Matrimonio por conveniencia

Los bancos despreciaron a las PYMES y podrían estar a punto de proponerles una relación &#34más s
Norma Lezcano

La historia de Egidio Paredes refleja una realidad que hasta hace poco -parecía irrebatible: el divorcio de la Banca con el sector productivo. La -panificadora de Egidio necesitaba un horno más grande para satisfacer la -demanda de su negocio, pero el cambio implicaba comprar una nueva máquina -batidora y una cámara refrigeradora. La inversión necesaria sumaba $391,600 -pesos. Fue a un banco a solicitar un crédito, pero su sueño se esfumó cuando -le exigieron como garantía un inmueble valuado en por lo menos $400,000 pesos, -a cambio del cual sólo obtendría recursos por 80% del valor de los activos.

- Egidio optó este año por comprar una máquina a la vez, invirtiendo algunos -ahorros que tenía y con el auxilio de un familiar, obviando así el paso por el -banco.

- Miles de historias como la de este empresario suceden a diario en el país. -Durante el primer trimestre de 2004 sólo una de cada cuatro empresas se -financió con crédito bancario, según revela una encuesta del Banco de -México.

- Esto ha desanimado a los empresarios a tocar las puertas de los bancos. Hoy, -sólo una de cada cinco empresas que necesitan recursos acude a un banco, -mientras que tres de cada cinco recurren directamente a los proveedores.

- Sin embargo, se está gestando un fenómeno en otro escenario que podría -representar una esperanza de financiamiento para las empresas más pequeñas de -la economía y que tiene como protagonistas a los propios bancos.

- Se trata de instituciones bancarias que en menos de dos meses han demostrado -el apetito que tienen de hacer negocio con este segmento de empresas pero bajo -el formato de una Sofol.

- Una de las primeras señales de que esta tendencia viene en serio sucedió en -junio pasado, cuando Banco del Bajío compró 51% de la sofol Operaciones -Hipotecarias de México, a la que capitalizó con $1,356 millones de pesos con -los cuales intentará otorgar 8,383 créditos para viviendas en 28 Estados.

- La segunda fue la solicitud del Grupo Financiero Banorte a la Secretaría de -Hacienda para operar una Sofol cuyos créditos los destinaría a PYMES y -personas con actividad empresarial.

- Además, se espera que en los primeros días de agosto el Grupo Financiero -Monex reciba de la Secretaría de Hacienda la autorización para su sofol Monex -Financiera, la cual se orientará al fomento de las pequeñas y medianas -empresas ligadas al comercio exterior y a otorgar créditos a importación de -bienes de capital. Se fondeará con recursos del Eximbank, de Estados Unidos.

- Estos movimientos y otros que podrían surgir en los siguientes meses -prometen insertar una importante cuña en el sistema financiero que no -desplazará jugadores pero sí reformulará su método de gestión.

- En busca del negocio
-
“En marzo pasado, la cartera de crédito comercial, consumo e hipotecario -de las sofoles representó 25% de igual cartera de la banca múltiple, sin los -préstamos al gobierno y lo del Fobaproa”, afirma José Gregorio Ezeiza, -especialista de industria bancaria de AT Kearney.

- Esto significa que a una década de su creación ya representan una cuarta -parte de un negocio bancario que tiene más de un siglo de funcionar en el -país. “Esto nos está indicando que las sofoles se convirtieron en algo bien -importante y han ganado terreno en el financiamiento de la actividad privada en -México”, señala Ezeiza.

- Según datos de la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras de Objeto -Limitado (AMSFOL), el verdadero despegue comenzó en 1997 y no se ha detenido -hasta alcanzar en 2004 un total de 7.5 millones de créditos otorgados. A junio -pasado existían registradas oficialmente 36 sociedades, las cuales tenían una -cartera de préstamos de $139,300 millones de pesos, de los cuales solamente 17% -tuvieron como destino las empresas mexicanas.

- Sería paradójico que el desafío de los banqueros de otorgar crédito lo -logren a través de una figura distinta a los bancos. Sin embargo, la industria -bancaria ha centrado sus ganancias en otras actividades como el cobro de -comisiones, que al primer trimestre de este año eran equivalentes a un tercio -de sus utilidades al sumar $9,144 millones de pesos.

- Las estrategias
-
La operación más sorpresiva es la petición del banco regiomontano -Banorte. “(Pero) es lógico lo que hizo”, considera Ezeiza.

- “El campo está fértil para avanzar con el crédito comercial. En tres -años más, las sofoles pueden repetir la gran sorpresa que este año dieron con -los créditos para la vivienda, pero con préstamos a empresas”, señala.

- “La idea es fondear de esta manera las operaciones de empresas pequeñas y -de individuos con actividades empresariales”, dijo Luis Peña, director -general de Banorte, en diálogo con Dow Jones Newswires.

- De acuerdo a Alejandro García, analista de la calificadora Fitch Ratings, lo -que Banorte pretende hacer con su sofol es una unidad de negocios independiente -con financiamiento propio, que sea manejada como una subsidiaria del grupo -financiero. “La Sofol es un negocio que, con buena política de fondeo y -cuidadoso manejo de riesgo, puede dar márgenes más atractivos que el resto de -sus productos”, dice.

- La realidad confirma la sospecha de García: el nivel promedio del retorno -sobre activos (ROA) de las siete principales sofoles analizadas por AT Kearney -da casi 2% frente a 1.67% de los seis bancos más grandes. Cuando se mide el -desempeño del capital, la muestra de bancos promedia 18.8% mientras que la de -sofoles alcanza 23.84%.

- Pero la conveniencia de comprar una Sofol o crearla no está clara. Según -Ezeiza, un banco puede obtener ventajas si replica el modelo sofol copiando lo -bueno que tiene el esquema, aunque para ello tendría que hacer una reestructura -enorme en su fuerza de ventas. El éxito de tomar la opción de comprarla radica -en que funcione en forma independiente al banco.

- “Comprar una Sofol sería de lo más fácil, pero no sería nada barato”, -advierte Judith Verdejo, analista del Grupo Financiero Ixe. Probablemente se -refiere a que la oferta de sofoles realmente atractivas son las siete más -grandes, las cuales concentran 76.2% de toda la cartera crediticia otorgada por -este sector.

- El total de la cartera de créditos hipotecarios manejados por las sofoles en -junio pasado incluso superó al que gestiona la banca múltiple, y esos logros -se verían reflejados en el precio de venta de cualquiera de ellas.

- Las ventajas
-
Hay muchas razones para entender porqué un banco quiere imitar o tener una -Sofol. Según Ezeiza, una de ellas es la relación de lealtad que generan con -sus clientes, que puede allanar el camino para posteriormente venderle otros -productos.

- Además, las sofoles “proyectan una imagen amigable y de acercamiento al -cliente que no son comunes en los grandes bancos”, resalta.

- Las sofoles están regidas por la ley de Instituciones de Crédito, se crean -con un objetivo determinado y no pueden financiar otra actividad que no sea la -del motivo de su formación. Pero a cambio, el capital mínimo requerido para -constituirlas equivale a 25% del exigido a la banca, y la responsabilidad que le -cabe a sus socios está limitada al monto de su aportación.

- Las sofoles tampoco pueden captar depósitos, pero ahora y hasta 2009 podrán -financiarse de líneas de créditos con tasas de interés subsidiadas por parte -del Estado. También pueden colocar instrumentos en el mercado de valores y -tomar créditos bancarios de instituciones mexicanas o extranjeras.

- Esto ha provocado que “a la hora de hacer clientes, no les quede otra -opción que salir a buscarlos porque no tienen incentivos adicionales para -atraerlos. Están detrás de ellos todo el tiempo, conocen sus necesidades y les -ofrecen respuestas con agilidad”, explica Ezeiza. “Llegaron a desarrollar un -esquema de front office (atención al cliente) que hoy no existe en la -banca tradicional”, agrega. Con estas herramientas a la mano se volvieron -eficientes gestoras de los recursos que necesitan. Según información de la -AMSFOL, las sofoles fueron las primeras en hacer una bursatilización de -créditos hipotecarios completos y hoy tienen más de $32,000 millones de pesos -de fondeo en el mercado de valores.

- No apelan al costo de los créditos o a las garantías como “ganchos” -para ganar cartera. “El control de garantías es tan exigente como en el resto -de los bancos”, dice Ezeiza. Y el costo del dinero que ofrecen se ubica en -torno a la Tasa Interna Interbancaria de Equilibrio (TIIE) más el riesgo que -calculan sobre la empresa a la que prestarán, si los recursos provienen del -Estado. “Cuando se fondean con crédito bancario, el costo final dependerá de -si logran tomarlo en el extranjero o en el país”, explica Alejandro García, -analista de sector bancario de Fitch Ratings. Aún así, el nivel de morosidad -que tienen las sofoles respecto de la banca múltiple es notablemente más bajo.

- La diferencia
-
Según un estudio realizado por AT Kearney en julio pasado, el índice -promedio de las siete principales sociedades de objeto limitado es de 2.07% -frente a 6.37% que arroja el promedio de los seis mayores bancos que operan en -el país. “Esto les disminuye el costo de cobranza, les baja los niveles de -reserva y ambas cosas terminan impactando en la rentabilidad”, explica Ezeiza. -Como ejemplo de ello valen los datos aportados por la CNBV para todo el sistema -sofol en el tercer trimestre de 2003: “El flujo del resultado neto (de ese -periodo) fue superior en 71.24% al del trimestre anterior; el margen financiero -aumentó 31.09% y las estimaciones preventivas bajaron 30.62%”.

- Además, al no tener costo de recursos humanos abocados a la captación de -depósitos, les queda mayor margen para volcar ese esfuerzo en sus redes de -cobranza.

- Tiempo de descuento
-
Teniendo en cuenta la evolución que están teniendo las sofoles, en no más -de cinco años estas sociedades podrían estar planteando una dramática -competencia a la banca tradicional en el segmento del crédito comercial, con -niveles de eficiencia, rentabilidad y morosidad difíciles de alcanzar.

- Si nos paramos en el escenario de la macro, resulta difícil concebir un -nivel sostenido de consumo si no se retroalimenta el circuito económico con -financiamiento para el aparato productivo. Según informó el gobernador de -Banxico, Guillermo Ortiz, a la Comisión de Hacienda del Senado, “el saldo del -crédito por parte de la Banca al sector privado es menor a 10% del PIB”, -cuando antes de la crisis bancaria, en 1994, llegó a representar 40%. Una -recuperación a un ritmo de 4% promedio en los próximos cinco a siete años, -siendo el presupuesto público el principal origen del fondeo del crédito para -las empresas, parece un tanto pretencioso. Más aún si se tiene en cuenta que -las arcas del Estado cargan con compromisos por $107,832 millones de pesos por -el IPAB y casi $ 2,5 billones de pesos (39.9% del PIB) en concepto de pago de -pensiones, “cifra que podría llevar a la quiebra a las finanzas públicas”, -según el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP). Para el -profesor Pólux Díaz, “en unos 10 años podría colapsar” el esquema de -financiamiento público al sector privado, con directo impacto sobre los niveles -de consumo.

- Como se ve, las cartas ya están echadas. Si la banca múltiple no reacciona, -podría resultar víctima de un efecto tenaza. Por un lado, presionada por la -competencia de las sofoles y, por otro, por el debilitamiento de la demanda de -sus productos de base.

Newsletter
Ahora ve
La Policía Federal brasileña descubre trama para exportar carne adulterada
No te pierdas