Los nuevos proveedores

Wal-Mart abrió las puertas de sus tiendas a productos de los mazahuas y tarahumaras.
Araceli Cano

¿Qué compra cuando va al supermercado? Probablemente arroz, frijol, leche, frutas, verduras, pan, yogur, unas servilletas bordadas con hilos multicolores por las mujeres mazahuas y un cesto tarahumara. Sí, es cierto, el arte también está en Wal-Mart y con éste, el apoyo a las comunidades indígenas de México.

- “Con el fin de colaborar para el autodesarrollo de estas comunidades y regresarle a este país lo que nos ha permitido alcanzar”, dice Eduardo Solórzano, presidente y director general de Wal-Mart de México, se lanzó el proyecto ‘Ayudar también es un arte’, para apoyar a estos pueblos indígenas mediante la comercialización de sus artesanías.

- Y vaya que este país es para Wal-Mart uno de sus más importantes mercados. Es la cadena de tiendas de autoservicio más grande de México, que  registra crecimientos anuales en ventas y utilidades de más de 12 y 18%, respectivamente, y donde espera que sus ingresos asciendan a más de 160,000 millones de pesos este 2005.

- La desnutrición infantil y la mala alimentación en las comunidades indígenas mexicanas están asociadas a la pobreza, la falta de oportunidades, la nula educación, los escasos servicios básicos y el olvido. La elaboración de artesanías es su única forma de trabajo y de subsistencia. No hay que olvidar tampoco que a través de sus piezas expresan su cultura y sus costumbres.

- Los tarahumaras y los mazahuas son dos ejemplos vivos de esta realidad, y quienes se distinguen por sus extraordinarias capacidades artísticas. Estos pueblos están formados sobre todo por mujeres, ancianos y niños que viven en condiciones de alta marginación, sólo con la esperanza de que los hombres logren algo al irse ‘al otro lado del río’, y vendiendo, de cuando en cuando, los cestos, las vasijas y los tejidos que elaboran con la materia prima que les proporciona la tierra y con su creatividad.

- A través de la Fundación Wal-Mart se pusieron en venta 40,000 artesanías elaboradas por indígenas tarahumaras en 91 Supercenters en el país, y productos mazahuas en siete Superamas en la Ciudad de México y zona metropolitana.

- En una primera etapa reintegrarán 100% de las utilidades generadas por la venta de estas artesanías a través del Centro de Desarrollo Alternativo Indígena (Cedain) y del Patronato Pro Zona Mazahua, y tras agotar las existencias, estudiarán la manera de que el programa sea permanente, que se amplíe a más tiendas  e incluso, en un futuro, encontrar la forma de llevar estos productos a otros países.

- “Es una forma de demostrar el respeto que tenemos por las personas y las comunidades donde estamos presentes”, agregó Solórzano. Recordó que sólo 12 compañías en este país han recibido por cinco años consecutivos el distintivo de empresas socialmente responsables que da el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi) y Wal-Mart forma parte de ese grupo.

- Esta vez, Wal-Mart ignoró las habituales exigencias a sus proveedores, en cuanto a empaque de productos, fechas de entrega, logística, etcétera, y con la asesoría de sus equipos de compras, transporte, mercadotecnia y operaciones, entre otros, se hizo cargo del traslado de las artesanías a los Centros de Distribución y a cada una de las tiendas participantes, explica por su parte Gisela Noble, directora de la Fundación.

- “Esto no es una dádiva, no es un donativo más, no es asistencialismo, es dar dignidad a esta gente que quiere trabajo para cambiar sus productos por comida, como ocurre en los centros de trueque de los tarahumaras”, menciona Raúl Argüelles, presidente de la Fundación.

- La lluvia esperada
Paralelamente al plan de las artesanías, Fundación Wal-Mart otorgó 1.5 millones de pesos para la construcción de una planta potabilizadora de agua de lluvia en la zona de los mazahuas y se analiza un extenso terreno en la región para promover la siembra de verduras y frutas que también podrían llegar a comercializarse.

- Al respecto, Janet Arreola, presidenta del Patronato Pro Zona Mazahua, señala que únicamente Wal-Mart escuchó acerca de una ‘loca idea’ de captar agua de lluvia para que una comunidad que no contaba con el líquido ahora pueda tenerlo y hasta beberlo.

- Este proyecto será presentado a la Presidencia de la República y al Congreso en marzo de 2006 para que se pueda realizar en otras comunidades y así ayudar a resolver el problema de falta de agua en México.

- “Vamos a aprender mucho de esto, hemos cometido y seguramente cometeremos algunos errores, pero con el aprendizaje, con seguridad, vamos a poder ayudar a otras comunidades indígenas. Se evaluará esta primera fase, ya que por ahora únicamente se está vendiendo artesanía en 98 de las más de 706 tiendas con que cuenta la cadena, pero existe la posibilidad de que también participen Sam’s, Vips y Bodegas”.

- Raúl Argüelles afirma que, para cerrar 2005, Fundación Wal-Mart planea otorgar, tanto en efectivo como en especie, más de 120 millones de pesos (el año pasado fueron 97 millones de pesos) distribuidos en cuatro rubros:

- * Aportaciones en especie: Wal-Mart es el principal donante de la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos, ya que a través de 93 instituciones que reciben los donativos de merma de tiendas, clubes y centros de distribución, durante 2005 se canalizarán más de 88.6 millones de pesos.

- * Jornadas de involucramiento con la comunidad: La empresa invita a sus clientes a apoyar a sus comunidades. Este año, a través de las jornadas de recaudación de fondos, se reunieron casi 5.6 millones de pesos en el país.

- * Tarjetas de ayuda social: Otra forma de dar a las personas la oportunidad de ayudar a sus comunidades es el programa de tarjetas de ayuda a favor de cuatro instituciones filantrópicas (Un Kilo de Ayuda, Hábitat para la Humanidad, Fundación Tarahumara y la Fundación Mexicana para el desarrollo Rural). Por este medio se han logrado captar en lo que va del año 14.3 millones de pesos.

- * Donativos financieros directos: Desde el inicio de 2005, la Fundación entregó 11.8 millones de pesos en aportaciones económicas directas a instituciones con proyectos de nutrición rurales y urbanos.

- “La cadena tiene presencia en todo el país, excepto en Baja California Sur, y en cada una de estas entidades se nota la acción de su Fundación”, destaca Argüelles, y añade que Wal-Mart Canadá se enteró de este programa y, a través de la Oficina de Proveduría Mundial, posiblemente se pueda hacer algo para mandar artesanía mexicana a otras naciones”.

Ahora ve
La evolución del consumidor
No te pierdas
×