Mar picado y en alerta roja

En 2003 las primas del sector cayeron 65%. ¿Qué sigue?
NV

Los seguros de pensión están surfeando la ola más difícil que les haya tocado enfrentar. Mientras en 2002 el rubro reportó primas por $9,440 millones de pesos, el año pasado la cifra fue de apenas $3,317 millones  de pesos.

- La drástica caída se explica por la nueva interpretación dada a la Ley para el Retiro de 1997. Hoy los pensionados pueden solicitar los recursos de su jubilación en caso de cesantía, vejez, invalidez o fallecimiento al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y así saltarse a las aseguradoras que ya estaban preparadas para administrar esos recursos.

- El cambio en las reglas de juego fue dramático para las firmas del sector. “Tuvieron que tomar medidas con el fin de adecuar sus estructuras a los nuevos volúmenes de operación“, afirma Ricardo Arias, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

- “Quienes  optaron por recibir su jubilación de manos de una aseguradora no se encuentran en riesgo porque esos fondos existen en las reservas de las compañías”, precisa el directivo.  En el supuesto –extremo– de que ya no llegara ningún cliente nuevo, las empresas especializadas en seguros de pensiones se volverían entidades administradoras de esos recursos.

- La disminución del pastel, debida a la dura competencia del IMSS, no sólo afectó a las aseguradoras, también impactó al segmento de la banca que ha incursionado en el ramo. En apenas tres años, la venta de pólizas a través de ventanilla bancaria se redujo de 40 a 10%.

Newsletter
Ahora ve
“Se ve progreso en las variaciones mensuales de inflación”: Carstens
No te pierdas