Los 100 empresarios más importantes de

En 2004 la mayoría de los líderes de empresas triplicaron las utilidades totales de 2003 y aumenta
Juan Pablo Llamas

Fue un año de excesos. Toda expectativa fue desbordada en 2004. Exagerando un poco todos fuimos Slim. Si bien no hay latinoamericano, y menos aún mexicano, que supere al cuarto millonario del mundo y su afán de compras baratas, la suma de los 99 empresarios que le siguen aumentaron sus utilidades 83% en promedio.

- Este año las posiciones, por primera vez en la historia de este ranking, fueron definidas por un índice que pondera el valor de la compañía, las ventas y utilidades, el empleo y los activos.

- Además de los méritos empresariales, hubo un contexto que ayudó. La expansión del PIB nacional cerró en un inesperado 4.4%, tras las previsiones de 3.2%, mientras que el margen neto alcanzado por los empresarios creció de 3.9% en 2003, hasta 8.6% en 2004: también hubo sorpresas entre los máximos líderes de las empresas mexicanas.

- El activo totalizado por las compañías de los 100 empresarios listados creció 37.4%, el patrimonio 44.8% y los ingresos 41.3%, mientras que el valor de mercado para el grupo se incrementó 27.4%. Y lo mejor: las utilidades crecieron tres dígitos, subiendo 204.2% respecto de 2003. Allí están como ejemplo los casos de Dionisio Garza Medina de Alfa y Rufino Vigil González de Industrias ICH con altos incrementos en línea ante la fuerte demanda y la escala de los precios del acero. Para el asombro hay muchos otros casos como Lorenzo Zambrano de Cemex y José Antonio Fernández de FEMSA, ambos enfrascados en ambiciosos proyectos de expansión; o de otros empresarios seguidores del auge de las materias primas, como Germán Larrea de Grupo México y Eugenio Clariond de Imsa.

- El ciclo positivo fue global, arrastrado por el intenso dinamismo de la locomotora estadounidense. Sin duda, eso fue de gran estímulo para la economía mexicana, que luego de años de resultados decepcionantes cerró 2004 inusitadamente bien. Por eso mismo, los frutos obtenidos serán difíciles de mantener durante 2005, al menos al mismo ritmo de crecimiento del año pasado.

- Aunque no todo se lo debemos al tirón externo. Las decisiones de los líderes empresariales, en torno a la estructura y dirección estratégica de sus compañías, encarnan sus propias arrugas de experiencia. Son años de estabilidad macroeconómica y de iniciativas consistentes para racionalizar recursos, diversificar mercados, incrementar la productividad y mejorar la tecnología.

- De algo sirvió la época de vacas flacas. Las eficiencias de ayer fueron el soporte aprovechado por las empresas ligadas a la exportación, frente al tirón coyuntural de la demanda estadounidense. Si las exportaciones no petroleras debían alcanzar 7.4%, terminaron creciendo 12.9%. Algo similar sucedió con las exportaciones petroleras –de las que se preveía un incremento negativo– que crecieron 27.2%, con el enorme impacto para muchos sectores económicos del país.

- Por otro lado, aún cuando mantener la estabilidad macroeconómica con ciclos de baja demanda implicó sacrificios en el crecimiento, los resultados totales de los 100 empresarios ejemplifican cómo el financiamiento (impulsado por la estabilidad continuada) pudo aprovecharse para incrementar la generación de valor de sus empresas.

- El crecimiento del crédito fue significativo en todas sus variantes: el comercial para empresas (17% en términos reales), el crédito al consumo (tasas reales mayores a 40% por tercer año consecutivo) y el hipotecario en moneda nacional (25% en términos reales).

- De la mano de estas tendencias, hubo varios sectores económicos que crecieron por encima del aumento alcanzado por el PIB nacional. Se llevaron los laureles los sectores de telecomunicaciones, construcción de viviendas, comercial, turismo, restaurantes y hoteles, servicios financieros y seguros e inmuebles.

- El primero de los casos está ampliamente representado con las empresas de la familia Slim.

- La fortaleza del sector construcción de vivienda, uno de los casos más relevantes del auge de 2004, se reflejó en las posiciones de Cuauhtémoc Pérez Román de Urbi Desarrollos (Empresario del Año Expansión 2005), Gerardo de Nicolás Gutiérrez de Desarrolladora Homex, Luis Orvañanos Lascuráin de Corporación Geo y Germán Ahumada Russek de Consorcio Ara.

- En el sector comercial, impulsados por el alza del consumo interno, avanzaron Enrique Coppel Luken de Almacenes Coppel y Ricardo Martín Bringas de Organización Soriana.

- Incluso las manufacturas, castigadas con un incremento negativo en 2003, crecieron 4%. Por eso, es difícil encontrar sectores con retrocesos en 2004, como también fue complicado encontrar casos significativos de reducción de capacidad para generar valor en las empresas.

- José Serrano Segovia de TMM, Miguel Rincón Arredondo de Grupo Durango y Alfonso Romo Garza de Grupo Savia son algunas de las excepciones por sus pobres resultados de 2004: los mercados les castigaron con valuaciones menores al cierre del año anterior, reportaron pérdidas, y redujeron sus activos.

- En conjunto, los activos controlados por los 100 empresarios representan 42.3% del PIB nacional y más de 9% del empleo formal del sector privado. Aquí se mide el peso verdadero de los recursos que dirigen y su capacidad de dar empleo directo a una proporción relevante de personas, que a su vez sustentan familias y son base de la actividad social y económica de una proporción importante de la población.

- En empleo destaca obviamente otra vez Carlos Slim, quien además de ser responsable de un número impactante de trabajos (más de 260,000), incrementó significativamente el empleo directo (más de 40%). Por el mismo camino se movió José Antonio Fernández Carbajal, de FEMSA (126,000 empleos en total), mientras que Daniel Sevitje Montull, de Grupo Bimbo, aunque no incrementó sus números a tasas de dos dígitos es digno de mención por los casi 75,000 empleos que mantiene.

- Los nuevos activos de estos altos directivos representan la mitad de la formación bruta de capital fijo para 2004. Por eso son pieza clave del dinamismo en la inversión nacional, y su capacidad de generar valor es la base para el desarrollo del país. Carlos Slim vuelve a ser una figura ejemplar, pero también crecieron a un ritmo de vértigo los activos de José Antonio Fernández Carbajal y Roberto González Barrera, dentro del top 10 de la lista.

- Casi en bloque los desarrolladores de vivienda también reportaron altos incrementos en sus activos. Con igual fortaleza crecieron los activos de Carlos Fernández González, de Grupo Modelo; de Emilio Azcárraga Jean, de Grupo Televisa; de Germán Larrea, de Grupo México, y de Ricardo Salinas Pliego de Grupo Salinas.

- Mantener ese ritmo durante este año será una labor genuinamente titánica. No se espera un retroceso, pero llegar a 2006 con una foto tan positiva como la que presenta esta edición será un reto enorme: 2004 simplemente puso el estilo muy alto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- -

Top 10

Ahora ve
Ideal para vacaciones: conoce las siete bibliotecas más bonitas del mundo
No te pierdas
×