Mi cava

-
María Luisa Tavernier

Nada más atractivo que ir adquiriendo los vinos que deseamos guardar en nuestra cava y que algún día harán un buen maridaje con nuestros platillos. Una regla de oro en esta afición es evitar las compras de última hora.  Lo ideal es tener un criterio universal en la elección. Quedarse con una marca sería como leer un buen libro en la vida o admirar una única pintura. Hay que darse el gusto de recorrer los vinos del mundo, sin olvidar los mexicanos cuya calidad está mejorando día con día. Podrías comenzar por comprar cuatro botellas de cada tipo

-

Vinos para beberse ya, durante este año, simples y afrutados
Vins de table, Beaujolais Nouveau o Village, en general vinos muy baratos que no hayan sido criados en barrica, ya sean blancos o tintos, de 2001 o 2002: de cepas merlot, chardonnay, sauvignon blanc, malbec de América; pinot grigio, orvieto y chiantis genéricos italianos: Beaujolais Village 2001 de Drouhin; Vernaiolo 2001, chianti DOCG de Rocca delle Macìe.

Vinos para guardarse entre tres y siete años
Cabernets sauvignons, shiraz y merlots australianos, californianos, chilenos (reserva), argentinos, mexicanos madurados en barrica de roble nueva por lo menos un año. Tintos reserva o gran reserva españoles. Pinot noir, syrahs, bordeaux, bourgogne y côte du rhône con appellation d’origine controlée y chiantis riserva.

Vinos para guardarse entre uno y tres años
Chablis, chenins blancs, sauvignons blancs, cabernets sauvignons, syrahs, côtes du Rhône village, bordeaux y bourgogne genéricos. Crianzas riojas o riberas del Duero. Champañas o cavas sin año de cosecha. Chardonnay 2000 Casa Grande, de Casa Madero y Teofilo Reyes 98, crianza de Ribera del Duero.
Ahora ve
No te pierdas