Mexicanas de lujo

Primero puso a la calle Masaryk a competir con los malls de Estados Unidos. Ahora lanza su marca.
Silvia Ansorena

Alta costura, moda de marca, preferentemente importada, ropas y trapitos varios han hecho del corredor comercial de la calle Masaryk, en Polanco, uno de los preferidos para aligerar la tarjeta de crédito.

-

Comprar fuera de México es casi el deporte nacional de la mujer mexicana de cierto nivel económico. Consciente de ello, Niobe López-Ostolaza abrió en 1979 el primer negocio de alta costura en la calle de Masaryk, la boutique Frattina. Su objetivo inicial, ofrecer moda internacional sin que la compradora saliera del país. “Polanco me pareció un área bonita –comenta López-Ostolaza– y a Masaryk lo vi muy ubicado”.

-

La boutique aspira a mantenerse en un mercado cada vez más concurrido y apuesta por su última creación: prendas con la marca Frattina, después de 20 años de experiencia con importaciones.

-

Con un olfato muy acertado, López-Ostolaza abrió su tienda en una calle escasa en comercios y entró “con el pie derecho”. La dinámica consistía en comprar inventario en Estados Unidos, fundamentalmente Nueva York, y reinvertir con los beneficios. La inversión inicial fue de casi $300,000 dólares, y la renta del local en aquel entonces de $50,000 pesos.

-

Con el ingreso de México en el GATT (Acuerdo General de Aranceles y Comercio) en 1987 se empezaron a abrir comercios en la zona de Masaryk. Además, el temblor del 85 destruyó parte de la Zona Rosa y muchos de los comercios comenzaron a emigrar hacia Polanco.

-

La segunda mitad de los 80 fue convirtiendo al corredor en una de las calles con más comercios dedicados a la moda del Distrito Federal, el equivalente al Rodeo Drive de Los Ángeles.

-

Hablar de las cifras de hoy ya es otro asunto. Los márgenes de beneficio son bajos, explica López-Ostolaza, ya que tratan de dar a la compradora mexicana precios iguales o incluso menores que en Estados Unidos. Por no hablar de las prendas europeas, porque “por cada $100 dólares que importas pagas $60”. Y 80% de sus marcas proceden de Europa.

-

Entre los objetivos hoy en día está el terminar de recuperarse después del desastre del 94. La devaluación dejó a esta tienda sin 50% de su clientela, porcentaje que se ha ido recuperando muy lentamente.

-

El negocio familiar que desde hace 10 años comparte Niobe con su hermana Alicia se declara líder de mercado en el terreno de la ropa de alta costura femenina “tan exclusiva y tan variada”. Hablando de prendas de $5,000 o $10,000   pesos, el mercado está ya “más competido”.

-

Con la llegada de la línea propia, diseño made in México con tejidos italianos, las hermanas López-Ostolaza esperan seguir evitando que las compras de ropa tengan que hacerse fuera de México.

-

La calidad en el servicio, el trabajo en equipo entre el personal de la tienda y el tomar iniciativas con marcas nuevas son las pautas de funcionamiento de una boutique que se define como multimarcas –de momento no se ha casado con ninguna en concreto– y que no quiere convertirse en una cadena. “El servicio personalizado –explica López-Ostolaza– se perdería con franquicias o con un volumen que ya no pudiéramos controlar”.

Y es que, dicen, el que tiene tienda, que la atienda.
Newsletter
Ahora ve
Los pits en la Fórmula 1, tan importantes como el piloto
No te pierdas