Mexicanos al grito de Francia

México también puede estar de moda en parís.
Louise Guénette / Francia

Hace tres años los parisinos bebieron más caballitos de tequila, consumieron más aguacate y compraron más artesanías mexicanas que nunca. No era precisamente lo mexicano sino el tex-mex lo que estaba de moda. Los productos nacionales eran baratos, pero de repente se apreció el peso, la moda decayó y la actualidad no promete que las cosas cambien en el corto plazo.

-

Más allá del tex-mex
“El importador no puede subir los precios así nada más cuando la tasa de inflación es de 1% –dice Catherine Millot, consultora en comercio internacional–. Las tiendas que siguieron con una línea mexicana, importaron un contenedor en vez de los seis de antes. Lo que antes se vendía fácilmente ahora tiene que pelear por cada cliente con muestras de creatividad, calidad y marketing.”

-

No obstante este panorama, hay optimismo. José Manuel Rodríguez Chauviere, consejero representante de Bancomext en la representación mexicana en Francia, quiere ayudar a las empresas a pasar del tex-mex al mex-mex. Entre sus planes se encuentra introducir en las costumbres alimenticias de los galos chile, nopal, salsa y mole, aunque admite que no es cosa fácil.

-

El limón mexicano, por ejemplo, le parece ácido al francés y aun así va penetrando: “Lo exprime sobre el pescado, lo usa en salsas y, por supuesto, lo toma con cerveza –explica Jean-Michel Soler, de Capexo, importadora de fruta y verduras–. Pero tiene que ser color verde oscuro.”

-

Otro placer recién descubierto por el paladar galo es el aguacate. “En bocadillos, ensaladas o partido en mitad con mostaza, una vinagreta o atún –cuenta Anthony Langlais, responsable de Comercialización para AZ France, productor e importador de fruta–. Algunos preparan guacamole.” El ejecutivo calcula que el francés consume un kilo de aguacate por año mientras que el mexicano  promedio ingiere nueve kilos.

-

Nuestros compatriotas no son los únicos en aprovechar la moda tex-mex. La firma francesa Fischer embotella una curiosa mezcla de cerveza y tequila con la marca Desperado –nombre de la secuela de la cinta chicana El mariachi–.

-

¿Por qué exportamos tan poco?
Corona es la marca predominante entre las cervezas de importación y cuesta fácilmente 4.90 euros ($50 pesos) en un bar parisino. Es sólo un ejemplo característico, pues las empresas de capital mexicano exportan, principalmente, bebidas. El mercado se completa con productos agrícolas, muebles, artesanías y la producción de compañías de capital francés instaladas en México; como Thomson, fabricante de los televisores RCA, y Essilor, que elabora anteojos, lentes de contacto e instrumentos para optometrista.

-

Sin embargo, el comercio mexicano hacia Francia todavía es sumamente limitado. Los motivos son múltiples. Por ejemplo, Jean-Michel Soler, importador, estima que hay una sobreproducción mundial y a precios muy baratos. “La calidad es lo que ganará, los mexicanos tienen que entender eso”, afirma.

-

Como abogada que representa firmas latinoamericanas y francesas, Isabel Zivy conoce los errores de entendimiento entre las partes y los escollos a evitar. Por ejemplo, al no firmar contratos, los exportadores mexicanos deben tener clara la diferencia entre la venta en firme y la que se realiza a consignación.  Jean-Michel Soler, que siempre recurre al primer procedimiento, afirma que el otro simplemente no debería de existir. Un gran número de exportadores sin clientes aceptan ese mecanismo, inundan el mercado con sus productos y todo tiene por consecuencia que se desvirtúa el comercio.

-

Brincar el charco
Bancomext en París ofrece varios servicios subsidiados, como participación en ferias, estudios de mercado y contribución a la renta de una oficina de representación. Es un mercado difícil de conquistar, admite Rodríguez. Hay que superar la barrera de la lengua. Pero una vez que se logra se consigue al mismo tiempo un pie de entrada al mercado europeo, que tiene 378.5 millones de consumidores y un PIB de $7894.5 billones de dólares.

-

“Hay que perderle el miedo a Francia y a Europa”, concluye el consejero de Bancomext.

Newsletter
Ahora ve
La estrategia de Rusia para presuntamente controlar a los medios
No te pierdas