Los ex procterianos atacan de nuevo

El ejército de los ex P&G no se queda quieto: ahora organizan reuniones para estimular la nostalgia
Javier Martínez Staines

“Para cualquier ojo externo untrained, este get together no es nada menos que bizarro.” Estas palabras, obvio, fueron pronunciadas por un miembro del clan ex P&G. ¿Quieren saber la novedad? ¡Los ex procterianos se reunieron! Es de tal tamaño la nostalgia por el alma mater, que su bunker de Loma Florida 32 abrió sus puertas a un magno evento, celebrado en octubre pasado, para dar la acogida a todas las ovejillas descarriadas que dejaron la empresa-escuela para irse a ocupar puestos (todos importantes, por supuesto) en otras compañías. Ni hablar: de to-dos es sabido que P&G es una fábrica de ejecutivos talentosos.

- La iniciativa fue de Martha Miller de Lombera, ex presidenta de P&G en México. Y a su llamado, estructurado a través de una cadena estratégica de correos electrónicos, con encuesta en línea incluida, respondieron con su presencia 500 veteranos de la soon to be conformed PGalumns Society. Wow. ¡Justo lo que necesitábamos! Once a P&Ger… Always a P&Ger es el lema (nadie lo esperaba en español, ¿verdad?), como si se tratara de una cadena perpetua.

- Lo sé. Se enojarán varios ex procterianos cuando lean estas líneas, porque quien esto escribe es un forastero y no forma parte del clan de las vacas sagradas de la mercadotecnia global. Pero es que, desde afuera, da un poco de miedo observar como mantienen una lealtad que sólo se observa en los círculos militares. Para todos aquellos que acudieron y que, en un lapsus, se olvidaron de ser un PGalumn Forever, el evento social y su consiguiente ritual de networking fue bastante secundario. La doctrina es la doctrina, pues. Y por eso mismo el batallón vivió intensamente un evento con todo el sabor de Procter: presentación general, realizada por la adorada y venerada Martha Miller, mentora de la gran mayoría de los ahí presentes; presentación de los business results de P&G México por parte del actual director general de la empresa; luego vino un extenso capítulo de next steps y, al final, la cereza en el pastel fue la presentación de los resultados de la encuesta enviada por e-mail, con un análisis estadísticamente impecable, con un rango de falla de + - 0.5%. Es evidente que el nivel de respuesta de la encuesta fue singularmente alto: ¡60% de los receptores contestaron!

- Después de las presentaciones, que consumieron bastante tiempo, evidentemente, empezó por fin el evento social. Nada estuvo fuera de orden, de cualquier modo se conformaron grupos, con gafetes de colores, de acuerdo con generaciones y áreas. Eso sí, fuera de la tradición de los desvelos (que sí ocurren), a las 11:30 p.m. se fue diluyendo la reunión.

- Los felices ex marketeers de P&G recibieron un arcón de productos de la empresa –para estimular aún más la nostalgia– y una playera cuya leyenda no podía representar mejor esta singular cultura corporativa: Once a P&Ger… Always a P&Ger. Todo el P&G Way en versión concentrada.

- ¿Y saben cuál es la mayor amenaza? ¡Se van a reunir una vez al año! Sálvese quien pueda.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

* Javier Martínez Staines es director editorial de Grupo Editorial Expansión y, aunque no lo crean, respeta profundamente a los ex P&Gers. La tradición de la cercanía se transforma en cariño.

Ahora ve
Trump busca reforzar el cerco económico a Corea del Norte con nuevas sanciones
No te pierdas
×