio de la que construyeron casas para los damnificados de la tragedia. Pero no se quedaron ahí: después instituyeron un albergue para niños y jóvenes con adicciones y en 1992 abrieron el Banco de Alimentos –que canaliza los excedentes de la Central de Abasto– y otras dos casas para niños de la calle. Todo esto trabajando por las mañanas en Televisa y atendiendo a sus dos hijos. Darse cuenta de que el servicio social era su vocación de vida fue un proceso gradual que con el tiempo se ha afirmado.

- -

La popularidad de su trabajo en la televisión le abre puertas para conseguir aportaciones, pero hasta ahora sigue siendo una tarea pesada llamar y pedir donativos para sus proyectos. Eso es lo que más tiempo le quita. Porque todos quieren hablar con Lolita.

- -

Esta mujer no se puede estar quieta y en un día quizás haga lo que a muchos nos lleva una semana entera, pero no deja de tomarse cinco minutos tres veces al día para meditar y recuperar su centro. Su prioridad es clara: antes que nada, los hijos –con siete años de diferencia entre ellos–. Chatear con el mayor minutos antes de salir al aire, mientras la maquillan y firma documentos, es cosa de todos los días.

-

Ahora ve
No te pierdas