Los límites de la globalización

El camino no tiene retorno, pero conviene reflexionar sobre cómo matizar los efectos menos benévol

La globalización, se dice a menudo, es un proceso irreversible. Y debe - serlo, en efecto, porque darle vuelta hacia atrás a la página sería un - acto suicida, ya que implicaría regresar a esquemas que mostraron ser - inviables.

- No obstante, se requieren matices. En el pasado 29o. Foro Económico - Mundial de Davos, el término globalización estuvo en boca de centenas de - líderes políticos, empresarios y académicos, que salieron de ahí con una - visible conclusión: el dinero viaja más rápido que las personas y las - mercancías. Y eso, una y otra vez, ha puesto al mundo de cabeza mediante - turbulencias financieras que sacuden todos los rincones del planeta, sin que - se encuentren alternativas realistas para reducir estos efectos nocivos.

- José Gutiérrez Vivó, fiel participante en esta reunión –y quien - debuta en nuestras páginas con un artículo sobre el tema–, enfatiza que - los focos rojos sobre la globalización apuntaron, justamente, hacia las - consecuencias del “dinero casino” y el desplazamiento laboral. Estos dos - tópicos se han convertido en el rostro menos amable de un mundo cada día - más conectado. A grado tal que magnates de la estatura de George Soros han - levantado la voz en busca de establecer una dosis de orden al aparente - desorden.

- Ciertamente, no todas las naciones han logrado aprovechar los muchos - beneficios de la globalización. México es un caso claro. Si bien varios - empresarios mexicanos han asimilado el concepto y han logrado preparar sus - compañías para enfrentar el desafío de competir con cualquiera, es - evidente -y muy doloroso- que el mayor porcentaje de la población tiene - escaso o nulo contacto con el mundo. Mientras no haya conciencia plena en los - altos círculos de poder, que los lleve a establecer políticas incluyentes - de desarrollo, la incursión global del país seguirá siendo una mera - ilusión para las mayorías.

- Por ejemplo, una de las crecientes tendencias derivadas de la - globalización es la oleada de megafusiones entre las grandes corporaciones - mundiales. Este fenómeno ya es visible en todos los sectores: industria, - comercio y servicios. ¿Qué papel le toca a México en este rubro? Con - apenas un puñado de titanes corporativos que pueden hablarse de tú con las - multinacionales norteamericanas, europeas y asiáticas, el camino obvio se - encuentra en fortalecer nuestra planta productiva, de manera que tengamos - más, muchas más de 100 empresas con la posibilidad competitiva de proveer - productos y servicios a los megaconsorcios.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Bajo esa premisa dedicamos nuestro artículo de portada a la unión de - Daimler-Benz y Chrysler. La nueva DaimlerChrysler tiene planes considerables - de inversión dentro de México. Habría que aprovecharlos. Si no existe una - larga lista de proveedores nacionales con capacidad de surtir las necesidades - de esta compañía, entonces otra gran oportunidad se nos habrá escapado.

- Los editores

Ahora ve
Temores por renegociación del TLCAN en industria automotriz en México
No te pierdas
×