Mario Laborín: Nafin no tiene un cinco

El director general de Nacional Financiera (Nafin) habla con franqueza: &#34La banca de desarrollo e
Samuel García

¿Cuál es la situación de la banca de desarrollo en México?
Seguimos con una banca dispersa, especializada, muy horizontal, y no hemos dado el paso de consolidación para ser más eficientes con la apertura de las fronteras.

-

¿Por qué dice que es obsoleta?
Porque nos quedamos en un esquema de país cerrado. Tenemos 134 programas para pequeñas y medianas empresas, (PYMES), distribuidos en diferentes secretarías y entidades, que debemos reenfocar.

-

¿Cuál es el papel estratégico de Nacional Financiera?
Tiene dos ámbitos: uno, ayudar a las PYMES, a que sean competitivas globalmente y, dos, apoyar a las medianas compañías y a los intermediarios financieros pequeños a recuperar el aspecto bursátil de su labor.

-

Tenemos un mercado bursátil poco confiable. ¿Cómo construir mercados líquidos en un entorno de desconfianza?
Primero, se han hecho cambios en el marco regulatorio que facilitan las cosas. Eso incluye una mayor importancia de los accionistas minoritarios, consejos de administración más profesionales y mayor transparencia en los mercados. En segundo lugar México, desde el control de cambios y la nacionalización de la banca, perdió la carrera de los productos financieros con el mundo. Es decir, nos atrasamos 10 años con herramientas como los derivados o aquellos ligados al dólar.

-

Se ha cuestionado a Nafin por su participación en el mercado de valores.
Lo que hacemos es cubrir sus imperfecciones y ayudar en donde éste no se ha desarrollado. Nada tiene que hacer Nafin en subir o bajar precios. Eso crea desconfianza.

-

¿Cómo hacer más eficiente un banco del tamaño de Nafin?
Lo que estamos haciendo es partir de lo que el cliente necesita. Decidimos servir a montos pequeños de manera eficaz y convencer a la banca comercial que nos ayude. Pero para ello necesitamos reducir nuestros costos.

-

¿Cómo garantizan transparencia en la canalización de los recursos?
Ahora el Consejo de Administración es responsable de lo que pase en el banco. Antes no lo era. Por ejemplo, muy pocos consejeros conocían el estado de resultados; ahora se trata de un órgano de verdad. Tenemos la Contraloría, que participa activamente en la institución, pero también hay que decir que el Fiderca [Fideicomiso de Recuperación de Cartera] y el Fideliq [Fideicomiso Liquidador] marcaron una etapa en la que se limpió la banca de desarrollo y se produjo una transformación.

-

¿Existen casos de corrupción en proceso?
Lo que ha salido se ha enfrentado. En una conversación con los funcionarios del banco les dije que se pusiera sobre la mesa todo lo que hubiera, de una vez. Porque si los encuentro, me los sueno. Todo mundo hizo un esfuerzo de limpieza. Donde hallamos corrupción la estamos atacando, tanto nosotros como la Contraloría.

-

¿Se han cuantificado estos actos?
Yo diría que el monto total, entre corrupción e ineficiencia, fueron los $40,000 millones de pesos que se enviaron a Fiderca. Ese resultado fue el costo de la limpieza.

-

El financiamiento a las PYMES, ¿es un asunto de garantías o de balances de las empresas?
Normalmente creemos que el problema se resuelve con crédito, y no es así. Se soluciona, primero, con capacitación, con información y, luego, con crédito.

-

La filosofía tradicional de la banca de desarrollo era dar el pescado. ¿Ahora es enseñar a pescar?
Absolutamente... y de la mano de los intermediarios financieros. La tentación de prestar recursos directamente es muy alta, porque es más simple. En Nafin queremos diseñar productos para convencer a la banca comercial, que finalmente es quien tiene los analistas de crédito experimentados y los canales de distribución adecuados.

-

¿Han encontrado receptividad en la banca comercial para estos proyectos?
De 100%. Antes trabajábamos con dos bancos, ahora con todos. El último que nos faltaba confirmar era Bancomer, y ya lo hicimos hace unas cuantas semanas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

La Dirección General de Nafin sirvió durante muchos años como escalera política. ¿Seguirá así?
Ya no. Toda mi vida me he desenvuelto dentro del sector financiero y lo que pueda hacer dentro de éste, lo haré encantado. El mandato es muy grande y falta mucho por hacer.

Ahora ve
A un mes del sismo del 19 de septiembre, la herida sigue abierta
No te pierdas
×