Los pedales del vocho

El VW sedán, icono de la vida urbana de México, ha muerto. Varias firmas se disputan su puesto.
Carlos Mota *

Nunca he conducido un auto estándar, pero alguna vez lo intenté. Lo hice en un vocho y, tan pronto pisé los pedales, éstos me rebotaron casi hasta la rodilla. Me di por vencido; nunca tuve la fascinación que en otros despertaba ese vehículo. Prefiero los automáticos.

-

De Volkswagen en México destacan tres cosas: su firme posición en el escalafón corporativo nacional gracias a su legendaria planta de Puebla, su aguerrido sindicato y su reciente pérdida de competitividad  frente a otras armadoras.

-

Es difícil pensar el México moderno sin ese auto. El vocho fue un vehículo simbólico que México arrebató a Alemania y se convirtió en el icono del transporte popular en todo el país. Si se hiciera una lista de las 50 cosas que definen a la nación en la última parte del siglo XX, el sedán vestido de taxi seguramente tendría un lugar privilegiado.

-

La relación de la firma con el sindicato es una de las más comentadas en nuestro país. Durante julio, muchos vivieron angustia a filo de butaca por las negociaciones que trataron de evitar el despido de casi 2,000 trabajadores, proceso que arrebató durante varios días la atención del secretario del Trabajo, Carlos Abascal, para materializar algún acuerdo.

-

Finalmente la paz entre agrupación gremial y empresa se firmó hacia el 8 de agosto pasado, cuando los casi 10,000 trabajadores aprobaron un nuevo esquema de trabajo flexible, que redujo la jornada laboral a cuatro días y estableció un salario más bajo para los empleados recientes.

-

Pero el problema real de Volkswagen –una vez solucionado el sindical– es la pérdida de competitividad. La venta al menudeo de sus vehículos ha caído consistentemente desde el año 2000. En aquel año vendió 169,000 autos, para caer a 165,000 en 2001 y a 159,000 en 2002. Es un patrón muy diferente al de firmas como Honda, Nissan o la propia Renault, que están en franca explosión en México.

-

Este año pudiera recuperarse un poco la corporación, pues hasta julio había vendido 97,611 vehículos, 5% por encima de lo que logró colocar el año pasado en el mismo periodo. Con todo, parece que la competencia no desaprovechará la oportunidad y la empresa tendrá que abrir aún más el espectro de los modelos que ofrece, a fin de continuar siendo atractiva a segmentos cada vez más específicos. Ya prepara para ello la introducción de un modelo de nombre Bora hacia 2005.

-

Yo creo que Volkswagen dejará de ser icono del mercado automotriz mexicano en unos años más. Sin barreras de entrada, la competencia encuentra terreno fértil en un país con gustos cambiantes y con opciones de financiamiento cada día más flexibles.

-

No sólo el vocho y sus incómodos pedales pasaron a la historia. También lo hizo la posición privilegiada que guardaba la poblana subsidiaria de los alemanes en nuestras mentes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

* Carlos Mota es un reconocido columnista de negocios. Retroalimentación: motacarlos@aol.com.

Ahora ve
El sueño de los autos voladores está a punto de convertirse en realidad
No te pierdas
×