Mercado Intermedio <br>La semilla se des

A pesar de ser todavía un mercado incipiente, ya se pueden obtener en él jugosos rendimientos. Con

Soplan nuevos vientos en el Mercado para la Mediana Empresa Mexicana (MMEX). Los resultados obtenidos en 1996 habrán demostrado fehacientemente lo equivocados que estuvieron aquellos inversionistas que lo miraban con desprecio y lo calificaban de “bolsa de los pobres” o “segunda división”. Con nuevas reglas de funcionamiento que han facilitado cada vez mayores volúmenes de negociación, de cara a 1997 este mercado se ha asentado como una opción cada vez más viable.

-

Prueba de ello es su evolución: mientras en los 10 primeros meses de 1996 el índice de Precios y Cotizaciones del mercado principal apenas ha logrado un incremento nominal de 21% —por debajo de la inflación acumulada—, en el MMEX el crecimiento con respecto al cierre del año anterior fue cercano a 95%.

-

Esta cifra tiene, obviamente, mucho que ver con el riesgo y el pequeño tamaño que todavía tiene el mercado: por ahora, tan sólo son 13 las pequeñas y medianas empresas inscritas en el MMEX. “Esta es la oportunidad que buscan muchas compañías para fondear su crecimiento con pasivos que les hubiera sido imposible conseguir por otras vías. Después de familiarizarse con el funcionamiento del mercado de valores y desarrollarse, pasan a integrarse al mercado principal”, comenta Juan Ignacio Martí, director de Emisoras de la Bolsa Mexicana Valores, el principal responsable del desarrollo de este mercado.

-

El mejor ejemplo para ilustrar esto podría ser el de Consorcio Interamericano de Entretenimiento (CIE) cuya cotización, tras ingresar al MMEX en diciembre de 1995, ha registrado un alza acumulada de 270%, de tal forma que ahora ya está negociando sus títulos en el mercado principal. Sin embargo, hasta ahora han sido pocas las medianas empresas que se han decidido a entrar al MMEX.

-

“Los resultados del primer intento no fueron positivos”, admite Martí, refiriéndose a la primera etapa de su funcionamiento, los tres primeros años de operación del mercado, iniciado en julio de 1993. En ese lapso, la negociación de los títulos del aquel entonces llamado “Mercado Intermedio” se efectuaba mediante subasta. “En mercados tan pequeños, la subasta fomentaba la volatilidad. Hacía falta más frecuencia y volumen de negociación para que la formación de precios fuera una función continua y no discreta”, explica.

-

Además, el criterio de reclasificación que se tomó para integrar a las empresas que en un principio estaban inscritas en el mercado principal —bastaba con que tuvieran poca o nula negociación para que ingresaran al Mercado Intermedio—, causó una descompensación en los valores que manejaba el mercado, puesto que agrupaba a compañías que no eran comparables en tamaño. De ahí que el Mercado Intermedio provocara cierto repudio y desconfianza por parte de muchos analistas e inversionistas.

-

Pero todo eso ya ha cambiado con las nuevas reglas implantadas en agosto de 1996: la negociación ya no se efectúa a través de subasta, sino vía un sistema de negociación electrónica (BMV-Sentra Capitales) y ahora el único criterio válido para ingresar al mercado radica en el tamaño de la empresa.

-

1997, año bisagra
-
Es por ello que Martí piensa que el mercado experimentará un gran auge en 1997, durante el cual aspira a que se integren en él 50 nuevas emisoras. “No creemos que eso se cumpla. Sin embargo, pensamos que es muy factible que se inscriban 20 ó 30 nuevas compañías. Empieza a haber mucho interés por parte de los empresarios”, dice Felipe Cortina, director de Emisiones de GBM-Atlántico, la única casa de bolsa que cuenta con un fondo de inversión especializado en el mercado para la mediana empresa.

-

Este incremento, si bien está lejos de acercarse a los volúmenes de negociación que el MMEX podría albergar cuando se consolide dentro de 10 años —según Martí, en México existen cuando menos 15,000 pequeñas y medianas empresas que podrían adecuarse al esquema—, dejaría entrever aún mejores perspectivas de inversión para 1997.

-

“En un plazo menor, el rendimiento es mayor. El MMEX se sitúa en la etapa de crecimiento acelerado de una compañía. Cuando se estabiliza en su evolución es cuando entra al mercado principal”, dice Martí.

-

“Pero también hay que tener en cuenta que se trata de un mercado menos líquido y de mayor riesgo. Las empresas medianas son más sensibles a los cambios de la economía, tanto los favorables como los desfavorables”, advierte Cortina.

-

Aquel que se interese por desviar parte de su dinero —según diversos analistas consultados, no ha de ser más de 15% en el total de la cartera de inversión— debe de hacerlo contando con la asesoría de especialistas. Además, tiene que ser de largo plazo, con inversiones nunca inferiores a un año.

-

“No son valores especulativos. La falta de liquidez provoca que sea muy difícil retirarse de la inversión en un solo día. Quien invierta en el mercado para la mediana empresa debe de tener una seguridad económica y un patrimonio ya resuelto para destinar los excedentes. Está apostando a empresas que en tres o cuatro años pueden convertirse en grandes”, explica el directivo de la casa de bolsa.

-

Además, los inversionistas que se decidan a comprar acciones de las nuevas empresas que salgan al mercado, encontrarán que las ofertas públicas iniciales de acciones del MMEX tienen un descuento 20% superior al ofrecido en el mercado principal.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

“En el largo plazo es una inversión segura que va a dar enormes rendimientos”, asegura Martí, quien es consciente de que, a pesar del creciente interés alcanzado, todavía falta acabar con muchos de los prejuicios creados por el antiguo MMEX. Es por ello que desde este mes, en la Bolsa Mexicana de Valores se dará una plática todos los lunes para sensibilizar tanto a posibles inversionistas como empresarios acerca de las virtudes de este pequeño pero prometedor mercado.

Ahora ve
Policía Federal sorprende con ‘flashmob’ en un centro comercial de la CDMX
No te pierdas
×