Los nuevos retos

Televisa y TV Azteca repetirán su fórmula de 2002 durante este año, pero aún tienen obstáculos
Juliana Fregoso Bonilla

Posiciones en Las 500: 44 y 117

-

Los dos gigantes mexicanos de la televisión pueden caminar con la frente en alto. Aunque para la mayoría de las grandes empresas 2002 fue un año complicado, Televisa y TV Azteca alcanzaron resultados financieros positivos. Con ello sentaron las bases para protagonizar en los próximos años la lucha por conquistar nuevos adeptos.

-

En tal batalla hay dos frentes de ataque: el televidente hispano en Estados Unidos, que representa un mercado potencial de $1,800 millones de dólares, y continuar la zaga de reality shows transmitidos por ambas firmas.

-

En el primer escenario, Televisa alcanzó una cobertura de 96% con la filial Univision. Azteca logró cubrir 60% del mercado hispano tras la afiliación de estaciones en California, Florida, Nueva York y Oklahoma a su red Azteca América.

-

“Tuvimos la fortuna de crecer muy agresiva y sostenidamente. Ahora somos los nuevos niños en la calle; Univision y Telemundo son los que deben estar preocupados”, dice optimista Mario San Román, director general de Operaciones en la televisora del Ajusco.

-

La llegada de nuevas fórmulas como los reality shows y la competencia en la programación habitual por las telenovelas, incrementó sus números. Azteca creció el triple que su contrincante, sumando 9% a sus ventas netas. En comparación con 2001 alcanzó un máximo histórico de $6,690 millones de pesos.

-

Las ventas de su rival crecieron 3.5% más que el año anterior, alcanzando $21,559 millones de pesos. “En el último semestre Televisa superó nuestras expectativas”, afirma Whitney Johnson, la analista de medios de Merrill Lynch, citada en un comunicado difundido por la organización de Emilio Azcárraga Jean.

-

La salud financiera de ambas compañías es tal, que ni siquiera la restricción para la difusión de anuncios de tabaco mermó sus ganancias. El año pasado parecía que eso las heriría gravemente, pero sus ventas dependen de este segmento entre 0.5 y 1.5%.

-

Además de hispanos y nuevos formatos, las televisoras desarrollaron otras estrategias de largo plazo. La emisión de un bono a 30 años por $300 millones de dólares da estabilidad a Televisa, además de sus altos flujos de efectivo, con una sana estructura de capital.

-

Sin embargo, aún tiene algunas piedras en su zapato. El negocio de televisión por cable fue afectado por el impuesto especial sobre productos y servicios (IEPS) que grava con 10% al sector. Eso influyó en la caída de 3% en sus ventas anuales (entre 2001 y el año pasado transitó de $1,122 millones a $1,099 millones de pesos). Los resultados de este año dependerán de su capacidad para sostener e incrementar los precios de sus paquetes básicos y digitales. Además de intentar, con su nuevo negocio de cable módem, atraer nuevos suscriptores y controlar costos y gastos.

-

Azteca, no se deja
La empresa de Ricardo Salinas Pliego tampoco tiene luz verde, pese a sus resultados positivos. Lo que más la afecta es el refinanciamiento del bono del holding y sus problemas legales. Esto último quedó claro a fines de 2002, cuando se destapó el conflicto con Canal 40 que derivó en la toma de la antena por parte de personal de Azteca.

-

Aun así, la compañía hace lo posible para contrarrestar las opiniones negativas. El anuncio de que pagará un dividendo de $140 millones de dólares dejó un buen sabor de boca entre los inversionistas.

-

“Un reto que tienen ambas organizaciones es dar más dinero a los accionistas, por medio de dividendos o recompra de acciones; para eso tendrán que buscar inversiones en otros mercados”, destaca Johnson.

-

En esa línea, TV Azteca logró cubrir con su programación prácticamente todos los sectores. “La Academia [91% de audiencia, según IBOPE] fue uno de los grandes éxitos que cambió la forma de producir los reality shows: le agregamos valor al simple hecho de grabar 24 horas”, destaca su director general de Operaciones.

-

La zaga de programas hechos con tal formato aún no termina. Desafío de estrellas y El conquistador del fin del mundo iniciaron este año y, según San Román, superan en raiting a los cobijados por Televisa: Operación triunfo y Big brother (58% de audiencia en la final, a decir de la propia televisora).

-

Sin duda 2003 será el año de las variedades: telenovelas –como la continuación de Mirada de mujer, producida por Argos–, nuevas comedias de producción local, concursos y noticieros, sin olvidar las emisiones de contenido político por las elecciones del 6 de julio.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El proceso electoral generará a la televisión $35 millones de dólares de ingresos promedio. A diferencia de lo que sucede en los grupos radiofónicos (ver recuadro, pág. 240), los comicios no serán definitivos “para el crecimiento de las empresas”, según Patricia Calvo, analista de medios en Standard & Poor’s. Para ella, los dos años de buen desempeño e incluso los reality shows les pueden dar mayor margen de ganancia que las elecciones.

Ahora ve
Pese a la promesa de Trump, Carrier muda 300 empleos a México
No te pierdas
×