Los mercados frente a las elecciones

En vísperas del proceso electoral que marcará un hito en la vida política de México, los mercado
Luis Martín González

La tesis priísta acerca de la “catástrofe” económica que provocaría la conformación de un Congreso de oposición –como resultado de las próximas elecciones– es un tema que, aparentemente, no preocupa a los mercados financieros. De hecho, se considera que aunque se cuente con una Legislatura mayormente opositora, los capitales extranjeros que están fluyendo al país no saldrán y no se verán afectados los resultados macroeconómicos.

-

Más aún, la mayoría de los especialistas financieros –nacionales y extranjeros– coinciden en que hay exceso de liquidez a nivel mundial y México es una buena opción para invertir.

-

La firma UBS Limited, con sede en Londres, ha comunicado a sus inversionistas de mercados emergentes que México presenta una “impresionante recuperación” observada en el crecimiento económico, la disminución del desempleo, el posicionamiento del peso frente al dólar, el control de la inflación, el comportamiento de su balanza comercial y la paulatina recuperación del consumo interno.

-

No obstante lo anterior, los especialistas perciben un mayor riesgo para los mercados mexicanos en el comportamiento de los mercados internacionales, sobre todo el de Nueva York (Dow Jones). También piensan que si el ciclo de crecimiento económico de Estados Unidos se revirtiera –algo no previsto– podría originar consecuencias funestas para los mercados financieros nacionales.

-

Según comentarios vertidos por un representante de bancos europeos acreditado en México –quien prefirió no ser identificado–, “los -inversionistas extranjeros consideran que la expectativa de que el país tenga un Congreso con mayoría de legisladores de oposición es un signo de una mayor democratización del país y de madurez política”, por lo que los resultados no generan inquietud ni se prevé que los capitales salgan intempestivamente del país.

-

Al respecto, Ernesto O’Farrill, director general de Bursamétrica Management, cree que, de ganar la oposición, podría haber una menor captación de ingresos debido a que se limitaría el incremento de precios y tarifas en los bienes y servicios del sector público. Por tanto, el presupuesto de 1998 tendría recortes en el gasto y un menor gasto público repercutiría en un menor crecimiento económico.

-

En cuanto a la posibilidad de que la economía estadounidense entre en recesión –lo que evidentemente se reflejaría en México–, O’Farrill considera que es poco probable que suceda. “Hasta ahora no hay información que indique que acabó el periodo de crecimiento en Estados Unidos y persisten los signos de avance. Si en el futuro suben las tasas de interés y disminuye el crecimiento, eso tendría implicaciones en la economía mexicana.”

-

Con relación al comportamiento de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el director de Bursamétrica menciona que, durante los últimos tres años, este mercado ha presentado una rentabilidad muy importante y agrega que la bolsa mexicana es de las más baratas del mundo. A ello debe añadirse que la economía del país está saliendo de una grave recesión y crecerá sostenidamente durante los próximos años.

-

“La BMV está tomando en cuenta los ciclos económicos que el país presenta cada sexenio, esto es, su expansión desde mediados del segundo año y durante el tercer año. Ello se nota en la actividad que está presentando y en que hay sectores cuya situación es mejor a la que tenían antes de la devaluación de 1994”, dice, y subraya que, en el largo plazo, la BMV presentará una tendencia alcista muy fuerte.

-

Por otra parte, considera que el mercado puede responder a dos escenarios. El primero es el que muestra un avance democrático en este proceso electoral, sin crisis postelectoral. “Esta expectativa es la que el mercado está descartando desde ahora, en contraposición al escenario que presenta problemas postelectorales inmediatamente después de las elecciones, el segundo panorama posible.”

-

O’Farrill también menciona que, además de las elecciones en México, en los primeros días de julio habrá algunos factores que generarán una volatilidad de corto plazo en los mercados. Uno de ellos es el envío del informe sobre el Tratado de Libre Comercio (TLC) por parte del presidente de Estados Unidos, William Clinton, al Congreso de su país, lo que podría provocar reacciones en contra de México y del TLC entre los legisladores de aquel país.

-

Otro factor importante es el efecto de las resoluciones emitidas por el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal de Estados Unidos, con el posible aumento de su tasa de descuento.

-

Aunado a lo anterior, las operaciones al cierre del primer semestre del año en México –que implican significativos movimientos de dinero– serán determinantes en el comportamiento de los mercados.

-

Situaciones como las mencionadas, dice O’Farrill, generan nerviosismo en los mercados, los que podrían presentar alzas en las tasas de interés y presiones cambiarias, sin que esto último signifique la posibilidad de devaluación y volatilidad bursátil.

-

Tomando en cuenta un entorno favorable, que es el que ha -considerado la BMV –con una serie de récords alcistas históricos–, durante el segundo semestre del año se presentarán beneficios para los sectores de la industria de la construcción, alimentos, bebidas y tabaco, bienes de consumo y sector financiero. Los perjudicados podrían ser exportadores y mineros.

-

IMPACTOS ESTADOUNIDENSES
-
Según Francisco Blanco Celaya, director de análisis de Casa de Bolsa Arka, en esta evaluación también es importante ponderar los efectos negativos que la economía estadounidense podría imponer a la mexicana.

-

“Un motivo de preocupación es la prolongada expansión de la economía estadounidense –asegura Blanco–; al respecto, en este año se proyecta un incremento del Producto Interno Bruto (PIB) de 2.1%, cifra inferior al 2.5% estimado para 1996. El reto consistirá en evitar una recesión debida al sobrecalentamiento, la cual impactaría negativamente en el mercado de valores estadounidense y –como consecuencia– en el mexicano.”

-

De acuerdo con Blanco, otros factores que fundamentan el alza en la bolsa neoyorquina son la estabilidad de precios, las fusiones y reestructuraciones de empresas, los incrementos en la productividad por mejoras tecnológicas, un fuerte crecimiento de utilidades y el flujo de recursos hacia fondos en el mercado.

-

Blanco –al igual que O’Farrill– cree que podría haber volatilidad en los días inmediatos al proceso electoral; sin embargo, afirma que, sin importar lo que suceda, las variables macroeconómicas continuarían por el rumbo actual, porque dicha volatilidad y sus causas obedecerían a factores coyunturales.

-

Para la Dirección de Análisis de Casa de Bolsa Valúe, un Congreso de oposición se considera positivo y sólo en caso de darse un proceso electoral conflictivo habría -volatilidad, pero no fuga de capitales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Los compradores de acciones esperarán más claridad luego de las elecciones, después de lo cual continuará la marcha ascendente del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC).

Ahora ve
México se prepara para el round 5 del TLCAN
No te pierdas
×