Manos libres

Los banqueros del país se quejan de excesivas regulaciones guernamentales.
Adolfo Ortega

Los banqueros dicen que la mesa está casi puesta para reactivar los créditos y alcanzar la meta de crecimiento económico sostenido que tanto se anhela. Pero antes de participar piden que se “modifiquen las reglas del juego”. En la Convención Bancaria afirmaron que México necesita un sector financiero sano y fuerte, pero con más libertad y menos regulación para que pueda financiar el desarrollo. Héctor Rangel, presidente de la Asociación de Banqueros, se quejó ante las autoridades de los gastos en los que incurre el sector por la supervisión de siete diferentes instancias. Dijo que deben responder al mismo tiempo a quienes vigilan a los bancos e intermediarios bursátiles; aseguradoras y afianzadoras; Afores; Secretaría de Hacienda; Banxico y la Comisión que defiende los derechos de usuarios de servicios financieros (Condusef).

- -

Según el directivo, durante 2000 los bancos gastaron $109 millones de pesos sólo en preparar y entregar documentos para responder a las exigencias de regulación y vigilancia. Rangel citó un reporte de competitividad del Foro Económico Mundial que ubica al sector bancario del país en el lugar 46, por el tamaño de sus activos; sin embargo, es el cuarto lugar en el número de supervisores y quinto en cuanto al presupuesto de vigilancia. Advirtió que este “exceso” puede convertirse en una carga que frene la innovación e imponga costos que repercutan en tasas de interés más altas para sus deudores presentes y futuros. Esa es la razón por la que insisten en crear una sola entidad que absorba las funciones de inspección y control. De esta manera, afirma, se eliminaría la duplicación de tareas, habría más eficiencia, se reducirían los costos y el sector se dirigiría a su autorregulación.

- -

Además de la costosa supervisión, acusan que México tiene una de las cuotas de protección al ahorro bancario más altas del mundo. Los bancos deben pagar un seguro de depósito para que sus clientes tengan a cubierto sus recursos en caso de que las instituciones tengan problemas financieros. Esta cuota no es nueva, pero se incrementó en forma importante a partir de la creación del Instituto de Protección al Ahorro Bancario.

- -

Otras quejas son por no poder acreditar ante el fisco todo el IVA que pagan en su operación; no deducir los gastos que se producen con las reservas de su cartera de crédito; que el gobierno no les reconzca el componente inflacionario en algunos renglones de su contabilidad y por el alto coeficiente de liquidez que les exigen las autoridades.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- -

Calculan que todo lo anterior significa un gasto superior a $10,000 millones de pesos al año, costo que repercuten en sus clientes y que, sumado al ISR que retienen a los ahorradores, implica que el usuario del crédito en México debe pagar tres puntos porcentuales más de tasa de interés con el fin de que los bancos cubran estos costos externos. Tal situación representa otra barrera para que el crédito regrese a las empresas y hogares de los mexicanos.

Ahora ve
Liliane Bettencourt, la mujer más rica del mundo, murió a los 94 años
No te pierdas
×