Los pobres tienen capital... pero no pue

Hay que identificar qué normas se comprenden en México. Se necesita un sistema legal que la gente
Louise Guénette

¿Cómo define usted al capital?
Es algo que los ojos no ven y las manos no tocan. Es un concepto con el cual se crea valor. Usted puede comprar vacas en el Chicago Mercantile Exchange pero nadie entra con 10,000 cabezas de ganado. Uno entra con papeles que certifican la existencia del ganado. Son documentos de la propiedad. Ese valor es el resultado de la evaluación colectiva del aporte que pueda tener un bien manufacturado o natural y puede ser capturado en el papel por las normas. Hay que analizar la forma en que se crea un documento de propiedad porque ahí está escondido el secreto de la administración del valor.

Cuando comenzamos a hacer encuestas para ver quién tiene la posibilidad de ser propietario, nos dimos cuenta que son los que tienen todo el capital y los que no pueden constituir documentos legales, que son los pobres, no tienen capital o, mejor dicho, tienen capital muerto. La casa es un refugio, no puede ser crédito, hipoteca, inversión, un paso para algo más.

-

¿Qué hay que hacer para transformar los activos en capital vivo?
La primera cosa es completar el inventario que ya comenzamos, lo cual permite ubicar a las personas que sufren la falta de capital. Son ellas quienes, al tratar de conseguir el espacio legal que les permite estar representadas, saben por dónde están las faltas del sistema y qué cosas escasean. Una vez que se hace esto, ya se pueden identificar los reglamentos, los edictos, las leyes que deberían ser afinadas o ajustadas, y de esto sale un programa de reformas.

La segunda cosa que permite una investigación de este género es ver con qué normas intercambian, producen y protegen sus activos los mexicanos pobres. Porque si bien no son defendidos por la ley, ellos mismos no se quedan sin ley, sino que crean sus propias normas. En los barrios pobres del Distrito Federal o en los ejidos, la gente compra, vende, alquila y presta, sin referencia a la ley. Todo esto se hace con base en acuerdos interpersonales. Tales reglas son pequeñas lagunas de derecho.

Es un derecho fragmentado como el que existía en Estados Unidos, en el siglo XIX, cuando el sheriff de cada pueblo determinaba la hora. La mayor parte del régimen de propiedad en ese país, sobre todo en la parte central y oeste, fue hecha escuchando a los más pobres. Es decir, había juntas públicas donde se le preguntaba a la gente “¿qué es la ley?”, y se hacían inscripciones.

Hay que identificar cuáles son las normas que la gente comprende en México, su vocabulario. Porque ese es el zócalo sobre el cual hay que construir el resto del edificio. Hay que crear un sistema que la gente entienda y sienta como suyo, y ese vivir la ley como propia es lo que se llama en el lenguaje del derecho “contrato social”.
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

¿Por qué llevó tanto tiempo descubrir la importancia del capital?
Los países desarrollados no se dieron cuenta que cuando estaban creando un sistema de propiedad, creaban al mismo tiempo no solamente una manera para distinguir sus posesiones y protegerlas, sino con el mismo andamiaje institucional el mundo del capital. Como ya funciona, están bien. Pero como nosotros no lo tenemos es nuestra obligación tratar de ver por qué ellos pueden crear capital y nosotros no. Lo que los sostiene es su sistema legal.

Ahora ve
El Rolls-Royce Sweptail es el automóvil más caro del mundo
No te pierdas
×