Los temerarios

En un ambiente hostil ellos patentan inventos, crean empleo y fundan negocios. Son los 20 jóvenes e
Gabriela Ruiz

Terminaron su plan de negocio a las cuatro de la mañana. Por la ventana, el alumbrado de Nueva York se apagaba conforme amanecía el 11 de  septiembre de 2001. Unas horas después se derrumbaba el World Trade Center. “Iba a Merrill Lynch, en búsqueda de financiamiento. La cita era en unas oficinas de las Torres Gemelas”, relata Marcus Dantus, CEO de SimiTel.

-

El directivo, junto con sus socio Serge Kruppa, se vio obligado a levantar una ronda de financiamiento entre amigos y familiares para su negocio de automatización de procesos telefónicos (por ejemplo, reconocimiento de voz). “Estos son los problemas que nos hicieron más fuertes”, dice.

-

Su firma fue una de las 20 empresas seleccionadas como las más prometedoras en México por el perfil de sus líderes y la viabilidad de su negocio. Las eligieron Endeavor, una organización sin ánimo de lucro que apoya a los nuevos líderes empresariales en países emergentes; el Instituto Tecnológico de Monterrey y Young Entrepreneurs’ Organization (YEO), una institución orientada a la capacitación de jóvenes empresarios líderes.

-

Para sobrevivir, estos emprendedores se lanzaron a la aventura, y no precisamente a una sin riesgos. En México los nuevos negocios tardaron en promedio 57 días en abrir en 2002, lo mismo que en 2001. En su informe Haciendo negocios, el Banco Mundial ratifica que el país ocupa el lugar 129, entre 133, por su nivel de regulación en el mercado laboral, un freno para los emprendedores que desean crear fuentes de trabajo.

-

“Hay mucha tramitología, desde la cantidad de impuestos que necesitas pagar para iniciar”, comenta Luis Derechin, socio de JackBe, una firma creadora de tecnología. Él nunca ha buscado trabajo en su vida. Desde niño, cuando su familia vivía en San Diego, se pasaba a Tijuana a comprar dulces mexicanos artesanales para vendérselos a sus compañeros de escuela gringos. Más tarde, junto con su hermano Jacobo, desarrolló una tecnología que permite una muy alta velocidad con una conexión telefónica normal sin necesidad de ancho de banda. Su creación está en vías de ser patentada en México y otros países. “Si no tengo ni para pagar la nómina, cómo le voy a hacer liquidar todo esto. Debería haber beneficios para las nuevas tecnologías y no los hemos encontrado”, se queja Derechin.

-

Hay que arriesgarse
Talento hay, lo que falta son ganas de tomar riesgos. Frente a esto, casi ninguno de los emprendedores seleccionados ha solicitado empleo en alguna corporación. Ari Rapoport, fundador de Rapoport y Asociados, nunca quiso ofrecerle su talento creativo a las agencias de publicidad. Empezó con una computadora y un escritorio al lado del garage de la casa de sus padres. A la fecha emplea a 20 personas en esta compañía y 16 en IXP Impresos Express, su negocio de más reciente creación.

-

Los obstáculos a superar a veces son más sutiles: la falta de cultura empresarial en México genera la desaprobación del que quiere poner un negocio propio desde cero. “Mi familia me ha dicho muchas veces que estoy loco –asevera Rapoport–, pero eso me alimenta. Cuando me dicen ‘no puedes’, me dan más ganas.”

-

La falta de fuentes de financiamiento es otra enorme barrera. Nadie quiere arriesgar dinero en la idea de un joven. Por ello Endeavor fomenta el encuentro de sus elegidos con inversionistas. Antes, tuvieron que recurrir a préstamos de amigos, familiares y romper su alcancía. José Sánchez, fundador de Indman, que comercializa y ofrece servicios de ingeniería para la actividad industrial, tomó amarga medicina tras solicitar un crédito bancario. Fabricaba autopartes y buscó financiamiento con el fin de crecer, en 1994. Con el error de diciembre y la escalada de las tasas de interés, tuvo que liquidar el negocio para pagar sus deudas y empezar otra vez de cero con recursos propios.

-

La persuasión ha sido para muchos el mejor medio de empezar una empresa. Fernando López –director comercial de Galería 765, comercializadora de juguetes– y su socio se fueron a las ferias importantes del sector: “Escogimos un par de productos y de saliva empezamos a cerrar tratos con fábricas fuera de México para ser sus representantes aquí”, explica. La competencia ventajosa del comercio informal no lo desanimó ni a él ni a  Xavier López Miranda, director de Espiral, una disquera independiente que ha lanzado discos de rock, pop y música electrónica. Poch y Ritmo Peligroso son dos de sus estrellas. Pero a veces se hace difícil vender cuando los piratas tienen mejores precios y un mayor número de puntos de venta que cualquier tienda. Atención, gobierno, el emprendedor propone. “La solución contra la piratería es sencilla: quítales la materia prima, regula la importación de CD vírgenes, que entren al padrón de importadores que ya existe.”

-

El entusiasmo de estos jóvenes se encuentra a veces con que sus productos y servicios no son comprendidos y aceptados por un mercado al que le falta mucho camino por andar. Lo constató Xavier Montoya cuando llevaba su producto, Obra en Línea –basado en el uso de internet– a clientes que ni correo electrónico tenían. Él detectó la falta de comunicación en los proyectos de construcción. Decidió lanzar un programa que permitiera centralizar la información en un servidor conectado a la Red las 24 horas, para que todos los participantes en el proyecto lo pudieran consultar. Tras varios años de tratar de venderlo, el programa hoy le ahorra recursos financieros y permite elevar los niveles de productividad de sus clientes. Su creación le ha permitido a los arquitectos deshacerse del paradigma de que siempre terminan tarde y fuera del presupuesto original.

-

Adversidad es oportunidad
El crack de la web resultó en la pérdida de credibilidad del medio. Uno de los grandes retos ulteriores ha sido convencer al mercado de que la Red genera valor, de acuerdo con Heberto Taracena, fundador de Metros Cúbicos, una compañía que brinda servicios de internet a la industria inmobiliaria, sobreviviente de la burbuja de la nueva economía. “Les dije a los empleados que la compañía es como un niño que afortunadamente está vivo, pero repinche. Tenemos que invertir todos en peinarlo, ponerle zapatos ortopédicos y arreglarle los dientes para que sea un niño bonito”, narra.

-

¿No se puede crear tecnología de punta en México? La pregunta indigna a Sergio Aguirre, fundador de Innouva Technologies de México, creadora y comercializadora de tecnología en tercera dimensión, con aplicaciones, entre otras, en la cirugía endoscópica. Permite al médico ver en tres dimensiones lo que está haciendo al paciente. El proyecto tiene retos importantes. “Podemos hacer que cualquier monitor despliegue información en tercera dimensión, pero no se han generado contenidos ni imágenes para que las veas”, se queja el innovador.

-

Emilio Sacristán desarrolló una nueva tecnología para vigilar a pacientes en terapia intensiva. “Un sistema que permite medir exactamente el nivel de daño tisular en enfermos que sufren insuficiencia cardiorrespiratoria”, relata. Pero su investigación y desarrollo no encontraba eco en las fuentes de financiamiento. Por esta razón decidió fundar Innovamédica, un puente que toma los proyectos y transfiere la propiedad intelectual a las empresas que están dispuestas a comprarlos y distribuirlos.

-

En el área de salud también se encuentra otro emprendedor que trata de acabar con la fama de la venganza de Moctezuma por la mala calidad del agua. El cloro ha evitado enfermedades, pero la mutación bacteriológica ha elevado la cantidad requerida para purificar el agua, de forma que ésta sabe y huele a cloro. Federico Rodríguez, director general de Aqua Bio Technologies, impulsa la potabilización del líquido usando iones de plata. Una instalación en un comercio o en una casa requiere la misma cantidad de plata en un mes que la que se necesita para desinfectar ensalada. “Nuestra ventaja competitiva es que los iones de plata eliminan bacterias, virus y hongos a su paso. Si pongo un sistema a la entrada de una escuela o una ciudad, los iones van desinfectando toda la biocapa en las tuberías y las deja limpias”, explica.

-

Aire fresco
La conservación del medio ambiente es también un tema popular entre los miembros de esta generación. El más joven del grupo es Víctor Eduardo Medrano, de 21 años. El ahora socio fundador de Tarimas Ecológicas se preocupaba al ver los aserraderos clandestinos a lo largo del país y la acumulación de basura en las zonas industriales. Así que preparó un plan de negocio para la elaboración de tarimas hechas con plástico reciclado, que duran cuatro veces más que las de madera, no albergan bacterias y aguantan todo tipo de condición meteorológica, características indispensables para el transporte de mercancía exportada.

-

La comunión con la naturaleza, propia de esta camada de empresarios, no acaba ahí. Alfredo Rico, director de Ecoturismo México Amigo, detectó la degradación del entorno en las comunidades pobres e indígenas en su lucha por sobrevivir. Llegó a las remotas comunidades para ofrecerles cinco veces el ingreso que ganaban, a cambio de dar hospedaje y comida a turistas interesados en el medio ambiente. Los participantes ahora cuidan su medio para seguir atrayendo visitantes.

-

Tras la era industrial, es evidente que se quiere regresar al contacto con natura. ¿Quién dice que no se puede vivir del campo? Gustavo Escobar mantiene a su familia produciendo algo tan elemental como gladiolas y follajes. Optó por asociarse con cultivadores en Atlixco, Puebla. Les proporcionó bulbos, agroquímicos y fertilizantes a cambio del producto final. Hoy las flores alimentan a una cooperativa de 33 asociados y genera 250 empleos directos. La logística ha sido clave en el éxito de las exportaciones a Estados Unidos.

-

En esta pieza esencial en los negocios se especializó Francisco Giral, director de NetLogistics. Después de trabajar para la entonces colosal TMM, este emprendedor decidió abrir su propia firma orientada a asesorar a las empresas sobre cómo reducir costos, al tiempo que ofrece un portafolios de tecnología parcialmente creada por su equipo.

-

Tras siglos de guerras y revolución industrial, se vislumbra la preocupación por preservar la naturaleza, salud, equidad y humanismo. Jesús Izquierdo habla poco de su negocio. Lo que le entusiasma es explicar cómo divide sus utilidades. “Una parte se reinvierte en la compañía, otra entre el personal y la tercera beca a niños de bajos recursos.” Recuerda una infancia precaria en la que la compra de zapatos y uniformes era toda una faena. Por lo mismo, está empeñado en apoyar a pequeños con el mismo potencial que los más acaudalados.

-

Por otra parte, Omar Nacif ha encontrado en la familia de clase media una fuente de ingresos exponencial. Su cadena de clubes deportivos Sports World satisfacen las necesidades de hacer deporte con un concepto integral y para toda la familia. Estos son indicios de que México se encuentra en el umbral de una sociedad que quiere dejar atrás el conformismo, la desigualdad y la erosión para construir un país más sano, creativo y responsable.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El martes negro pudo romper el sueño de Markus Dantus de Simitel, como la piratería, los engorrosos trámites y la deficiente infraestructura la de tantos otros. Pero para viajar en barco propio sirven bien los tres principios que sacaron a Dantus del trance: la perseverancia: “seguir siempre adelante”; la improvisación: “porque no sabes de dónde vienen las barreras”; y el optimismo: “no dejarte caer”. Algo que cualquiera de estos 20 héroes de los negocios aplica a diario.

Ahora ve
EU renueva restricciones de viaje e incluye a Venezuela, Corea del Norte y Chad
No te pierdas
×