Los sonidos... o el silencio

Algunos le atribuyen cualidades terapéuticas, otros piensan que distrae. La música ambiental despi
Alberto G. Navarro

Hay quien afirma que la llamada “música ambiental” que se deja escuchar durante las horas laborales en muchas oficinas ayuda a relajar al personal e incrementar su productividad. Por lo menos eso dicen las empresas que ofrecen tal servicio sonoro. En realidad se conoce poco acerca de lo que piensa la gente que durante continuos y largos periodos se encuentra expuesta a esta música, o si tal herramienta es susceptible de revisión y mejoras.

- Sea cual fuere la decisión de una empresa de utilizar o no este servicio en sus instalaciones, sin duda buscará siempre un mejor y mayor rendimiento por parte de sus empleados. Y, se asegura, uno de los caminos y retos para lograrlo es abatiendo el estrés, contemporáneo flagelo para el personal.

- El hecho es que hoy es común encontrar música ambiental por doquier. Está presente en bancos y en restaurantes, hoteles, consultorios médicos, despachos, elevadores, baños, centros comerciales, oficinas...

- Para la prestación de este servicio existen dos empresas líderes que dominan y se disputan el mercado nacional: Música Selecta (Muzak, multinacional que adquirió en 1995 a Programusic) y Multiradio Digital (filial de MVS Radio), esta última con sólo unos años de existencia.

- Los protagonistas
Miguel Ángel Gomora, gerente general de Muzak México, define a su actividad como la comercialización de un servicio intangible, “un estímulo de productividad a través de la música”. Creado, conformado y transmitido desde su centro de operaciones en Carolina del Norte, Estados Unidos, el producto musical está diseñado para adaptarse a cualquier tipo de empresa, sea comercial, industrial o de servicios. “Nuestra oferta está diseñada hacia lo general. Es música planeada para incrementar la productividad en el personal”.

- Lo cierto es que según consultas, mientras en algunos casos —por ejemplo, sucursales bancarias— la música prácticamente pasa desapercibida para el personal, en otros la sonorización ambiental es recibida con agrado o con franco rechazo. Quienes sí la aceptan, manifiestan sentirse más cómodos al momento de trabajar.

- Según Gildardo Benítez, gerente de Proyectos de Xerox —corporación que tiene instalado el servicio musical—, de las 1,200 personas que laboran en el edificio capitalino de la compañía a 20% (es decir, casi 250 empleados) les desagrada.

- Gomora, de Musak, sostiene que la música ambiental que programan disminuye el estrés, incrementa la concentración y tiene efectos positivos en la salud, sobre todo en personas que convalecen luego de alguna intervención quirúrgica. De acuerdo con documentos proporcionados por Muzak, “una cuidadosa planeación e investigación científica ha sido realizada por nuestra corporación para crear (sic) música que sea ‘funcional’”, de ahí que el producto “esté hecho para oírse, mas no para entretener y distraer”.

- Para lograr lo anterior, esta firma ha desarrollado una técnica llamada “estímulo progresivo”, que de acuerdo con sus investigaciones es una respuesta a la fatiga que aqueja al personal. La fatiga se presenta en ciclos, siendo los de menor productividad a media mañana y a media tarde. “Por lo tanto, la música funcional se programa en un movimiento ascendente y más estimulante a lo largo del día”, informa Gomora.

- Según él, su programación “se divide durante el día en periodos de 15 minutos. Las selecciones musicales están diseñadas para incrementar los estímulos a medida que pasa cada cuarto de hora. Música más brillante y de mayor valor estimulante es proporcionada para contrarrestar ese ciclo diario de fatiga”.

- Su competidor, Multiradio Digital, irrumpe a partir de los años 90. Aunque es una empresa joven, la penetración que ha tenido en el mercado de la música programada para negocios es de tal magnitud que, hoy por hoy, ofrece pelea a su contrincante, que tiene 30 años de experiencia.

- La característica que distingue a Multiradio es la variedad de su programación, que va desde música clásica hasta country, pasando por la “instrumental suave” (recomendada para oficinas), jazz, “rock suave” e incluso boleros.

- “A fin de cuentas, el propósito es el mismo: crear un ambiente agradable para el trabajador”, dice Luis Heriberto García Muñiz, director de Multiradio Digital, quien aclara que su enfoque tiende más hacia la calidad musical, “porque realmente esa es una necesidad no satisfecha”.

- Aunque Muzak prefiere no dar cifras exactas (“es información confidencial”) sobre el número de empresas que forman su clientela, asegura que suman miles en ciudades como México, Acapulco, Puebla, Toluca, Tijuana, Guadalajara, Monterrey y León. García Muñiz, por su parte, informa que su cartera de clientes asciende a 25,000 suscriptores en el Distrito Federal, Guadalajara, Monterrey y Veracruz.

- Ambas compañías estiman que aún existen muchos clientes potenciales susceptibles de ser atendidos. Para Gomora el mercado está casi virgen. Su empresa confía en que seguirá prevaleciendo porque “lo que otorgamos es un estímulo para la productividad, mientras que la competencia sólo ofrece un producto”. Multiradio Digital arguye que su reacción se centrará en los mercados subexplotados, máxime cuando la posibilidad de que aparezca una nueva empresa competidora se torna remota en virtud de lo difícil que es obtener la concesión de frecuencia que otorga la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

- Cuestión de decibeles
“En relación con el nivel de sonido que debemos respetar para no afectar al oído humano, la instalación del servicio se rige más por las condiciones del lugar que por una medición científica”, acepta García Muñiz, quien agrega que antes de instalar cualquier bocina llevan a cabo una revisión del área a musicalizar.

- Para ello toman en cuenta la superficie en metros cuadrados, la cantidad de personal y la actividad que éste desarrolla. Muzak, por su lado, lo hace a través del decibelímetro o medidor de ruido, a fin de conocer el nivel óptimo de sonido y con ello contrarrestar el ruido ambiente. En una conferencia dada el año pasado ante la Sociedad Mexicana de Acústica, se establecía que la amplitud auditiva del ser humano va de cero a 160 decibeles. Así, por ejemplo, mientras que el silencio consta de 10 decibeles, una oficina tranquila reporta 40.

- Cabe aclarar que aunque se asegura que la música ambiental no tiene repercusiones negativas sobre la tolerancia auditiva de las personas, hay quien afirma que sí las obliga a atender una diversidad de sonidos que en algunos casos pudieran contrarrestar su concentración en actividades muy específicas.

- Concepción Morán, maestra en psicología experimental, quien se ha especializado en el estudio de la música y sus manifestaciones, recomienda analizar claramente en qué momentos se puede usar esta herramienta: “En términos de productividad es mejor hacer una pausa de 15 minutos que mantener constantemente el sonido musical”. Agrega que el silencio es algo que también debe conocerse y apreciarse. No obstante, reconoce que “hay gente que ya no conoce el silencio porque no quiere estar consigo misma, o realiza un trabajo tan desagradable que quiere mantenerse distraída todo el tiempo”.

- Para Alberto Muñoz Flores, director del Estudio Bartok —institución dedicada a la apreciación musical—, lo ideal es no crear “recetas de cocina”, debido a que, contrario a lo que dicen otras personas, “con música también podemos alterar a la gente. Después de un cierto tiempo ya no relaja a los empleados, e incluso la música ambiental se llega a convertir en una droga”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Experto en el aprendizaje y enseñanza de la música, Muñoz considera superficial afirmar que es posible aumentar la productividad a través de la música ambiental. Coincide que los intervalos de silencio también son una opción que debe considerarse. En este sentido, concluye, una alternativa para elevar y motivar a los empleados es la realización de una gama de actividades como parte de su trabajo que incentiven el desarrollo de sus aficiones.

- “Pero ello debe estar en armonía con el gustos de esos empleados, no necesariamente obligarlos. Aquí la música como arte sí tiene mucho que aportar, pero sólo a aquellos que de verdad tengan interés en ella.”

Ahora ve
Donald Trump celebra el récord del Dow Jones
No te pierdas
×