Medio ambiente. Los responsables

A pesar de algunas mejoras, la industria todavía arroja cinco millones de toneladas de residuos pel
Alejandra Xanic

Hace sólo ocho años que la industria mexicana está sujeta a normas y vigilancia ambiental. No existen indicadores que permitan comparar el volumen y el tipo de contaminación que generaba antes y después de instalada la regulación. Sin embargo, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) dictamina que han disminuido las emisiones al aire, aunque establece que la contaminación del agua permanece como el gran pasivo del sector industrial.

-

De acuerdo al Índice de Cumplimiento de la Normatividad Ambiental (ICNA) que elabora esa institución, nueve de 19 giros industriales estudiados en sus emisiones al aire y 13 de 28 investigados en materia de residuos peligrosos, reciben una calificación “pésima” o “mala”. Además, 22 de las 32 entidades federativas del país, obtienen similar resultado negativo (ver cuadro en página 145).

-

El total de la industria que vigila la Profepa, unos 30,400 establecimientos, tiene en promedio una calificación de 51.7 puntos sobre 100 posibles: esto es, un “regular” en sus emisiones al aire y el manejo de residuos peligrosos. Pero recibe una nota de reprobado por la calidad de las aguas residuales que descarga a ríos, lagos, mares y drenaje.

-

Los giros que hacen mayores esfuerzos por reducir su impacto ambiental son el del cemento, el petrolero y el petroquímico; y por talla, la mediana y la gran empresa.

-

Las ramas que avanzan  menos son la metalurgia, la galvanoplastia, las caleras, la extracción de minerales y la industria azucarera.

-

A la institución le compete vigilar unas 32,000 de las casi 400,000 empresas del sector manufacturero. El resto es competencia de los estados y municipios, y sobre su desempeño no hay una evaluación general. No obstante, la Profepa sostiene que su muestra es representativa de la industria nacional.

-

A partir de algunos de sus programas de vigilancia, el organismo calcula que, a causa de la supervisión a las grandes industrias, generadoras de 60% de la contaminación, se ha logrado reducir 13.5% las emisiones a la atmósfera, bajar 11.16% el consumo de agua en el sector, aumentar el volumen de residuos peligrosos correctamente dispuesto, reducir 24.72% la generación de aguas residuales y disminuir 9.4% el contenido de contaminantes en las descargas.

-

Quedan, como grandes pasivos de la industria, las cinco millones de toneladas de residuos peligrosos que tira clandestinamente a ríos, lagos, suelos, basureros y drenajes, y la descarga de al menos 93% de sus aguas residuales, sin tratar.

-

Además, ninguna industria del país cumple con las normas fijadas desde enero para el contenido de contaminantes de las aguas residuales.

-

Calificación y presión

-

A partir del año pasado, la Profepa entrega al industrial su calificación: un valor entre cero y 100. “Antes, el montón de papeles se lo pasaban a un gerente, y el dueño ni se daba por enterado. Ahora la calificación es algo que él también entiende”, dice Alfredo David Gidi, subprocurador de Verificación Industrial. Él encontró que esa era la manera más contundente para informar a un empresario sobre el desempeño ambiental de su planta. Aunque hay quienes critican su método –incluso dentro de la misma Procuraduría–, confía en que retrata bien el desempeño ambiental.

-

Según los estudios, tiene mala o pésima calificación en emisiones al aire 52.28% de la industria. En residuos peligrosos los sectores con más baja calificación son los de gas LP, petróleo, galvanoplastia, servicio automotriz (talleres), aerofumigación y petroquímica; en emisiones a la atmósfera son, además del gasero y petróleo, la industria calera y la metalúrgica.

-

De la grandes empresas, la mitad tiene un desempeño ambiental malo o pésimo en contaminación a la atmósfera, aunque en 35% de ellas es muy bueno. La gran industria, según un estudio del investigador del Colegio de México, Alfonso Mercado, representa 0.9% del total de empresas en el país y aporta casi 60% de la contaminación.

-

David Gidi señala que en la mayoría de los casos la baja calificación es atribuible más a incumplimientos en la gestión que a confirmación de problemas de contaminación. Dice que, de las empresas con calificación menor a “muy bueno” (menos de 90 puntos), tres cuartas partes podrían mejorar sensiblemente su nota con acciones sencillas, fundamentalmente, cumplir con reportes y documentación.  Sólo 2% de las empresas tendrían que hacer grandes inversiones para ascender en su evaluación.

-

El subprocurador ubica con más problemas de operación y contaminación a la metalúrgica, las caleras y la metalmecánica; la industria química tiene un problema de orden.

-

Según establecieron las autoridades ambientales del país cuando crearon el ICNA, las calificaciones por compañía deberán en algún momento ser públicas. De cumplirse, los ciudadanos podrán conocer el desempeño de las industrias, una a una.

-

“Hay una advertencia al empresario, de que la información se dará por empresa. Creemos que ese será un incentivo adicional para que se apuren a corregir sus problemas”, agrega David Gidi.

-

El grupo élite

-

Unas 1,600 industrias del país (589 paraestatales), 1,200 grandes, 200 medianas y 200 pequeñas, tienen o están por lograr la calificación de excelente, por su desempeño ambiental.

-

Son industrias inscritas al programa de Auditoría Ambiental de la Profepa, que abrieron sus puertas a un auditor externo, y comprometieron inversiones para cambiar procesos, mitigar el riesgo en sus plantas y reducir la contaminación.

-

Estas empresas, que representan 5% del universo que vigila la Profepa, es el sector responsable de la generación de 60% de la contaminación industrial, asegura José Luis Calderón, subprocurador de Auditoría Ambiental.

-

De acuerdo con un estudio hecho en una muestra de 160 de las 628 plantas que ya ganaron el certificado de Industria Limpia, a partir de los cambios disminuyó su contaminación. Las emisiones al aire por unidad de producto bajaron 22.5%; la generación de aguas residuales se redujo 41.2%; la demanda biológica de oxígeno en sus aguas residuales disminuyó 15.8%; se redujo en 18.6% su consumo de agua; cayó 10% su consumo de combustibles y las primas de los seguros decrecieron 60%.

-

La mayoría de las industrias participantes son del Distrito Federal, Veracruz, Coahuila, Chihuahua, México, Puebla, Nuevo León, Baja California y Tamaulipas. Una quinta parte se dedica, toda o en parte, a la exportación; 10% son maquilas.

-

Los giros más auditados son petróleo, petroquímica, química, automotores, y alimentos y bebidas. Los que menos se han incorporado al proyecto son la industria metalúrgica, la del papel, la galvanoplastia, la impresión y los asbestos y lubricantes.

-

El gran pendiente

-

“Los problemas más graves de la agenda ambiental de México no son atendidos ni por el gobierno ni por las organizaciones gubernamentales, y están en la contaminación del agua”, dice Gabriel Quadri, director del Centro de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable (Cespedes), del Consejo Coordinador Empresarial. “Casi nadie cumple con las normas y casi nadie paga por el derecho de descargar aguas residuales sin tratar.”

-

No hay datos confiables sobre el volumen total de las descargas de aguas residuales de la industria. La Comisión Nacional del Agua calcula que ese sector arroja alrededor de 14 millones de metros cúbicos al día a ríos, lagos y mares (48% del  agua residual), pero no conoce cuánto tira al drenaje municipal. Estima que es tratada sólo 7% del agua residual que va a dar a cuerpos de agua y 15% de las descargas municipales.

-

En enero pasado venció el plazo de cinco años que se dio a la industria para que adoptara las tres nuevas normas, que sustituyeron a otras 44 obligatorias, en materia de aguas residuales. “Hoy, nadie cumple con la normatividad”, asegura Calderón.

-

Las ramas industriales que, según la Comisión del Agua arrojan más contaminantes en sus aguas residuales, son la azucarera (40.6% de las descargas industriales), la química, (8.42%), la petrolera (3.91%), la industria del hierro y el acero (2.85%) y la de celulosa y papel (2.83%).

-

Según el Instituto Nacional de Ecología (INEI), 88% de los residuos peligrosos que genera el sector industrial van a parar también a los drenajes y cuerpos de agua.

-

En el reporte que publicó en 1998 la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos sobre el desempeño ambiental de México, reconoció esfuerzos en el control de la contaminación ambiental, pero estableció: “En algunas partes del país, los recursos hídricos de México se encuentran entre los más seriamente degradados de todos los países de la OCDE”.  

-

Newsletter
Ahora ve
Goodyear desarrolla los neumáticos del futuro
No te pierdas