Mercado de derivados <br>¿Libre de ries

Como se trata de instrumentos altamente especulativos, los organismos oficiales respectivos han inst

Uno de los hechos más dramáticos para los mercados financieros internacionales fue la quiebra, en febrero de 1995, de Barings, uno de los bancos más antiguos de Inglaterra. Esto se produjo porque un ejecutivo manejó indebidamente el patrimonio de la institución en el mercado oriental de derivados (Singapur y Japón), dando como resultado una pérdida de $1,300 millones de dólares. Barings fue adquirido en $1 dólar por la firma holandesa ING.

-

Tal suceso puso en tela de juicio el control de riesgos por parte de todos los mercados de derivados y bancos cen­trales del mundo, y preocupó a diversas instituciones crediticias, que empezaron a aprender —desde ese momento— a generar estándares internacionales, a los cuales deberían apegarse todos los mercados mundiales de productos derivados. Sin embargo, estos continúan con el estigma de ser instrumentos altamente especulativos, en los que, de un momento a otro, se puede perder el capital -forjado durante muchos años.

-

En el país, ante la inminencia del surgimiento del Mercado Mexicano de Derivados (Mexder) y de la Empresa de Compensación y Liquidación (Asigna) —que podría producirse entre este mes y enero próximo—, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el Banco de México, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) intentan vacunar desde ya los procedimientos de este mercado. Para ello, utilizarán una serie de mecanismos que permitan detectar desde su inicio las posibles quiebras y evitar debacles que afecten a las empresas nacionales.

-

A prevenir conflictos de intereses
-
En primer lugar, se seleccionará a quienes participen en dichos mercados, lo que estará a cargo de un cuerpo colegiado integrado por personas del Mexder y Asigna. Asimismo, los participantes tendrán la obligación de constituir un comité de aceptación de socios que deberán cumplir con 31 requisitos formales, apegados a la práctica internacional.

-

Para que una persona pueda ser responsable de controlar riesgos o se -desempeñe como operador o promotor, deberá cumplir con estándares establecidos por Mexder y Asigna. Estos se encuentran en poder de diversos institutos de capacitación: el Instituto de Capacitación de Intermediarios -Bursátiles, el Instituto del Mercado de Valores, el Tecnológico de Monterrey, el ITAM y la -Universidad Iberoamericana, entre otros.

-

Por otra parte, existirá un sistema —equipado con alarma sonora— que permitirá la comunicación en tiempo real entre las operaciones en el piso de remates tradicional y las cuentas individuales. Así, un intermediario podrá conocer cuál es la posición de cada cliente—sus valores en depósito, las pérdidas que puede llegar a tener de acuerdo con el monto depositado, etcétera— y disponer del control de riesgos en tiempo real, ya que cualquier parámetro que se incumpla accionará la alarma y graficará en el sistema electrónico en fracciones de segundo.

-

Una de las características especiales en México es que la posición propia (las cuentas propias de la casa de bolsa, por ejemplo) y la de terceros (los clientes) son totalmente distintas, con fideicomisos diferentes y requisitos especiales en materia de capitalización, normas de monitoreo y criterios de constitución para cada caso.

-

Por esto, a partir de la debacle de Barings, los mercados mexicanos solicitarán y monitorearán la separación de las cuentas como un punto central en su supervisión, para evitar que un quebranto en la posición del intermediario afecte a los clientes, o viceversa. Es decir, se buscará prevenir conflictos de intereses impidiendo, por ejemplo, que un -intermediario utilice dolosamente las posiciones de un cliente para presentarse más sano -financieramente ante la auditoría de la cámara y las autoridades financieras.

-

A evitar el efecto “bola de nieve”
-
Otra de las medidas de protección será evaluar las garantías en la aplicación de -márgenes entre los mercados, para lo cual se contrató a la Options Clearing Corporation (OCC), la única cámara de compensación y liquidación de nivel internacional calificada con triple A. Asimismo, existirá la Red de Seguridad, que básicamente es la serie de procedimientos que permiten estar -preparados para el peor escenario.

-

En materia de derivados, en cualquier momento podría ocurrir una contingencia, y como no se sabe cuándo, por cuánto ni quién resultará afectado, el objetivo es detectarla a tiempo. Así, para que no se genere el efecto “bola de nieve” —que significaría un elevado costo financiero—, esta Red establece mecanismos de detección temprana de problemas, algunos de ellos de carácter preventivo. Cuando hay un incumplimiento en los requisitos financieros, se aplican correctivos tajantes y se inicia una fuerte protección.

-

Si se tiene un quebranto, primero se clasifica de qué tipo es. Si es grave, en ese momento y para proteger a los participantes, Asigna toma en sus manos la administración del fideicomiso incumplido a través de un ejecutor y dispone de todas las garantías ordinarias y extraordinarias, así como de todos los recursos disponibles.

-

Asimismo las cuentas sanas del fideicomiso quebrantado se transfieren de inmediato a otros fideicomisos que no tengan problemas financieros.

-

Básicamente, la filosofía de Asigna y de la Red de Seguridad consiste en sacar a un cliente sano de una institución con problemas para transferirlo a otra sana. Así se previene la generación de riesgos sistémicos, que se presentan cuando la quiebra de un intermediario arrastra a otro y luego entre los dos se llevan a un tercero y a un cuarto. En esto consistió gran parte del reto del sistema financiero mexicano en 1994 y 1995: evitar la generación de riesgos -sistémicos en la totalidad de las instituciones financieras.

-

Por otra parte, contar con toda la información financiera es también muy importante para otorgar seguridad a quienes participan en el mercado de derivados. Tanto la cámara como los socios liquidadores tienen la obligación de publicar todos los estados financieros en diarios de circulación nacional por lo menos cada tres meses. Los socios serán auditados externamente por bufetes autorizados expresamente por la CNBV.

-

Además, para que una empresa pueda entrar a este mercado debe haber una decisión unánime de todos los miembros de su consejo de administración. Posteriormente, la compañía debe establecer mecanismos para reportar información, no sólo a los encargados de las inversiones sino a todo el consejo. Es imprescindible que los inversionistas, grandes o medianos, estén informados.

-

Por si todo lo anterior no bastara, existen otros 200 puntos para controlar riesgos, porque, a decir de los -involucrados en este proceso, si algo no puede aceptarse es que se genere un problema en los primeros meses de operación, dado que ello condenaría a México a vivir sin un mercado de derivados por mucho tiempo.

-

Las 10 líneas de defensa
-
En el caso de una quiebra, la Red de Seguridad dispone de 10 opciones para distribuir las pérdidas, tomando como base la peor forma de quebrar.

-

Si la pérdida —para la casa de bolsa o alguna empresa— es de 60 centavos de peso por dólar, por ejemplo (que es el margen mínimo), cuenta con una -garantía de 60 centavos.

-

Si quiebra un cliente, siempre va a estar protegido por la casa de bolsa, que cubre 98.5% de la pérdida. En un -segundo escalón, la casa de bolsa pide al cliente un sobremargen, que puede valer lo que ésta o el banco establezcan, este último en términos contractuales, basado en una valuación de riesgos. Este -sobremargen puede corresponder a lo mismo o al doble de lo que se perdió.

-

Además de este sobremargen, la Cámara de Compensación pide a la casa de bolsa o al banco que haga un fideicomiso liquidador, esto es, que constituya un fondo de compensación que va a incluir 12% de la garantía depositada.

-

Hasta aquí se dispone de la misma cantidad que se perdió, más otro porcentaje igual, más el 12% mencionado, a lo que se suma una garantía adicional de 8%, llamada patrimonio del fideicomiso. Si el cliente quiebra, la casa de bolsa es responsable, por lo que además se cuenta con el patrimonio neto del fideicomiso del cliente.

-

Pero aún hay más: se puede ir contra el fondo de compensación de todos los que participan en el mercado de derivados. Es decir, si un cliente pierde, le puede costar a todos los liquidadores porque todos deben poner dinero para completar el 8%. Si este fondo de compensación se acaba, la Cámara de Compensación puede determinar una segunda ronda, del 8% de todas las posiciones, otra tercera, y así indefinidamente.

-

Una vez agotado eso, al final se tiene el patrimonio de la Cámara de Compensación como tal, de un valor mínimo de 15 millones de UDIs.

-

Para las autoridades, el objetivo es estar siempre cubiertos contra -desequilibrios, como el que dio origen a la crisis en diciembre de 1994, esto es, aguantar la peor volatilidad histórica, sin que esto represente ningún quebranto.

-

Y la lógica es sencilla: mientras un intermediario tenga mayores posiciones de riesgos tiene que dar más garantías a la Cámara de Compensación.

-

Sin embargo, existen los imponderables. A pesar de todas las previsiones, las autoridades aún consideran la existencia del riesgo humano, pero para ello ya se cuenta con bastantes elementos como para darse cuenta si uno de los operadores está cometiendo fraude: cambios en su estilo de vida, inestabilidad financiera y otros.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Así, el mercado de derivados aparece como una -modalidad bastante segura para empresas, bancos, casas de bolsa y clientes individuales.

Ahora ve
Ellos son los jóvenes que gobiernan el mundo
No te pierdas
×