Mexibor, información de calidad

-
Samuel García

La información es el combustible de los mercados. En realidad no sé a quién se atribuye la frase anterior, pero vale la pena tenerla siempre en cuenta. No es posible imaginarse la existencia de cualquier mercado sin que los participantes tengan datos previos. Tampoco es posible presumir de que aquéllos sean transparentes si no existen reglas precisas sobre el acceso y tipo de información que cada competidor debe poseer.

- -

Se trate de acciones, divisas, naranjas o votos electorales, la calidad de la información que posee el participante de un mercado está directamente relacionada con la facilidad para obtenerla, la democratización en su uso, la oportunidad para localizarla y la estandarización de los códigos o lenguajes que utiliza.

- -

El bajo desarrollo de algunos de los mercados en México está íntimamente vinculado con la escasa o nula calidad de su información. Ello, si bien no impide su funcionamiento, sí lo distorsiona, desquicia los precios y castiga a un alto número de participantes en favor de otros. De hecho las deficiencias en este sentido tienen mucho más que ver con el mantenimiento de privilegios a unos cuantos, que con la ausencia de desarrollo tecnológico. En este contexto, quizás el ejemplo mas dramático para México sea el mercado de los productos agropecuarios, que ofrece una gran distorsión de precios a partir de información sesgada, inoportuna, de difícil acceso y no estandarizada.

- -

Debido a ello se aplaude la decisión de los banqueros por generar una nueva referencia para el costo del dinero a la que han denominado Mexibor. Hasta hace pocos años, el mercado mexicano de deuda careció de información de calidad, alterando su operación y ahuyentando a inversionistas profesionales de largo plazo. Ello contribuyó a construir un mercado poco profundo, de corto plazo y, esencialmente, gubernamental. Muestra de ello es que este tipo de tasas de referencia eran generadas exclusivamente por las instituciones oficiales bajo el argumento de la desconfianza en los participantes privados.

- -

Mas allá de contar con una nueva tasa de referencia, ésta debe ser el inicio de un mercado de deuda privado mucho más maduro y que cuente con información de calidad.

- -

-El autor es economista y columnista de temas finacieros

-

Ahora ve
No te pierdas